Maldonado comenzará a multar infractores capturados en video

A fin de año comenzarán a aplicarse las primeras sanciones por infracciones de tránsito detectadas a través de las cámaras instaladas en las esquinas más críticas de la ciudad de Maldonado y Punta del Este. El sistema, implementado en forma parcial desde fines de 2013, ya ha contribuido a la reducción de la siniestralidad en el departamento.

La experiencia internacional muestra que el uso de un sistema completo de fiscalización electrónica del tránsito reduce alrededor del 60% de los siniestros y el 80% de las muertes en los puntos donde están ubicados los equipos.

Si bien solo han estado funcionado 12 de las 19 cámaras previstas por la Intendencia de Maldonado y no se ha multado a los conductores que son capturados in fraganti, para el director de Movilidad Ciudadana, Máximo Oleaurre, su presencia, tiene un “efecto psicológico” sobre los conductores. Esa y otras medidas tomadas por la intendencia han permitido reducir el alto índice de siniestralidad en el departamento.

En 2012, fallecieron 51 personas; al año siguiente fueron 44; la mitad correspondió a motociclistas y siete fueron peatones. Este año solo se han contado 12 casos. “Es un cambio muy significativo. Ojalá que sea perdurable. Pero, por ahora, es un hecho incontrovertible”, dijo Oleaurre a El Observador.

Fiscalización electrónica

La comuna fernandina invirtió $ 5,3 millones para la adquisición de 19 cámaras y radares de velocidad; antes solo tenía uno. La nueva tecnología se colocó en las esquinas con más accidentes, lesionados y muertos.

Un “punto negro” del departamento es el cruce de avenida Aiguá y bulevar Artigas en la ciudad de Maldonado; otro es la esquina de bulevar Artigas y Vialidad. El centro de Maldonado concentra el 22% de los accidentes y uno de cada cuatro muertos. Son 24 manzanas: cuatro veces menos que la Ciudad Vieja. En 2011, el índice era del 25%.

Las cámaras, aunque no motivaron ninguna multa hasta ahora, “lograron que algunos ciudadanos sean más cuidadosos”, afirmó Oleaurre. La Policía y la Justicia han solicitado las filmaciones como prueba en caso de siniestro y robos.

El objetivo de la Intendencia de Maldonado es instalar las cámaras restantes en el corto plazo y “ajustar” aspectos del funcionamiento del centro de monitoreo. Mientras tanto, se iniciará un período de notificación a la población de la nueva herramienta de sanción. “Vamos a empezar por multar las (infracciones) más graves, como pasar un semáforo en rojo”, señaló. Se identificará, además, la circulación a contramano, sin matrícula o sin casco.

Buena noticia

El parque automotor de Maldonado se duplicó en los últimos 8 años: de 45 mil automóviles se saltó a 98 mil. También había 40 mil motos y ahora hay 105 mil; pero se estima que hay entre 15.750 y 18.900 motos más sin empadronar. Y, por si fuera poco, en verano se agregan alrededor de 60 mil autos de turistas.

Hasta 2012, el índice de siniestralidad cada 100 mil habitantes duplicaba los guarismos nacionales: 31 frente a 15,5 muertos. Al año siguiente se bajó a una tasa de 14,8 (el promedio nacional fue de 16,5). La tasa de mortalidad de Montevideo fue de 10,4 casos cada 100 mil habitantes.

La reducción del 73% en la siniestralidad entre el año pasado y éste alienta a Oleaurre. “Es un hecho afortunado. Hoy estamos en el pelotón”, aseguró.

Algunas medidas que han funcionado para esto son las zanjas en camino de los Gauchos y Calle 7, otrora punto negro, que han obligado a la reducción de la velocidad y, en consecuencia, ya no se registraron más muertos y lesionados. Allí era frecuente el atropellamiento de peatones. También por camino de los Gauchos se instalaron separadores centrales y tachas alternadas que funcionan como una barrera.

También ha contribuido el ensanche de las veredas en las esquinas más peligrosas. La construcción edilicia de Maldonado tiene una característica heredada de los tiempos de la colonia: las esquinas no tienen un ángulo recortado que permite la visual entre vehículos.

Por eso se ha ampliado cada lado de la esquina para que los conductores se vean con tiempo suficiente para frenar y así evitar una colisión. “En esquinas donde teníamos 7 u 8 accidentes por año se ha reducido a cero”, expresó el director municipal.

elobservador.com.uy

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.