Las virtudes curativas del jugo de ajo

Los beneficios que el ajo aporta a la salud son conocidos en todo el mundo y desde hace varios siglos. En efecto, contiene una gran cantidad de sustancias que ofrecen al organismo los instrumentos indispensables para un buen funcionamiento, y de una manera completamente natural.

La mejor manera de aprovechar los beneficios del ajo es consumir el jugo crudo, puesto que se consume como un condimento. La mayoría de sus propiedades se pierden en el momento de la cocción. Entre los componentes del ajo, podemos evocar las vitaminas A, B6, C y E, así como minerales como el calcio, el cobre, el azufre, el manganeso, el hierro, el potasio, el selenio y el fósforo.

Los usos medicinales del ajo

Entre los usos más interesantes del jugo de ajo, hemos escogido algunos:

  • Se ha demostrado que es de gran ayuda para las personas que sufren resfriados frecuentes, asma u otras complicaciones del sistema respiratorio.
  • En efecto, aumenta las defensas del organismo, haciéndolo más resistente al ataque de muchos virus y bacterias que encontramos en el ambiente.
  • El consumo frecuente el jugo de ajo ayuda a prevenir las enfermedades del sistema circulatorio, siendo un medio eficaz para mantener una salud cardiovascular efectiva, una presión arterial correcta y aumentar el colesterol bueno, lo que evita una cantidad exagerada de placas de ateroma en las arterias.
  • Además, reduce la posibilidad de formación de coágulos en las arterias, lo que es muy útil para prevenir las hemorragias cerebrales que, en la mayoría de los casos, son problemas irreversibles. En muchos estudios se ha demostrado que las personas que consumen a diario jugo de ajo tienen menos riesgos de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como por ejemplo, el de pulmón, el de estómago y el de colon.
  • También sabemos igualmente que estos potentes componentes forman un producto con excelentes propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y antimicrobianas. Por todas estas razones, el ajo combate todos los tipos de infección.

Consejos para beber el jugo de ajo

El jugo de ajo se puede beber de la siguiente manera:

  • Dos o tres zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • Una manzana
  • Algunas ramitas de perejil
  • Un trocito de jengibre

Todos estos ingredientes se colocan en una batidora con dos vasos de agua, se mezclan y luego se filtra. Conviene beber este jugo en ayunas todos los días.

Otro ejemplo de jugo de ajo:

  • Dos manzanas
  • Un pimiento
  • Un diente de ajo

Este jugo se debe preparar con un vaso de agua y beberlo en ayunas.

otramedicina.imujer.com

El Áloe , una planta digestiva y laxante

En algunos países de América Latina el Áloe, que en aquellas latitudes se suele plantar junto al camino de acceso a la casa y cerca de la puerta de entrada, está considerado como una planta mágica que tiene la propiedad de proteger y dar suerte a las personas que la cuidan.

Su poder cicatrizante

El poder cicatrizante del Áloe se debe a su riqueza en aloectina, la cual estimula el sistema inmunológico. Aunque se debe administrar con cuidado, ya que puede irritar la piel.

¿Como y para que se utiliza?

Problemas digestivos

Las hojas, ingeridas en jugo, curan los problemas de tipo estomacal, ya que en pequeñas dosis es aperitivo, digestivo y laxante.

Como purgante

El jugo de Áloe, en dosis mayores, es un excelente purgante.

Jugo para las afecciones gástricas

Ingredientes

– 2 cucharadas de jugo de Áloe

– 1 taza de leche cuajada

Preparación

– Extraer de la planta el jugo necesario para dos cucharadas

– Disolver las dos cucharadas de jugo de Áloe en una taza de leche cuajada

Forma de tomarlo

– Tomar por la mañana, en ayunas

Advertencia

Este jugo de Áloe y todos sus derivados solo puede ser tomado bajo asesoramiento médico, la administración de esta planta esta contraindicada en caso de padecer de prostatitis, cistitis y hemorroides. Las embarazadas también deben abstenerse de tomarla.

medicinanatural-plus.com

Bizcocho sin harina, azúcar ni lácteos

Las harinas

Hoy en día nuestra alimentación está basada principalmente en las harinas. En cada comida del día encontramos algún plato que la contiene: pan, pasta, bollería, pizza, crepes, bizcochos, galletas, etc.

