Meditacion en las escuelas

Argentina-Combatir el estrés, reducir la ansiedad y encontrar una alternativa a las reacciones violentas de los chicos. Con esos objetivos, el municipio de San Isidro implementará en los próximos meses un programa de meditación y relajación en los últimos grados de primaria de colegios de ese distrito.
El proyecto está coordinado por el servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central Municipal de San Isidro, dirigido por Daniel López Rosetti, y será la primera vez que se incorporen estas técnicas para intentar disminuir la violencia escolar.

“Consiste en una práctica de relajación psicofísica con foco en el proceso respiratorio, que ya se ha probado en las grandes ciudades del mundo y obtuvo buenos resultados. Está probado que sirve para reducir las tensiones y también para mejorar las facultades cognitivas de los chicos”, señala a PERFIL el jefe del servicio de Medicina del Estrés que lleva adelante la iniciativa. “Se trata de buscar una alternativa a las conductas violentas. El chico se da un espacio de tiempo en vez de reaccionar con ira. En el fondo, es un entrenamiento para la paz”, aclara el profesional.
En este momento, el programa está en desarrollo bajo la supervisión del hospital, donde ahora están seleccionando y capacitando a docentes para llevar el programa a las aulas. Las pruebas piloto comenzarían en dos meses, en seis colegios públicos de San Isidro, con chicos de último año del primario y de distinto nivel socioeconómico.
“Los alumnos reconocen al maestro como autoridad directa, por eso ellos serán los instructores. En esta primera experiencia, durante un mes, el docente instruirá a los chicos durante cinco minutos todas las mañanas en la técnica de relajación psicofísica”, explica López Rosetti. Al mismo tiempo, se les propondrá a los alumnos realizar el ejercicio una o dos veces por día en sus casas. El proyecto también fue presentado en Scholas Ocurrentes, la red mundial que impulsa el papa Francisco para las experiencias novedosas en escuelas.

En pacientes. Actualmente, algunas de estas técnicas ya se implementan en el Hospital Central de San Isidro. Pacientes derivados de todas las áreas practican un programa de una hora y media, con 15 minutos de meditación. Según el médico, el estrés altera las variantes biológicas de las personas, como el ritmo cardíaco. “Con esto estamos logrando reducir el uso de psicofármacos. Es por eso que están viniendo a capacitarse profesionales de otros hospitales”, indica.

Técnicas para sobrellevar el encierro

También en las cárceles del país se han realizado experiencias de meditación, que algunos detenidos reconocen como una ayuda efectiva para sobrellevar las condenas. La Fundación El Arte de Vivir tiene un convenio firmado con el Ministerio de Justicia para llevar adelante técnicas de relajación y respiración con los detenidos, en cárceles del Servicio Penitenciario Federal. Según autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense, más de 5.200 detenidos han realizado estos cursos y otros programas de este tipo que se desarrollan en el penal. A la vez, destacan que esas disciplinas tienen efectos concretos en la disminución de las conductas violentas y que reducen las peleas dentro de los centros de detención.

En Uruguay,  en varias escuelas de  Punta del Este,  hace años que  utilizan estas tecnicas con excelentes resultados.

fuente perfil.com

Las virtudes curativas del jugo de ajo

Los beneficios que el ajo aporta a la salud son conocidos en todo el mundo y desde hace varios siglos. En efecto, contiene una gran cantidad de sustancias que ofrecen al organismo los instrumentos indispensables para un buen funcionamiento, y de una manera completamente natural.

La mejor manera de aprovechar los beneficios del ajo es consumir el jugo crudo, puesto que se consume como un condimento. La mayoría de sus propiedades se pierden en el momento de la cocción. Entre los componentes del ajo, podemos evocar las vitaminas A, B6, C y E, así como minerales como el calcio, el cobre, el azufre, el manganeso, el hierro, el potasio, el selenio y el fósforo.

Los usos medicinales del ajo

Entre los usos más interesantes del jugo de ajo, hemos escogido algunos:

  • Se ha demostrado que es de gran ayuda para las personas que sufren resfriados frecuentes, asma u otras complicaciones del sistema respiratorio.
  • En efecto, aumenta las defensas del organismo, haciéndolo más resistente al ataque de muchos virus y bacterias que encontramos en el ambiente.
  • El consumo frecuente el jugo de ajo ayuda a prevenir las enfermedades del sistema circulatorio, siendo un medio eficaz para mantener una salud cardiovascular efectiva, una presión arterial correcta y aumentar el colesterol bueno, lo que evita una cantidad exagerada de placas de ateroma en las arterias.
  • Además, reduce la posibilidad de formación de coágulos en las arterias, lo que es muy útil para prevenir las hemorragias cerebrales que, en la mayoría de los casos, son problemas irreversibles. En muchos estudios se ha demostrado que las personas que consumen a diario jugo de ajo tienen menos riesgos de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como por ejemplo, el de pulmón, el de estómago y el de colon.
  • También sabemos igualmente que estos potentes componentes forman un producto con excelentes propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y antimicrobianas. Por todas estas razones, el ajo combate todos los tipos de infección.

