El festival más antiguo de Latinoamérica

Posted on 17 febrero 2014 by monica

Punta del Este es uno de los balnearios de mayor desarrollo de América Latina, que conjuga su natural belleza con una variada actividad cultural. En ese marco, el Festival Internacional de Cine de Punta del Este ha ocupado un lugar privilegiado desde hace más de 60 años.

La historia del Festival comienza en febrero de 1951 cuando, gracias al impulso del empresario argentino Mauricio Litman, se realizó el Primer Festival Internacional de Cine de Punta del Este. Litman, hijo de inmigrantes rusos, había nacido en Buenos Aires el 17 de julio de 1915. En la década del 40 se instaló en Uruguay, adquirió un lote de terrenos en lo que hoy es el barrio Cantegril de Punta del Este y comenzó a promover una urbanización, promocionar el lugar y convocar a numerosos visitantes con diferentes eventos.

El Festival de Cine de Punta del Este fue el primero de estas características en realizarse en América Latina y luego de su primera edición continuó en 1953 con una semana del cine francés, en 1954 el protagonista fue el cine italiano y en 1957 se realizó una semana de cine norteamericano.

Para efectuar aquellas primeras ediciones los organizadores debieron realizar un gran despliegue; hasta ese momento Uruguay no tenía experiencia en organizar este tipo de eventos. También se tuvo que construir una sala cinematográfica en tiempo récord (en sólo 80 días) para brindar un espectáculo con la calidad que se pretendía.

Varias figuras internacionales se hicieron presentes en las diversas ediciones del Festival, entre ellas Silvana Mangano, Joan Fontaine, Gérard Philipe, Robert Duvall, Ángela Molina, Victoria Abril, Dominique Sanda y Carmen Maura. En cuanto a los films, se exhibieron algunos de los títulos más importantes del cine mundial como Diario de un cura rural, de Robert Bresson, La ronda, de Max Ophüls, La malvada, de Joseph L. Mankiewicz, Rashomon, de Akira Kurosawa, Umberto D, de Vittorio de Sica, y Juventud de Ingmar Bergman, entre tantos otros.

La memoria del fundador del festival se mantiene presente en el galardón Mauricio Litman, que es otorgado a lo más destacado del cine latinoamericano. La estatuilla es obra del escultor uruguayo Octavio Podestá.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Leave a Reply