Por ello, no sólo las personas celíacas deben evitar las harinas por su contenido en gluten, sino que a todos nos conviene tener otras alternativas igualmente buenas para sustituirlas de vez en cuando. En este caso sustituiremos la harina por el garbanzo, aunque pueda sorprendernos.

La harina de garbanzo es muy conocida en algunas culturas, y en este caso usaremos garbanzos cocidos, lo cual aportará un gran valor nutritivo y proteico a nuestra receta. ¡Una deliciosa manera de comer garbanzos!

Los lácteos

Además de las personas que no toleran la lactosa, muchas otras quieren prescindir de los lácteos por su contenido en colesterol, porque les genera mucosidad, problemas de piel, alergias, etc.

Esta receta no requiere leche, ni yogur ni mantequilla, y por eso será un bizcocho todavía más digestivo y saludable.

El azúcar

El azúcar blanco es totalmente prescindible de nuestra dieta. Numerosos estudios han demostrado que es un veneno que desmineraliza y acidifica nuestro organismo y, debido a que lo consumimos en abundancia a lo largo del día, empeora nuestro estado de salud .

En esta receta lo sustituiremos por edulcorante de estevia, pero también podríamos usar miel de abeja o siropre de agave, ya que ambos son alternativas muy sanas.

Un bizcocho rico en proteína

Los bizcochos suelen ser ricos en harinas, azúcares o cremas y, sin embargo, éste es rico en proteínas, gracias a los garbanzos y huevos que contiene, por lo que resulta muy nutritivo pero sin contribuir a hacernos ganar peso. Al contrario: será un bocado excelente para tomar como desayuno o merienda, o incluso si nos queremos permitir un postre saciante bajo en grasa.

También será ideal para niños y deportistas. Y lo mejor de todo es que nadie se dará cuenta de que está hecho con garbanzos.

Ingredientes

  • 500 gramos de garbanzos cocidos (podemos usar los que venden en bote ya cocidos o bien cocerlos nosotros mismos sin sal).
  • 2 tazas de chocolate negro para fundir, sin azúcar ni lactosa, o bien la cantidad proporcional de cacao puro en polvo.
  • 4 huevos.
  • 2 cucharadas soperas de estevia líquida (sin sabor, de color transparente) o bien 100 gramos de miel de abeja o sirope de agave.
  • Media cucharadita de levadura en polvo.
  • 2 puñados de nueces peladas y troceadas.
  • Opcional: canela, cardamomo, jengibre, esencia de vainilla.

Elaboración

La elaboración es facilísima y muy rápida. Deberás seguir los siguientes pasos:

  • Precalentar el horno a 180º C.
  • En el caso de que usemos chocolate para fundir, lo iremos calentando al baño María.
  • Batiremos los huevos y después añadiremos los garbanzos. Deberemos batirlo todo bien hasta que quede una textura fina. Si tenemos una batidora de vaso o robot de cocina será mucho más rápido.
  • Añadiremos el endulzante que hayamos elegido y la levadura en polvo.
  • Finalmente añadiremos el chocolate fundido o el cacao y las nueces troceadas.
  • Opcionalmente podemos añadirle algunas especias para disimular todavía más el sabor a garbanzo, que ya va a desaparecer gracias al chocolate, o bien para darle toques de sabor diferentes cada vez que lo preparemos: canela, cardamomo, jengibre, esencia de vainilla, ralladura de naranja, etc.
  • Prepararemos un molde. Lo untaremos con aceite y lo enharinaremos.
  • Lo meteremos al horno y lo dejaremos 40 minutos a 180º C. Después lo sacaremos del horno y lo dejaremos enfriar encima de una rejilla.
  • mejorconsalud

Ayurveda, medicina occidental, medicina china y yoga

Tanto la Medicina Tradicional China (MTC) como el Ayurveda, son dos medicinas tradicionales reconocidas por la Organización Mundial de la Salud. ¿Mejores que la occidental? ¿Complementarias? Escribe Pilar Luna.