Consejos para beber el jugo de ajo

El jugo de ajo se puede beber de la siguiente manera:

  • Dos o tres zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • Una manzana
  • Algunas ramitas de perejil
  • Un trocito de jengibre

Todos estos ingredientes se colocan en una batidora con dos vasos de agua, se mezclan y luego se filtra. Conviene beber este jugo en ayunas todos los días.

Otro ejemplo de jugo de ajo:

  • Dos manzanas
  • Un pimiento
  • Un diente de ajo

Este jugo se debe preparar con un vaso de agua y beberlo en ayunas.

otramedicina.imujer.com

¿Qué me dicen mis rodillas?

¿Qué conflicto emocional vivo?
Si presento cualquier síntoma en mis rodillas, estoy viviendo un conflicto emocional de desvalorización relacionado con la acción de arrodillarse, de doblegarse a los demás, de someterse a alguien o a algo (siempre que esta acción no implique un honor).
Son conflictos de obediencia, de sumisión a la autoridad real o simbólica. Situaciones de imposibilidad de actuar según los propios deseos, resistencia a someterse a la ley del padre.
“Me obligo a hacer” o “me obligan a hacer”. Es una muestra de mi “sometimiento”. De lo que me “pesa” hacer. Siento que debo entregar resultados obligadamente, y que si dejo de hacer algo le fallo a los demás y me fallo a mí mismo.
Me quejo y puedo contestar, reclamar, incluso puedo decir o gritar que ya no haré más tal cosa, pero la sigo haciendo.

Las rodillas en sí mismas, representan mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, y mi testarudez, por lo que cualquier síntoma en ellas, significa que no puedo ser flexible, me lastiman mi amor propio, me hieren en mi orgullo.
Indica problemas en la adolescencia, relacionados sobre todo con la sumisión al padre, la obligada obediencia y el deseo de no ceder.

¿Cuál es la emoción biológica?
Si hay inflamación, la situación se vive con rabia; si además aumenta el líquido sinovial, tendremos en cuenta los referentes de la persona; una distensión de ligamentos alude a una desvalorización que debilita en el futuro.
Cualquier síntoma que perjudique la función de mis rodillas, es una señal de que no soy flexible a la hora de planear mi futuro. Si a mí me duelen las rodillas quiere decir que soy una persona necia, testaruda y que prefiero el dolor a doblegarme ante ideas o consejos de los demás. Este dolor me dice que debo ser más flexible y me impide doblegarme/arrodillarme ante quien no deseo hacerlo, me ayuda a estar en COHERENCIA (Sentir, pensar y hacer lo mismo).
No tengo por qué tener miedo de perder el control si acepto ideas nuevas de los demás y si me permito enfocar mi futuro. Debo dejar de pensar que doblegarme ante nuevas ideas, significa arrodillarme ante nada o nadie o bien aparecer como persona sumisa.

Siempre iremos a buscar la historia que hay detrás de la historia de cada cliente, de cada caso. Mi dolor en las rodillas:
– Puede ser mi miedo a ser como mis padres.
– Puede ser mi negativa a cuidar a mi madre o padre.
– Puede ser mi negativa a abandonar el hogar.
– Puede ser mi falsa idea de que no puedo hacer mi vida por cuidar a mis padres.
– Puede ser por obligarme a cuidar mis hijos aunque ellos ya tengan 30 años.
– Puede ser por obligarme a cuidar a mis nietos cuando no son mi responsabilidad.

¿Cómo libero esa emoción?:
Dejar de ser obstinado y orgulloso, comprendiendo que me estoy haciendo daño por no cambiar mis creencias. Primero hago las cosas por gusto, luego me obligo a hacerlas, luego me obligan a hacerlas y mientras tanto, yo me hago más daño cada día.

“Puedo cocinar por gusto cuando me caso. Después, puedo cocinar hasta que mis hijos se casen y hagan su vida, pero luego me descubro cocinando para mis hijos, yernos y nueras todos los días, porque a eso los acostumbré, y luego, llega el día en que si yo no cocino, me reclaman. Debo ser flexible pero muy determinante, para dejar en claro que cuando yo hago una cosa por gusto lo disfrutaré, pero que dejaré de hacer eso que me pidan o yo decida, cuando ya no sea algo que disfrute”. “Puedo ser un hijo cariñoso, hacer mi vida con quién me parezca, visitar a mi madre con gusto los fines de semana, pero que mi madre me obligue a visitarla todos los fines de semana porque “es costumbre familiar” (su costumbre, claro) e impedirme con eso hacer lo que realmente quiero con mi esposa e hijos, no se vale y no lo permito”.

