Como viene el verano 2021 ?

resized to height 1000 26/03/2014 1

El presidente Lacalle, junto al Ministerio de Turismo, la OPP y el GACH analizan hasta donde gira la perilla

Aislar Rivera, suspender la presencialidad obligatoria en la educación por 30 días en aquel departamento del país, al igual que suspender por igual período las cirugías programadas, no realizar fiestas o espectáculos, reforzar fronteras con Fuerzas Armadas y multar comercios que no cumplan las medidas sanitarias y el uso de mascarilla en el transporte público obligatorio, son algunos de los puntos puestos sobre la mesa en una semana donde según los análisis de los integrantes del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) pasamos de un estado de calma a una luz amarilla que era la que se registraría si el promedio diario de casos superara el número de 35 casos positivos de coronavirus. Incluso en la semana, en una jornada se superaron los 60 casos, algo que alarmó no solamente por los picos generados en departamentos como Rivera sino fundamentalmente porque en esa cantidad de casos, se habló de 24 casos donde no se podía seguir la línea epidemiológica, como normalmente se hace y en definitiva permite el control de un contagio masivo. Incluso en el deporte hubo una “marcha atrás” muy rápida, pues el lunes se había aprobado el uso de vestuarios en clubes deportivos y el miércoles y con los casos de la semana a la vista, la decisión tuvo un paso en contrario.  La sociedad se relajó y eso se nota, pero también y fundamentalmente comenzamos a mostrarnos permeables con casos fundamentalmente llegados del exterior. En ese panorama, justamente nuestro departamento, como otro, pero en el caso notorio de Maldonado espera en una tensa calma que definirá el Presidente de la República sobre la apertura de fronteras para la próxima temporada estival. Recordemos que muchos operadores, entre otros del rubro hotelero se animaron a decir que si el país por razones lógicas seguía cerrado al extranjero les sería imposible continuar adelante con sus emprendimientos pues el turismo interno no alcanza para darles funcionamiento.   

“Las noticias no son muy buenas”

“Lamentablemente por ahora las noticias de apertura de fronteras para aquellos que no son nacionales no son muy buenas, seguramente esta semana estaremos deliberando”, eso dijo el Presidente Lacalle Pou al inicio de semana mientras participaba como invitado a una actividad de recaudación on line de la fundación ReachingU. Grupo que funciona con uruguayos por el mundo que devuelven a nuestro país recursos para ser invertidos fundamentalmente en proyectos educativos en zonas de contexto crítico. Si bien esos uruguayos, cuarentena mediante, tienen las puertas abiertas para ingresar en nuestra tierra, el presidente se centró en las necesidades del turismo y de tener que recibir a extranjeros que normalmente engordan los bolsillos de empresarios y trabajadores que viven del turismo. Fue en ese mismo encuentro virtual donde el mandatario anticipó que la definición saldría luego de una reunión con autoridades del Ministerio de Salud Pública, del Ministerio de Turismo y de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), así como con integrantes del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH). No escatimó en datos el presidente que reconoció que hay un trabajo avanzado, incluso documentos prontos, pero y siempre el pero que hace temblar a los operadores, “viene complicado”, dijo Lacalle Pou al tiempo de reconocer que el mundo ha demostrado que en los países que “abrieron las fronteras para las temporadas estivales el COVID-19 se complicó”, asegurando que cuando se genera una apertura es muy difícil el rastreo, el seguimiento, “la vigilancia de un ingreso masivo de personas, es complejo”. El propio presidente admitió que estando en plena pandemia, insólitamente observa que “se perdió parte del miedo, del temor, del respeto a la enfermedad”, pidiendo que los uruguayos se deben seguir cuidando. Volviendo al tema veraniego, el primer mandatario reconoció que es tiempo de evaluar hasta donde se puede mover la perilla en materia de apertura “para que la temporada turística no sea un fracaso”.

Iniciativas que sucumben

Desde el sector turístico se espera con suma ansiedad cual será la decisión, fundamentalmente para poner certezas a tanta incertidumbre. El director de Turismo de la Intendencia de Maldonado, Luis Borsari, reconoció a medios capitalinos que ingresaron a Maldonado unos 20.000 argentinos desde marzo, en lo que denomina el “período ventana” y enfatizó que podría ser una buena opción permitir el ingreso a Uruguay a quienes demuestren ser propietarios en Uruguay junto a sus familias, incluso permitir el ingreso a argentinos que puedan demostrar que han venido los últimos cinco años a nuestro principal balneario. Borsari explicó además que en los uruguayos hay conciencia y que si bien hay extranjeros que respetan protocolos hay que hacer todos los esfuerzos para que nadie los desatienda. “Hacerlos sentirse responsables de sí mismos y de la posibilidad de contagios”, es la clave dijo Borsari en medios capitalinos. En esa línea y aportando lo que podrían ser soluciones, hace unos días se habló del famoso “pasaporte sanitario”. Pero la idea que había nacido en la Cámara Uruguaya de Turismo no prosperó. Se pretendía tener certeza y trazabilidad para extranjeros que vinieran con hisopados y cuarentenas reglamentadas, pero no encontró ecos en autoridades, como tampoco lo tuvo la posibilidad planteada por hoteleros de pedir a extranjeros que hagan sus cuarentenas en sus establecimientos para luego ir a sus propiedades en caso de ser propietarios de la zona. El propio Juan Martínez, presidente de la CAMTUR adelantó en números lo que podrían ser las consecuencias de la debacle. “Si no se reabren las fronteras para el turismo extranjero el país perderá unos u$s1.000 millones de los u$s1.800 millones que la actividad genera por año y crecerá la desocupación en el sector, que supera el 55%”. Los números no mienten y tampoco las cifras de contagios por eso el anuncio que debe hacer el presidente Lacalle Pou no es fácil, pues si termina siendo como la lógica manda sanitaria recomienda, sería el preludio del cierre de muchas fuentes laborales y de una temporada “caliente”.  

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.