 

La único complementario en la enfermedad debe ser la búsqueda de la salud, o en su defecto, la forma de conseguir el mejor estado posible. Tanto el Ayurveda como la Medicina Tradicional China, provienen de dos países muy poblados, con economías emergentes, pero hoy por hoy incapaces de cubrir la salud de toda su población, criterios que también la OMS tiene en cuenta en el momento de su reconocimiento.

Estos países, al mismo tiempo, poseen una herencia cultural y unos medios suficientes que han permitido mantener y defender sus medicinas y exportarlas al mundo entero, siendo también una fuente considerable de ingresos, como lo es la industria farmacéutica para algunos países de occidente: Alemania o EEUU.

Más allá de estas consideraciones económicas (importantes a la hora del análisis), como médico (de aquí y de allí, gracias a dios) considero que todo lo que beneficie al ser humano en su conjunto debe ser empleado, una vez se haya estudiado y analizado a la luz de la razón y de la ciencia, sin que el interés económico sea la causa de la decisión… Queda aún mucho para ello.

Lo que es común y lo que no

La medicina científica, en el momento actual, atiende por separado el cuerpo y la mente. La medicina tradicional china (MTC) concibe que en cada una de nuestras células hay cuerpo y mente, sabe que el hígado mal equilibrado en plétora produce cólera y que la cólera termina por lesionar la energía hepática. El Ayurveda va más allá y habla de cuerpo, mente y espíritu, un espíritu que es una energía eterna y se plantea mantener la salud el máximo de tiempo posible, para que ese espíritu tenga tiempo de vivir y crecer antes de dejar este cuerpo, pudiendo realizar lo que ha venido a hacer.

En Occidente, el hombre sigue ocupando el centro de Universo y tanto el macrocosmos como el microcosmos están a su disposición para su uso. En la MTC el hombre reproduce dentro el mismo orden que existe fuera. Sin un equilibrio entre macro y microcosmos, la salud no es posible. En el Ayurveda el macrocosmos y el microcosmos deben mantener un equilibrio para poder alcanzar la liberación.

La finalidad de la medicina occidental es luchar contra la enfermedad; en la MTC la finalidad es lograr una armonía dentro y fuera; en el Ayurveda la finalidad es espiritual: conseguir la liberación.

Los medios de tratamiento tienen también cosas comunes (principios químicos para conseguir la salud provenientes de fármacos o de plantas) y patrones de vida saludables incluyendo: alimentación y ejercicio (desde el gimnasio, al Qi kung o el yoga), técnicas antiestrés (coaching, armonía, meditación…) o técnicas de rejuvenecimiento. Todas estas herramientas al servicio de una mejor calidad de vida física, mental y más allá, dejando que cada uno rellene el nombre más apropiado.

Popularidad

Si realizamos una búsqueda en la redes telemáticas con la palabra “ayurveda” podemos encontrar más de 55 millones de enlaces. Si la búsqueda la realizamos en un buscador científico especializado en ciencias médicas (PubMed), el número de enlaces que aparecen es de 1.558 artículos, de ellos sólo 800 se refieren al género humano y el resto son de investigación o aplicación en animales. Si seleccionamos sólo los cinco últimos años (en medicina este tiempo cambia todas las aplicaciones), el número de artículos es solo de 204.

La mayoría de los artículos científicos se han realizado en India y hacen referencia a:

  1. hábitos de vida saludables,
  2. los efectos de algunas plantas utilizadas en Ayurveda (antioxidantes, antinflamatorias, efectos tóxicos y envenenamientos),
  3. tipos constitucionales: vata, pita, kapha en relación a determinadas enfermedades.