Las personas que sufren de las rodillas, SIEMPRE hacen cosas obligadas por alguien más u obligadas por sí mismos:
– Debo obedecer a mi jefe, me someto ante lo que quiera.
– Tengo que llevar a mi madre al doctor, cuidarla, llamarla…
– Tengo que limpiar rápido, antes de que llegue mi marido.
– Debo llevar a mi nieta a la escuela porque mi hija no puede.
– Tengo que “agacharme” para pedir dinero a mis padres.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?
Sumisión. Problemas ligados a la adolescencia (donde se concentra la autoridad), “Estoy en sumisión y no quiero ceder, ¡no! y ¡no!”. Están los cuatro puntos de desvalorización: Evaluación, Resultado obligatorio Falta de respeto, La dirección.  Hay que buscar gestos habituales de las personas, como por ejemplo, subir escaleras, saltar vallas…

RESENTIR
“No puedo hacer lo que quiero”.
“No quiero someterme a la ley del padre (real o simbólico)”.
“Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión”.
“Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

CONFLICTOS
1. La desvalorización, que es el resultado que quiero.
2. La sumisión.
3. La adolescencia.
4. La dirección: Conflictos de elección (profesional, sentimental, sexual, pero a nivel de emociones)

LA LATERALIDAD
Rodilla derecha en una persona diestra: “Yo he querido irme, he deseado irme pero no he podido”. Acción contrariada “¿A qué me obligan?”.
Rodilla izquierda en una persona diestra: “Me he ido pero siento haberme marchado”. Deseo contrariado ¿A qué me obligo?”.

En una persona zurda se invierte en ambos casos. Para un zurdo, la rodilla derecha nos da una información de deseo contrariado y la izquierda de acción contrariada.

Problemas en las Articulaciones, representan cambios en la orientación de la vida, y la dificultad con que se llevan a cabo. Resistencia al cambio. Los cambios producen miedo.

Artrosis de rodilla o Gonartrosis: No me respeto lo suficiente. Conflicto: Sumisión. Resentir: “Por favor, un poco mas de humalidad, flexibilidad…”, “Estoy de acuerdo en someterme, pero va demasiado rápido…”, “Por favor pare”.

Enfermedad de Osgood Schalatter: Esta enfermedad específica es una tendinopatía de inserción, y que afecta a pacientes de entre 10 y 16 años; (La lesión se produce en la zona de inserción del tendón rotuliano en la tuberosidad tibial). El tendón tira y arranca el Periostio. El dolor, en este caso, se manifiesta durante y después del ejercicio. Conflicto: Desvalorización en lo que hago en el presente + sumisión durante varios meses. Resentir: “No quiere pasar por la ley del padre, no quiere doblegarse, no quiere someterse”, “soy nulo”, “no he consigo resultados”, “me he sentido impotente”… y además “me ha faltado al respeto”.

Cápsula articular:
Su función es la protección, “no tengo protección”.

Sinovitis. Derrame sinovial en la rodilla: Me mostré sumiso y me arrodillé ante algo o alguien.
Conflicto de sumisión con una tonalidad de querer que todo se calme, que se arregle suavemente. Fabrico más lubricante (aceite, agua, referentes…). Añadimos conflicto de falta de protección. Resentir: “Quiero ser más aceptable”. “Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión, por favor”. “Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

Las Mesetas Tibiales:
Tiene forma de balanza: Simbólicamente es la justicia, la falta de equilibrio (obligada a aceptar una situación injusta, quiere ser madre pero no cree en la familia… Conflicto: Sumisión. Resentir: “No puedo hacer lo que quiero”, “No quiero someterme a la ley del padre”
También podemos valorar la asociación de la tibia con la “madre”.

Los meniscos:
Los conflictos se relación con su función de “adaptar” el movimiento y “amortiguar” el impacto del peso. Son situaciones de imposibilidad de adaptarse a las órdenes o amortiguar el exceso de presión.

La rótula o patela:
Se relaciona con un aspecto de futuro, con proyectos, con no poder o no tener derecho a organizar el futuro, “romper” los proyectos de futuro (en caso de fractura).

