Apuran demolición del San Rafael

La demolición del edificio que albergó al exhotel San Rafael de Punta del Este se retomó temprano en la madrugada del viernes. Los trabajos tomaron, en algún momento de la mañana de la víspera, una gran intensidad. A tal extremo que en el mediodía no quedaba abertura de madera alguna empotrada en las ventanas del complejo.

Decenas de obreros se repartieron en cada uno de los pisos del viejo hotel para retirar efectos de valor o que, llegado el momento, compliquen la tarea de demolición. Fuera del edificio, la maquinaria pesada comenzó a demoler la parte del edificio que se había abandonado cuando la jueza dictó una medida cautelar mientras preparaba la sentencia dada a conocer el jueves. Los escombros que van cayendo se amontonan porque tendrán un último uso antes de ser llevados en camiones a terrenos para rellenar.

Esos escombros permitirán que la maquinaria pesada pueda demoler el complejo con el empleo de una pesada bola atada por una cadena a la punta de la misma. A medida que vayan acumulándose los escombros, estos serán usados como una plataforma que permita a la maquina acceder a los pisos más altos del complejo. La bola que será usada se encuentra en el litoral del país. Desde allí será trasladada hasta el lugar de la demolición. El trabajo, entonces, tiene las horas contadas. De arriba hacia abajo, los trozos del hotel serán arrancados con el impacto de la bola.

Fallo

Si bien el fallo conocido en la tarde del jueves habilitó la demolición del edificio, todavía no está firme. El actor de la acción de amparo, el arquitecto Willy Rey, tiene hasta el miércoles para interponer un recurso. La ley de amparo establece que los fallos en primera instancia tienen hasta tres días para ser apelados. Si esto finalmente sucede, el Tribunal de Apelaciones debe fallar en un plazo no mayor de cuatro días. Sin embargo, desde el entorno del arquitecto Rey se asegura que no se presentará recurso alguno. Una fuente cercana al docente aseguró que Rey considera haber cumplido con su presentación ante la Justicia y que no hay otros elementos que ameriten seguir con el litigio. El mensaje que se quería dar llegó a distintos niveles. La posibilidad que Rey apele o no el fallo de la jueza Claudia Valleti por el plazo que está vigente. Ello explica la velocidad con la que retomaron los trabajos de demolición en la madrugada del viernes. Si el recurso es finalmente interpuesto, seguramente no quede mucho del edificio.

Fuente, El Pais
FacebookTwitterGoogle+Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.