Patañjali, en sus Yoga Sutras, libro central del yoga, no habla de Ayurveda, pero si nombra a la enfermedad como uno de los obstáculos en el camino hacia la liberación. Sin embargo la Hatha Yoga Pradipika (14 siglos más tarde) contiene numerosas referencias ayurvédicas, y la edición de Kayvakyadhama un apartado sobre el tratamiento de las enfermedades producidas como consecuencia de una práctica inadecuada de yoga (Los orígenes del Hatha yoga, A. Souto, ELA, Madrid).

Yoga y Ayurveda pertenecen a la misma cultura y presentan rasgos comunes pero son independientes. Si realizamos una búsqueda de nuevo en PubMed con la palabra “yoga” encontraremos 428 artículos, y si la palabra es “taiji” encontramos 468.

Si en lugar de esto introducimos la palabra “meditación” (uno de los últimos peldaños a los que Patañjali nos orienta en su gran libro), las referencias científicas especializadas son 809, casi el doble. Los efectos señalados como positivos sobre la salud, con una práctica regular son:

  1. Mayor sensación de profunda relajación.
  2. Reducción de la presión sanguínea.
  3. Reducción de tasas altas de colesterol.
  4. Rejuvenecimiento y enlentecimiento de procesos de vejez.
  5. Mejoramiento del sueño.
  6. Potenciación de estados de salud, reducción de medicación y sus costes. Menos visitas al médico.

Todas ellas de gran interés para disminuir el gasto sanitario que tanto nos preocupa, y según confirman las investigaciones realizadas por el magnífico neurocientifico Richard Davidson, los efectos comienzan al mes y medio de la práctica diaria.

Así que, de momento, a meditar, por el bien de nuestra salud global: lo dice la ciencia, el yoga, el Ayurveda y la propia experiencia cuando se practica.

 

Pilar Luna Calatayud

Profesora de Yoga por FNY Escuela de Boris Tatzky y por la AEPY, Profesora de Anatomía y Fisiología en los cursos de formación de profesores de yoga en diversas escuelas; Miembro de la AEPY y Secretaria del Comité Pedagógico. Miembro de la IYTA. Profesora de Yoga en la Prisión de Picasent y en el Hospital de La Ribera.

Médico Naturista por el Ilustre Colegio de Médicos de Valencia, Acupuntora por IMTC de Shanghai, Fitoterapeuta por la Universidad de Montpellier,Nutróloga por la Universidad de Nancy, Master en Medicina Tropical, Master en Medicina Humanitaria y Master en Salud Pública. Seminario destinado a practicantes y/ o profesores de yoga que deseen profundizar en los temas de yoga y salud.

fuente yogaenred.com

¿Cómo se transmite el ébola?

La alarma ha saltado en España, pero el peligro ahora es que cunda el pánico y se sobredimensione la amenaza del virus ébola. La mejor forma para calibrar el peligro es informarse lo máximo posible sobre la manera en que se transmite el ébola.

Es cierto que hay muchas incógnitas alrededor del virus, como su origen (se cree que su portador es un murciélago africano) o su cura, pero también hay muchas certezas, como éstas:

QUÉ CONTAGIA Y QUÉ NO

– El ébola sólo se contagia a través del contacto directo, no puede hacerlo por el aire. Esto quiere decir que aunque alguien tenga el virus, si no hay contacto directo conmigo, o a través de una superficie contaminada, no puedo contagiarme.

– Este contacto tiene cinco vías principales: vómitos, heces, saliva, pis o sudor. En cuanto al pis y al sudor son las vías más complicadas y para que resulten peligrosas el enfermo debe encontrarse en un fase muy avanzada.

El motivo por el que el personal sanitario toma tantas precauciones no se debe únicamente a la peligrosidad del virus, sino que éste es capaz de sobrevivir hasta 48 horas en las células enfermas.

Es decir, si una gota de sangre o un resto de saliva se queda en una sábana, no se podrá manipular sin protección por riesgo de contagio. Por ello, todos los restos de los enfermos se queman y los cuerpos de incineran.