Ligamentos cruzados: Cruce de caminos, cruce de especies, cruce de hierro (espadas), cruce de miradas. Ejemplo de un caso del Dr. Slomon Sellam: Una mujer que trabaja en la seguridad social y viene a verme porque ha sido operada dos veces de los ligamentos cruzados porque se han roto las dos veces. Tiene una rodilla muy hinchada, le duele mucho y se cuestiona que si la cirugía no ha funcionado debe haber algo psicosomático. Lo pruebo todo y me queda un último recurso. Cojo un diccionario sobre la lengua francesa, tres tomos sobre el origen y significado de las palabras. A veces la clave está en ello. Busco “cruzados”, el problema no está en el ligamento y le leo el texto. Habla de un cruce de caminos, del cruce de especies, del cruce de hierro (combate de espadas), cruce de miradas, y en ese momento, con la palabra “cruce de miradas” veo que empieza a cambiar, es la palabra que abrió el expediente. Le preguntó qué pasa y empieza a temblar, a sudar… Me cuenta una historia emocional muy fuerte. Ahora tiene 45 años, pero cuando era adolescente estaba enamorada de Pedro. Era guapísimo, inteligente, agradable y todas las chicas le admiraban. Ella estaba muy enamorada, pero nunca se atrevió a decirle nada porque otras le pasaban delante y siempre guardó el amor platónico en su interior. Ella se casa, tiene hijos y una familia. Un día saliendo del trabajo reconoce a Pedro en la calle, pero Pedro ha cambiado mucho, es un vagabundo, sucio, con barba y pelo largo… y ella está en la misma acera y no sabe si va a reconocerla. Ella está desamparada de reconocer a su amor de juventud y tiene miedo de cruzar la mirada y de que la reconozca. Cuanto más avanza más aumenta su estrés porque van a cruzarse, y ella teme que la reconozca y no sabe qué va a sentir. El momento crítico será cuando se crucen. Una vez se cruzaron su miedo había pasado. En ese momento en su cerebro hay dos estructuras que se cruzan, la mirada y los ligamentos cruzados de la rodilla que determinan dirección. Por esto la palabra es muy importante y cada persona reaccionara a uno diferente. Para el cerebro es lo mismo. En el cerebro hay dos lugares que se cruzan: el nervio óptico, a nivel del quiasma óptico y los ligamentos cruzados de la rodilla. El cerebro elige la rodilla, creo que se porque es más fácil de gestionar, no es rentable perder la vista por un conflicto así, los ojos son más importantes. Además en el estrés del momento, el cerebro ha registrado marchar en la dirección y es en la adolescencia que ella estaba enamorada.

Genu valgo: Memorias de incesto o violación. Resentir: “Intentan evitar una violación”. Son pistas bastante delicadas, y son conflictos transgeneracionales. El problema es de cadera, no de rodilla, pero se expresa en la rodilla. Hay que descodificar la cadera (conflictos de oposición).

Genu varo: Conflicto: Tener hijos. Resentir:”Me hubiera gustado tener un hijo”. Al igual que en el genu valgo, se trabaja con la cadera.

Hiperlaxitud: Hablamos del Síndrome de Hiperlaxitud cuando existen una serie de síntomas que acompañan a la hiperlaxitud articular. Estos síntomas son muy diversos y se localizan tanto en el aparato locomotor (dolor articular, esguinces, luxaciones y subluxaciones frecuentes, dolor de espalda, lesiones de tejidos blandos como bursitis, epicondilitis…) Resentir: “Como soy yo el que está en el interior, quiero salir de esta situación”, “Quiero más libertad”.

Bursitis: Inflamación de la bursa (estructura en forma de bolsa que se sitúa entre huesos, tendones y músculos, con una función facilitadora del movimiento de estas estructuras entre sí. Añadir el significado de la articulación en que se encuentra + Cólera reprimida, deseos de golpear a alguien.

LOCALIZACIÓN
La cara interna de la rodilla tiene un matiz de oposición con ira.
La cara externa, sobre la cabeza del peroné, rencor ante una situación a la cual no quiero someterme.
La zona posterior (hueco poplíteo) es sumisión con relación al territorio.
La cara anterior de la rodilla, significa no querer rendirse.

mireyalarruskain.com

Resiliencia: Los 12 hábitos de las personas resilientes

A veces la vida nos pone a prueba, nos plantea situaciones que superan nuestras capacidades: una enfermedad, una ruptura de pareja particularmente dolorosa, la muerte de un ser querido, el fracaso de un sueño largamente anhelado, problemas económicos… Existen diferentes circunstancias que nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para continuar adelante. En este punto tenemos dos opciones: dejarnos vencer y sentir que hemos fracasado o sobreponernos y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

La resiliencia es una capacidad que nos permite afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecidos de ellas. La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta manera, las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

Para las personas resilientes no existe una vida dura, sino momentos difíciles. Y no se trata de una simple disquisición terminológica, sino de una manera diferente y más optimista de ver el mundo ya que son conscientes de que después de la tormenta llega la calma. De hecho, estas personas a menudo sorprenden por su buen humor y nos hacen preguntarnos cómo es posible que, después de todo lo que han pasado, puedan afrontar la vida con una sonrisa en los labios.

¿Cómo podemos ser más resilientes?

La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un “buen carácter”. La resiliencia es algo que todos  podemos desarrollar a lo largo de la vida. Hay personas que son resilientes porque han tenido en sus padres o en alguien cercano un modelo de resiliencia a seguir, mientras que otras han encontrado el camino por sí solas. Esto nos indica que todos podemos ser resilientes, siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y creencias.