– Los fallecidos por la enfermedad también mantienen su capacidad de contagio por el mismo motivo. Sin embargo, una persona que se haya curado del ébola no puede contagiar porque no existen los portadores del virus, y no hay ningún caso que demuestre lo contrario.

QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN

Hasta ahora, todas las curas son experimentales, no existe ningún tratamiento ni vacuna totalmente eficaz. De todas formas, el riesgo de mortandad por contraer el ébola ha descendido por debajo del 50% y de todos los casos de fuera de África Occidental sólo han fallecido los dos misioneros españoles, que eran los de mayor edad.

EN QUÉ MOMENTO PUEDE SER CONTAGIOSO

– El ébola no se puede diagnosticar hasta que alguno de sus síntomas sea visible (como la fiebre superior a los 38,6 grados o los vómitos y el malestar). Por eso una persona en cuarentena debe permanecer 21 bajo observación, ya que si no manifiesta ningún síntoma en ese periodo y da negativo a los análisis no está enferma.

– Durante el periodo de incubación del virus no se transmite la enfermedad, sólo se hace una vez se está enferma y se empiezan a tener síntomas.

   – El máximo tiempo que puede sobrevivir en ébola en el ser humano son siete semanas en el semen. La OMS recomienda no practicar sexo en siete semanas a todos aquellos que se hayan visto expuestos al virus de alguna forma.

 

Se demuestra la mayor calidad de los alimentos ecológicos

“Más antioxidantes y menores concentraciones de cadmio y una menor incidencia de residuos de plaguicidas en los cultivos ecológicos: una revisión sistemática de la literatura y meta-análisis”. Este es el título del estudio científico llevado a cabo por investigadores de diferentes países europeos y Estados Unidos y liderado por la Universidad de Newcastle en Inglaterra.

El resumen del proyecto es el siguiente. La demanda de alimentos orgánicos está impulsada en parte por la percepción de los consumidores de que son más nutritivos. Sin embargo, la opinión científica está dividida sobre si existen diferencias nutricionales significativas entre los alimentos orgánicos y no orgánicos, y dos estudios recientes han concluido que no hay diferencias.

En el presente estudio, se realizó un meta-análisis basado en 343 publicaciones revisadas  que indican diferencias estadísticamente significativas en la composición entre alimentos ecológicos y no ecológicos. Lo más importante es que se encontraron concentraciones de una gama de antioxidantes tales como los polifenoles  sustancialmente más altas en alimentos ecológicos: ácidos fenólicos (19%), flavanonas (69%), estilbenos (28%), flavonas (26%),  flavonoles (50%) y antocianinas (51%)  respectivamente. Muchos de estos compuestos han sido previamente relacionados con un menor riesgo de enfermedades crónicas, como las enfermedades neurodegenerativas, problemas cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, en la intervención dietética y estudios epidemiológicos. Además, la frecuencia de aparición de residuos de plaguicidas se encontró que era cuatro veces mayor en los cultivos convencionales, que también contenían concentraciones significativamente más altas de cadmio que es un metal tóxico. También se detectaron diferencias significativas de otros compuestos  (por ejemplo, minerales y vitaminas). Hay evidencia de que las concentraciones de antioxidantes más altos y menores concentraciones de cadmio están vinculados a las prácticas agronómicas específicas de la agricultura ecológica (por ejemplo, la no utilización de nitrógeno mineral y fertilizantes fosfatados, respectivamente). En conclusión, los alimentos ecológicos en promedio, tienen una mayor concentración de antioxidantes, menores concentraciones de cadmio y una menor incidencia de residuos de plaguicidas que convencionales comparados  para diferentes regiones y en temporadas distintas.

fuente-vidasana.org

Alimentación y emociones a la hora de comer

Todos los días al levantarnos se abre un abanico de posibilidades de que alimentos ingerir, esta elección voluntaria sería lo que llamamos el acto de alimentarnos.Este acto que lo repetimos entre 3 y 5 veces al día  se verá influenciado por el entorno, no sólo a nivel físico, sino también a nivel emocional. No es lo mismo comer relajado el fin de semana que comer en 45 minutos porque hay que volver a trabajar, o la compañía o soledad a la hora de comer, el tipo de alimentos que cocinamos, cómo los cocinamos…

Las emociones que nos influyen son comunes a todos los mamíferos, residen en nuestras estructuras límbicas dentro de nuestro cerebro, y es diferente de nuestra parte racional. El sistema límbico controla el bienestar psicológico, el funcionamiento del corazón, la tensión arterial, las hormonas, el sistema digestivo y el sistema inmunitario.

Observando todos estos aspectos en los que influye, podemos entender que cuando estamos estresados, la tranquilidad desaparece, las pulsaciones se aceleran, la tensión arterial sube, las hormonas se alteran, se cierra el estómago y nuestro sistema inmunitario se debilita.

Si vivimos en coherencia con nuestras emociones, podremos tener un correcto funcionamiento de gran parte de nuestro cuerpo. Esta coherencia entre nosotros y nuestras emociones se da cuando aceptamos los sentimientos, y nos permitimos sentirlos sin que la mente entre a juzgarlos. De esta manera nos aseguramos vivir más saludablemente.

Para ser conscientes de nuestras emociones hay que pasar por escuchar nuestro sistema digestivo, porque muchas veces será el lugar donde quede reflejado nuestro estado de ánimo, sin que el pensamiento racional pueda influir en él, considerándolo como nuestro “segundo cerebro”.

Este segundo cerebro, se verá influenciado por nuestro posicionamiento a la hora de comer, que puede ser desde la gratificación sensorial,  la comodidad, la distracción,  la sedación o el castigo. Posicionamiento que aprendemos sobre todo a lo largo de nuestra infancia, en función del ambiente en que se desarrollan las comidas.

Hay factores emocionales que nos llevan a comer de manera saludable, a picar entre horas, a comer alimentos “basura”, etc. y muchas veces no somos conscientes de ellos, como podrían ser el aburrimiento y la pérdida de tiempo, el soborno y recompensa en los niños, celebraciones, consolación, ansiedad, depresión… la comida en muchas ocasiones es la manera de “tapar” o intentar “digerir” emociones  ante la imposibilidad de gestionarlas de otra manera.

Antes de comer, la recomendación, sería respirar, y preguntarse, ¿cómo estoy? ¿qué siento? Saber si tengo hambre o no, y sobre todo, ¿qué tipo de hambre? Y cuidar en la medida que podamos el ambiente a la hora de comer. ¡Y a disfrutar de la comida!

Gabor Smit
Técnico Superior en Dietética y Nutrición,naturópata y  re-educador alimentario

Conciencia sin fronteras

‘Alergia’ electromagnética

Un 40% de personas se despiertan al borde de la hemorragia cerebral por dormir con el celular bajo la almohada. Según expertos de la Universidad Trent, Canadá, las radiofrecuencias que emiten microondas, móviles y redes Wi-Fi pueden causar ‘alergia’


Cada año el porcentaje de personas hipersensibles a todo tipo de ondas electromagnéticas aumenta. Especialistas canadienses dirigidos por la medioambientalista Magda Havas detallan que los síntomas habituales de esa ‘alergia’ son migrañas, crisis de hipertensión, respiración dificultosa, un incremento de la frecuencia cardiaca, incapacidad para concentrarse y problemas de memoria. 

Havas admite que las investigaciones respecto a la ‘alergia’ electromagnética están todavía en una fase temprana, pero insiste en que ya no hay duda alguna de que la ‘polución electromagnética’ causada por los dispositivos que nos rodean a diario –desde antenas hasta redes Wi-Fi– afecta la salud humana.   

Roy Fox, uno de los médicos del Centro de Salud Ambiental de la provincia canadiense de Nueva Escocia, comenta que la mayoría de los problemas que su centro está tratando en los pacientes se deben a intoxicaciones por sustancias químicas o a una baja calidad del aire en el interior de los edificios, pero admite que algunos dispositivos electromagnéticos agravan los síntomas. 