De hecho, las personas resilientes no nacen, se hacen, lo cual significa que han tenido que luchar contra situaciones adversas o que han probado varias veces el sabor del fracaso y no se han dado por vencidas. Al encontrarse al borde del abismo, han dado lo mejor de sí y han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentar los diferentes retos de la vida.

Las personas que practican la resiliencia:

  1. Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, y las personas resilientes saben usarla a su favor. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y defectos. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas.
  2. Son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo. El resiliente hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso.
  3. Confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, las personas resilientes confían en lo que son capaces de hacer. Si algo les caracteriza es que no pierden de vista sus objetivos y se sienten seguras de lo que pueden lograr. No obstante, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no se encierran en sí mismas, sino que saben cuándo es necesario pedir ayuda.
  4. Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender. A lo largo de la vida enfrentamos muchas situaciones dolorosas que nos desmotivan, pero las personas resilientes son capaces de ver más allá de esos momentos y no desfallecen. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer. Saben que esos momentos no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen. Cuando se enfrentan a una adversidad se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto?
  5. Practican el mindfulness o conciencia plena. Aún sin ser conscientes de esta práctica milenaria, las personas resilientes tienen el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y de tienen una gran capacidad de aceptación. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho. Disfrutan de los pequeños detalles y no han perdido su capacidad para asombrarse ante la vida.
  6. Ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista. Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero eso no implica que no sean optimistas. Al ser conscientes de que nada es completamente positivo ni negativo, se esfuerzan por centrarse en los aspectos positivos y disfrutan de los retos. Estas personas desarrollan un optimismo realista, también llamado optimalismo, y están convencidas de que por muy oscura que se presente su jornada, el día siguiente puede ser mejor.
  7. Se rodean de personas que tienen una actitud positiva. Las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades, por lo que generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evitan a aquellos que se comportan como vampiros emocionales. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.
  8. No intentan controlar las situaciones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control.
  9. Son flexibles ante los cambios. A pesar de que las personas resilientes tienen una autoimagen muy clara y saben perfectamente qué quieren lograr, también tienen la suficiente flexibilidad como para adaptar sus planes y cambiar sus metas cuando es necesario. Estas personas no se cierran al cambio y siempre están dispuestas a valorar diferentes alternativas, sin aferrarse obsesivamente a sus planes iniciales o a una única solución.
  10. Son tenaces en sus propósitos. El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su perseverancia y su capacidad de lucha. La diferencia estriba en que no luchan contra molinos de viento, sino que aprovechan el sentido de la corriente y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación intrínseca que les ayuda a mantenerse firmes y luchar por lo que se proponen.
  11. Enfrentan la adversidad con humor. Una de las características esenciales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desdichas. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.
  12. Buscan la ayuda de los demás y el apoyo social. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.

 

Si queremos que nuestros hijos afronten las dificultades de la vida con fortaleza es importante educarles en la capacidad de ser resilientes, para ello es fundamental nuestro ejemplo, no sobreprotegerles y sobre todo creer en ellos. No se trata de evitar que se caigan, sino de enseñarles a levantarse, y para ello tenemos que confiar en que ellos pueden. Por supuesto, tampoco se trata de exponerles a peligros o ambientes agresivos “para que se hagan más fuertes.  Aportar seguridad y protección es necesario. Algo importante que podemos preguntarles a los niños cuando tienen un contratiempo si queremos que aprendan a desarrollar la resiliencia es ¿qué puedes aprender de esto? o ¿qué puedes sacar bueno de esto que ha ocurrido?

elpradopsicologos.es

PSOAS: EL MÚSCULO DEL ALMA

El psoas es el músculo más profundo y estabilizador del cuerpo humano, que afecta a nuestro equilibrio estructural, amplitud de movimiento, movilidad articular y funcionamiento de los órganos del abdomen.
Es el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas, el responsable de mantenernos de pie y el que nos permite levantar las piernas para caminar. Un psoas sano estabiliza la columna vertebral y proporciona apoyo a través del tronco, formando además un buen estante para los órganos abdominales.

Algunos estudios recientes consideran además al psoas, un órgano de percepción compuesto por tejido bio-inteligente que encarna, literalmente, nuestro deseo más profundo de supervivencia y de florecer. Es decir, es el mensajero primario del sistema nervioso central, por lo que es considerado también como un portavoz de emociones (“de las mariposas en la tripa”). Esto es debido a que el psoas está conectado con el diafragma a través del tejido conectivo o fascia, por lo se ve afectado tanto en la respiración, como en el miedo reflejo.