“En la vida actual no podemos evitar exponernos a la radiación de Wi-Fi o a las microondas. La gente no puede cambiar el mundo para sentirse mejor, por eso hacemos lo que podemos para mejorar su salud en general y hacerles pensar cómo cambiar sus hábitos para que su organismo no sienta tanto estrés”, explica Fox. 

Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud publicó a inicios de junio de 2013 un informe basado en investigaciones en 13 países de la Unión Europea que demostró que los usuarios más activos de teléfonos móviles son un 50% más propensos a sufrir un tipo de cáncer llamado ‘carcinoma’. Recomendó a los usuarios no hacer llamadas de más de tres minutos y aconsejó desconectar el dispositivo durante la noche, o por lo menos mantenerlo alejado de la cama mientras se duerme.

fafhoonoticias

Los 5 venenos blancos que comes todos los dias

 

En nuestra dieta existen alimentos que deberían ser llamados “veneno”, porque tienen poco valor nutricional y hasta pueden ser perjudiciales para nuestra salud.Conocidos como “venenos blancos”, el azúcar refinado, la sal y las harinas refinadas, entre otros, son causantes de diferentes enfermedades que son consideradas graves, pues son degenerativas, como la diabetes, la hipertensión arterial y hasta el cáncer.

1.-  La Sal de mesa refinada.

La industria decidió un día convertir la sal cristalina natural en simple cloruro sódico (la sal refinada de hoy), porque los científicos de la época afirmaron que los demás elementos que contenía (minerales esenciales y otros oligoelementos) eran innecesarios y bastaba el cloruro sódico para salar los alimentos. Desde entonces cualquier parecido entre la sal que ahora consumimos y la sal natural es inexistente. De un alimento que era “oro puro” porque proporcionaba al ser humano todos los elementos necesarios para su subsistencia en la proporción exacta que el organismo necesita se pasó a consumir un producto que es “veneno puro”, como bien saben los investigadores y médicos.
A la toxicidad del cloruro sódico hay que añadir la del yodo y el flúor, minerales que hoy se agregan artificialmente a la sal. El yodo (tóxico cuando se sobrepasa el mínimo necesario) se añade porque se supone que mejora la función de la tiroides; y el flúor (uno de los elementos más radioactivos que existen) porque afirman que este veneno evita la caries. Un sarcasmo. La sal cristalina natural, tanto la que procede del mar (sal marina), como de las montañas, contiene los 84 elementos que compone el cuerpo humano en su proporción exacta. Poca gente sabe que la composición de la sangre humana es prácticamente idéntica al agua salina del “mar primario”, es decir, una solución con la misma concentración de elementos que tenía el mar hace millones de años.
La comida chatarra se encuentra llena de sal refinada, que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, consumir este tipo de sal equivale entre 8 y 20 veces más que la que debiera comer. Pues con la finalidad de que el sodio y el potasio encuentren un equilibrio, se debe consumir de 1,500 miligramos por día, pero si no se respeta, es cuando aparecen enfermedades referentes al corazón.

2.- Azúcar refinada.

El azúcar blanca no se puede considerar como un alimento, ya que es una sustancia química pura, extraída de fuentes vegetales como la caña de azúcar o la remolacha,  a las cuales se les extrae el jugo eliminando toda la fibra y las proteínas que forman el 90% de dichas plantas.

 Para dejar limpio el líquido que contiene el azúcar, se añade cal viva y es ahí donde esa reacción alcalina mata casi todas las vitaminas, luego se añade dióxido de carbono para acelerar la cal,  este líquido azucarado pasa por tubos que lo separan de las impurezas.  Luego viene otro tratamiento con sulfato de calcio y ácido sulfúrico para decolorar y dejar casi blanco.

 El azúcar refinada no tiene proteínas, ni vitaminas, no tiene minerales no tiene enzimas, no tiene micro elementos, no tiene fibra,  no tiene grasas y no es de ningún beneficio en la alimentación humana.