Un estilo de vida acelerado y el stress generan adrenalina que crónicamente tensan el  psoas, preparándolo para correr, entrar en acción o encogerse para protegernos.  Si constantemente mantenemos el psoas en tensión debido al stress, con el tiempo comienza a acortarse y a endurecerse. Se dificultará así nuestra postura y las funciones de los órganos que habitan en el abdomen, dando lugar a dolores de espalda, ciáticas, problemas de disco, degeneración de la cadera, menstruaciones dolorosas o problemas digestivos.

Por otro lado, un psoas tenso manda señales de tensión al sistema nervioso, interfiere en el movimiento de los fluidos y afecta a la respiración diafragmática. De hecho, el psoas está tan íntimamente involucrado en las reacciones físicas y emocionales básicas, que cuando está tensionado de forma crónica, está enviando al cuerpo continuas señales de peligro, por lo que puede repercutir en el agotamiento de las glándulas suprarrenales y del sistema inmunológico. Esta situación se ve agravada por la forma de sentarnos o  por las posturas de nuestros hábitos diarios, que reducen nuestros movimientos naturales y constriñen aún más el músculo.

Son muchas las posturas de YOGA que trabajan para liberar la tensión innecesaria del psoas; pues un psoas relajado nos permite fluir, jugar con la vida y desplegar nuestra vitalidad y expresión creativa.

Un psoas liberado permite alargar mucho más la parte delantera de los muslos y permite a las piernas y la pelvis moverse con mayor fluidez e independencia. Mejora la posición de la columna y de todo el torso, con la consecuente repercusión en la mejora de las funciones de los órganos abdominales, en la respiración y en el corazón.

Cuando cultivamos la salud de nuestro psoas se reavivan nuestras energías vitales y conectamos de nuevo con nuestro potencial creativo

En algunas filosofías orientales al psoas se le conoce como el “músculo del alma”, un centro de energía principal del cuerpo. Cuanto más flexible y fuerte esté el psoas, más podrá nuestra energía vital fluir a través de los huesos, músculos y articulaciones.

El psoas sería como un órgano de canalización de la energía, un núcleo que nos conecta a la tierra, nos permite crear un soporte firme y equilibrado desde el centro de nuestra pelvis. Así, la columna vertebral se alarga y a través de ella, puede fluir toda nuestra vitalidad.

yoguifeliz.com

El Áloe , una planta digestiva y laxante

En algunos países de América Latina el Áloe, que en aquellas latitudes se suele plantar junto al camino de acceso a la casa y cerca de la puerta de entrada, está considerado como una planta mágica que tiene la propiedad de proteger y dar suerte a las personas que la cuidan.

Su poder cicatrizante

El poder cicatrizante del Áloe se debe a su riqueza en aloectina, la cual estimula el sistema inmunológico. Aunque se debe administrar con cuidado, ya que puede irritar la piel.

¿Como y para que se utiliza?

Problemas digestivos

Las hojas, ingeridas en jugo, curan los problemas de tipo estomacal, ya que en pequeñas dosis es aperitivo, digestivo y laxante.

Como purgante

El jugo de Áloe, en dosis mayores, es un excelente purgante.

Jugo para las afecciones gástricas

Ingredientes

– 2 cucharadas de jugo de Áloe

– 1 taza de leche cuajada

Preparación

– Extraer de la planta el jugo necesario para dos cucharadas

– Disolver las dos cucharadas de jugo de Áloe en una taza de leche cuajada

Forma de tomarlo

– Tomar por la mañana, en ayunas

Advertencia

Este jugo de Áloe y todos sus derivados solo puede ser tomado bajo asesoramiento médico, la administración de esta planta esta contraindicada en caso de padecer de prostatitis, cistitis y hemorroides. Las embarazadas también deben abstenerse de tomarla.

medicinanatural-plus.com

EL PODER SANADOR DE LA VIBRACIÓN

EL PODER SANADOR DE LA VIBRACIÓN DEL SONIDO DE LOS CUENCOS Y LAS BALLENAS

Cada Sonido tiene una Vibración y una frecuencia  que actúa en nuestro entorno inmediato y en nuestro cuerpo. Debemos encontrar el modo de alimentarnos de Vibraciones adecuadas y así mantenernos en una frecuencia saludable. Nuestro cuerpo está constituido en un alto porcentaje por agua. La molécula del agua es una de las muestras más estudiadas científicamente para poder ver reflejado que la Vibración nos afecta a un nivel muy profundo de forma constante. El Sonido se transmite a través de diferentes medios. Uno de esos medios son los líquidos de nuestro  cuerpo y el agua del planeta.