No es buena porque no aporta ningún nutriente, aporta energía, pero nada más. Esta se conforma de glucosa y fructuosa. El problema es la manera en que la consumimos, porque las frutas y verduras, por sí mismas, ya contienen azúcar. Las azúcares refinadas son causantes de obesidad, de un desequilibrio nutritivo, caries y más. Los edulcorantes químicos también son dañinos, pues aumentan el riesgo de cáncer, como el aspartame, la sacarina y ciclamatos, que podemos encontrar en productos como el refresco light.

3) Harina refinada.

Como se ilustra en The Daily Mail, con los años la calidad del pan se ha vuelto mucho peor en lugar de mejorar. En 1911, la sal, las grasas baratas, el alumbre, la cal en polvo y el blanqueador eran los ingredientes “malos” del pan. Actualmente, hay que lidiar con ingredientes nuevos que dañan la salud y que se pueden encontrar en la tienda en donde compra el pan. La harina blanca producida es casi puro almidón, y ahora contiene una pequeña fracción de los nutrientes del grano original. Además, los tratamientos químicos en el grano dan como resultado la formación de un subproducto llamado aloxano –un veneno utilizado en la industria de la investigación médica para producir diabetes en ratones sanos. El aloxano causa diabetes al hacer girar enormes cantidades de radicales libres en la células pancreáticas beta, destruyéndolas. Las células beta son las células primarias de las zonas del páncreas llamadas islotes de Langerhans y producen insulina; así que si son destruidas, se desarrolla la diabetes.

Teniendo en cuenta el rango epidémico de la diabetes y otras enfermedades crónicas, no es buena idea tener una toxina como esta en su pan, incluso si es en pequeñas cantidades.
Cuando más fina y blanca es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene. El pan blanco, el pan de salvado, los panes de bollería, no contienen vitaminas ni minerales, mientras que favorecen las caries, el cáncer, el colesterol y la diabetes. Los panes más recomendables son el pan de centeno y el pan integral.

4) Arroz refinado.

Según los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, el arroz blanco causa aumentos bruscos en los niveles de glucosa en la sangre, lo cual es un riesgo de diabetes.Aunque el arroz se ha consumido durante siglos en muchos países, fue sólo en el siglo 20 que comenzó a refinarse y consumirse como arroz blanco.
Para producir el arroz blanco el grano integral es sometido a un proceso de refinado con el cual se le retira la capa exterior y el germen. Y básicamente lo que queda es el endospermo, que consiste principalmente de almidón. El estudio analizó los datos de tres grandes estudios llevados a cabo con cerca de 40.000 hombres y 157.500 mujeres sobre el consumo de arroz y el riesgo de diabetes. Los científicos descubrieron que quienes consumían cinco o más porciones de arroz blanco a la semana tenían 17% más riesgo de diabetes que quienes consumían menos de una porción al mes.
Desde el punto de vista de la salud pública, debería recomendarse el reemplazo de granos refinados como el arroz blanco por granos integrales, incluido el arroz integral para facilitar la prevención de la diabetes tipo 2

5) Leche de vaca pasteurizada.

La pasteurización de la leche destruye las bacterias beneficiosas, junto con las malas y destruye las enzimas esenciales para la absorción de nutrientes. La Pasteurización de la leche destruye toda su fosfatasa, lo que es esencial para la absorción del calcio y el calcio trabaja con la vitamina D, no sólo está disponible a través del sol, pero es un nutriente esencial en la nata cruda. Calentar cualquier alimento crudo destruye las enzimas activas, por lo que la lipasa (una enzima única de la leche y se necesita para completar la digestión de las grasas) es lanzada junto con muchos otros nutrientes esenciales que la pasteurización destruye.
Se considera que es la principal causa de alergias en los niños, según la Academia de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos. Y es que la leche, además es rica en grasas saturadas y colesterol. Algunos estudios, incluso la relacionan con la diabetes y hasta con la osteoporosis, porque debido a ser baja en magnesio, no deja que los huesos absorban el calcio.

fuente-despiertavivimosenunamentira