Se sabe que las ballenas tienen el poder de emitir una frecuencia sonora que estabiliza la energía de la tierra, su campo magnético. Por eso son tan importantes para nosotros. Las ballenas son los custodios de las profundidades del alma, de nuestra madre tierra. Nos recuerdan quienes somos en esencia y nos pueden guiar a nuestra memoria pasada donde se aloja la información que necesitamos para liberarnos y sanarnos. Son las responsables del equilibrio de las aguas de todo el planeta y sus Sonidos son tan poderosos que van restaurando el desorden y el desequilibrio que los humanos generamos. Los delfines y las ballenas son los guardianes de la sabiduría ancestral, custodian los conocimientos metafísicos del agua. Nos ayudan a Armonizarnos, a elevar la Vibración  a desarrollar la conciencia y a integrar nuestros ser físico, mental y espiritual. Nos conectan principalmente con nuestra fuente, ayudándonos a abrir el chacra base y a enraizarnos. Los sonidos que emiten delfines y ballenas son tremendamente complejos. Esa complejidad recae en las tonalidades y frecuencias que utilizan y en su capacidad para emitirlas. Su aparato fonador les permite emitir sonidos de toda la gama de  frecuencias que el oído humano puede percibir, produciendo una serie de Armónicos de gran calidad. No los oímos, pero de algún modo tienen un efecto positivo en nosotros. A nivel emocional dividen esos sonidos en partes, estructuras y tonalidades en función de su intención comunicativa.

La paz y el silencio que se siente sumergido en las profundidades del mar, en comunión con el entorno, es lo que realmente deberíamos  experimentar, pero lo hemos olvidado.  La Armonización con Cuencos y la Meditación nos ayudan a sumergirnos en nuestro interior favoreciendo la  creación de una vibración regeneradora.  Todo en el universo tiene una onda vibratoria, ya sea, luz, sonido, ondas electromagnéticas o cromáticas. El Sonido adecuado actúa benéficamente sobre los planos físico, emocional, mental y espiritual. Cuando un órgano, estructura o tejido está sano, su vibración está en Armonía con el resto del cuerpo. Cuando aparecen trastornos del estado de salud, estas frecuencias se alteran y se rompe la Armonía. Utilizando el fenómeno de resonancia acústica es posible modificar estos patrones alterados. Cualquier  Sonido cercano al organismo humano, originará un cambio físico en el interior del organismo y sus campos electromagnéticos. El Sonido de los Cuencos nos permite volver a ese equilibrio y paz esencial.

Durante una Sesión de Armonización con Cuencos estos Sonidos Armónicos rodean a la persona a tratar y también ingresan en profundidad cuando se apoyan Cuencos o Diapasones en el cuerpo.  Esta frecuencia vibratoria se traslada a través de los líquidos y afecta a las células liberando patrones energéticos negativos encapsulados en el cuerpo y la mente. Actúa sobre las ondas cerebrales y todo el organismo entra en  resonancia, produciendo una profunda relajación, reduciendo los ritmos cardíacos y respiratorios, haciendo que se produzcan endorfinas que inhiben el dolor y producen una sensación de bienestar.

Miriam Brusa
Healing Trainer

Pedagogía Waldorf: Gestión del talento desde la infancia

La pedagogía Waldorf, definida y desarrollada por Rudolf Steiner a partir del movimiento antroposófico, rompió los moldes y principios establecidos en la primera mitad de siglo pasado. La metodología Waldorf propone que el ser humano encuentre su esencia a través de la creatividad, el arte y el movimiento, en definitiva, desde la máxima expresión de sus talentos.

El modelo pedagógico Waldorf se conforma basándose en el respeto por los ciclos de la vida y la naturaleza. Se profundiza en las relaciones humanas y los vínculos entre personas, elevándolos a un lugar prioritario, lo que transforma la educación en un sistema vivo y en permanente movimiento.

Según plantea la filosofía de Steiner, «el ser humano es una individualidad de espíritu, alma y cuerpo» y sus capacidades se desarrollan en tres etapas:

1. Los Septenios: la primera desde el nacimiento hasta los siete años, donde el aprendizaje se basa en la imitación natural.

2. De los siete a los 14, donde la imaginación y el arte son los medios de desarrollo del niño.

3. De los 14 a los 21, en la que «la búsqueda de la verdad y lo real» es la guía para la adquisición de conocimiento.

La pedagogía Waldorf nació tras la visita de Rudolf Steiner, en 1919, a la fábrica de Waldorf Astoria, en Stuttgart, Alemania. Allí expuso a los trabajadores su visión sobre la necesidad de una renovación social, la propuesta denominada Tripartición.

Emil Molt, propietario de la empresa, solicitó a Steiner que creara y dirigiera una escuela para los hijos de sus empleados, inculcándoles esta nueva visión y sentido sociales, en un marco de libertad y sin injerencias espurias. De ello surgió la Escuela Libre Waldorf.

En la actualidad hay unas 3.000 escuelas en más de 90 países que aplican la metodología Waldorf para enriquecer sus enseñanzas. Países como Alemania, Australia, Irlanda o Israel apoyan oficialmente la educación Waldorf. La UNESCO destaca además el nivel educativo que en el niño alcanza con este sistema, que tampoco descuida aspectos relacionados con la salud física y emocional, motivos por lo que esta institución de Naciones Unidas también apoya y promueve esta pedagogía.

Celebridades como Jennifer Aniston, Michael Ende, Sandra Bullock, o Ferdinand Alexander Porsche estudiaron en escuelas Waldorf.

La pedagogía iniciada por Rudolf Steiner se ha consolidado como una alternativa extraordinaria para la gestión propia y colectiva del talento, y una vía para la expresión creativa y el máximo desarrollo de los seres humanos, desde la niñez. Es una escuela de líderes, de personas creativas y libres, con una visión resolutiva, positiva y trascendente que incide, sin duda, en el desarrollo de la sociedad y las diferentes células que la componen, como empresas o instituciones.

reevo.org

Bizcocho sin harina, azúcar ni lácteos

Las harinas

Hoy en día nuestra alimentación está basada principalmente en las harinas. En cada comida del día encontramos algún plato que la contiene: pan, pasta, bollería, pizza, crepes, bizcochos, galletas, etc.

Por ello, no sólo las personas celíacas deben evitar las harinas por su contenido en gluten, sino que a todos nos conviene tener otras alternativas igualmente buenas para sustituirlas de vez en cuando. En este caso sustituiremos la harina por el garbanzo, aunque pueda sorprendernos.

La harina de garbanzo es muy conocida en algunas culturas, y en este caso usaremos garbanzos cocidos, lo cual aportará un gran valor nutritivo y proteico a nuestra receta. ¡Una deliciosa manera de comer garbanzos!

Los lácteos

Además de las personas que no toleran la lactosa, muchas otras quieren prescindir de los lácteos por su contenido en colesterol, porque les genera mucosidad, problemas de piel, alergias, etc.

Esta receta no requiere leche, ni yogur ni mantequilla, y por eso será un bizcocho todavía más digestivo y saludable.

El azúcar

El azúcar blanco es totalmente prescindible de nuestra dieta. Numerosos estudios han demostrado que es un veneno que desmineraliza y acidifica nuestro organismo y, debido a que lo consumimos en abundancia a lo largo del día, empeora nuestro estado de salud .

En esta receta lo sustituiremos por edulcorante de estevia, pero también podríamos usar miel de abeja o siropre de agave, ya que ambos son alternativas muy sanas.

Un bizcocho rico en proteína

Los bizcochos suelen ser ricos en harinas, azúcares o cremas y, sin embargo, éste es rico en proteínas, gracias a los garbanzos y huevos que contiene, por lo que resulta muy nutritivo pero sin contribuir a hacernos ganar peso. Al contrario: será un bocado excelente para tomar como desayuno o merienda, o incluso si nos queremos permitir un postre saciante bajo en grasa.

También será ideal para niños y deportistas. Y lo mejor de todo es que nadie se dará cuenta de que está hecho con garbanzos.

Ingredientes

  • 500 gramos de garbanzos cocidos (podemos usar los que venden en bote ya cocidos o bien cocerlos nosotros mismos sin sal).
  • 2 tazas de chocolate negro para fundir, sin azúcar ni lactosa, o bien la cantidad proporcional de cacao puro en polvo.
  • 4 huevos.
  • 2 cucharadas soperas de estevia líquida (sin sabor, de color transparente) o bien 100 gramos de miel de abeja o sirope de agave.
  • Media cucharadita de levadura en polvo.
  • 2 puñados de nueces peladas y troceadas.
  • Opcional: canela, cardamomo, jengibre, esencia de vainilla.

Elaboración

La elaboración es facilísima y muy rápida. Deberás seguir los siguientes pasos:

  • Precalentar el horno a 180º C.
  • En el caso de que usemos chocolate para fundir, lo iremos calentando al baño María.
  • Batiremos los huevos y después añadiremos los garbanzos. Deberemos batirlo todo bien hasta que quede una textura fina. Si tenemos una batidora de vaso o robot de cocina será mucho más rápido.
  • Añadiremos el endulzante que hayamos elegido y la levadura en polvo.
  • Finalmente añadiremos el chocolate fundido o el cacao y las nueces troceadas.
  • Opcionalmente podemos añadirle algunas especias para disimular todavía más el sabor a garbanzo, que ya va a desaparecer gracias al chocolate, o bien para darle toques de sabor diferentes cada vez que lo preparemos: canela, cardamomo, jengibre, esencia de vainilla, ralladura de naranja, etc.
  • Prepararemos un molde. Lo untaremos con aceite y lo enharinaremos.
  • Lo meteremos al horno y lo dejaremos 40 minutos a 180º C. Después lo sacaremos del horno y lo dejaremos enfriar encima de una rejilla.
  • mejorconsalud