“El hacinamiento de ranchos en Cabo Polonio crea contaminación”

Posted on 17 septiembre 2013 by monica

El Intendente de Rocha (Frente Amplio) afirmó que los ecologistas tienen que preocuparse de la contaminación generada en Cabo Polonio por los cientos de “ranchos” levantados en forma irregular y sin ningún orden. También cuestionó a los ocupantes ilegales de Cabo Polonio y Punta del Diablo por no querer pagar impuestos y pretender seguir disfrutando de espacios públicos.

-Una consultora presentó al gobierno y a la Intendencia de Rocha una serie de conclusiones donde hablaba de la existencia de riesgos sanitarios en Cabo Polonio. ¿Es así?

-Ese problema ocurre desde hace años. Es una de las razones por las cuales tratamos de regularizar ese balneario.

-La consultora también señala que hay contaminación en las playas del Cabo.

-Allí se construyeron casas sin ningún control sanitario y sin instalaciones adecuadas. No hay dudas de que contaminan. Los ecologistas tienen que preocuparse por ese problema del Cabo Polonio. Pero muchas veces son ellos los que están instalados en ese lugar. Esa es una de las razones de que el Cabo Polonio se haya transformado en un tema central en los años que llevamos de gobierno. No solo queremos librar al uso público los espacios que pertenecen a todos, sino también evitar la contaminación que se produce por el hacinamiento de un rancho al lado del otro.

-Los pobladores de Cabo Polonio señalan que ahora los quieren echar del balneario pero fueron ellos que transformaron el lugar en una marca y crearon su mística. ¿Es así?

-No. Los pobladores tradicionales, que son unos 60 ó 70, son pescadores. Estuvieron toda la vida. Forman parte del Polonio. Los demás fueron, vieron que era lindo y aprovecharon para quedarse porque no había que pagar nada. Y siguen sin pagar. Salvo unos pocos que compraron los predios donde están, ahora pagan los impuestos. El resto no. Cada vez que hablan con nosotros dicen: `queremos pagar`. Cuando les decimos el monto de los impuestos, señalan que esas cifras no pagarán. Quieren pagar menos. Nadie fija la contribución inmobiliaria de su casa. No se puede decir: `voy a pagar la mitad de la contribución inmobiliaria`. Ellos no crearon nada en el Polonio. Simplemente usufructuaron algo que no tenían que pagar y que no les pertenecía. El Cabo Polonio sería tan famoso como es aunque esta gente no estuviese allí. El Cabo tiene su belleza natural y no la mejoran las casas que se han hecho en forma irregular.

Pasemos a Punta del Diablo. ¿Los alquileres allí son un gran negocio sin control?

-Tener una casa en un lugar de esos y poder alquilarla, es un negocio. El asunto es este: voy y me instalo en un lugar y lo puedo disfrutar de dos maneras: gozar del paisaje, sin costo, o cobrando a otro para que disfrute.

-¿La Intendencia de Rocha inició acciones judiciales contra ocupantes de viviendas en terrenos fiscales de Punta del Diablo para luego demoler esas casas?

-Algunos juicios ya se han iniciado. Otros están por hacerse. Suponemos que nos va a llevar algún tiempo conseguir las autorizaciones para demolición. Estamos seguros que las vamos obtener porque esas viviendas están ocupando espacios que son públicos.

-¿Qué fenómeno llevó a que en la década del 70 muchas personas fueran hasta Punta del Diablo y ocuparan espacios públicos?

-Eso ocurrió en un tiempo en que era permitido. En cierto modo, fue una despreocupación o falta de atención de los gobiernos que tenían que vigilar que esos terrenos no fueran ocupados. Hasta el momento se han hecho cuatro etapas de demoliciones en Punta del Diablo ajustándonos a un plan elaborado por el Partido Colorado cuando gobernó Rocha hace varios períodos. Siempre digo que eso es un ejemplo de políticas de Estado. Los tres partidos políticos que gobernaron Rocha ejecutaron lo mismo. Además, el plan de ordenamiento territorial del departamento fue aprobado por unanimidad en la Junta Departamental.

-En el Polonio también hay ocupantes ilegales. ¿Qué lo diferencia de Punta del Diablo?

-Es similar en cuanto a la ocupación ilegal. El proceso de ordenamiento que se inició hace años en Punta del Diablo, hoy se está haciendo en Cabo Polonio. Como ese balneario ingresó en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, el borrador del plan de manejo de Cabo Polonio lo formula una consultora. Después, políticamente, se resuelve qué se hace o no. Hay una comisión, integrada por los ministerios de Turismo, y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, en conjunto con la Intendencia de Rocha y vecinos de Cabo Polonio, que está en un proceso de acuerdos para establecer el plan definitivo. De ese plan puede surgir que algunas de las construcciones deban ser retiradas porque están en lugares no adecuados, afectan el ambiente y generan contaminación. A su vez, puede surgir del plan que se habiliten otros lugares donde puedan reubicarse las construcciones. Van a ser muy escasos. La idea es tratar de reducir sensiblemente el número de construcciones.

“Mostraban folletos con un hotel y un country, y era un descampado”

-Un estudio de la Intendencia detectó la existencia de miles de terrenos “fantasmas” en la costa de Rocha. ¿Qué se hizo con esos predios?

-Existen algo así como 80 fraccionamientos que se hicieron en los años 40 y 50 del siglo pasado y que nunca se concretaron. Muchos de esos solares se vendieron pero nadie construyó ni se abrieron calles. Siguen siendo campos donde hay vacas. Esos solares se vendieron puerta por puerta en Montevideo y en Buenos Aires. A los interesados les mostraban un folleto con un country y un hotel. Y cuando la persona iba a ver lo que compró se encontraba con un campo abierto. La mayor parte de esos predios siguió teniendo un uso rural o ningún uso. Muchos son predios abandonados por sus dueños, se llenan de maleza y vegetación, y hemos tenido problemas con incendios.

-¿Qué va a hacer la Intendencia con esa situación?

-Lo que podemos hacer es tratar de cobrar los tributos por la vía judicial. Y que, por esa vía, esos predios vuelvan al mercado. Lo que hicimos fue designar nueve de esos balnearios para ser expropiados y hacer una subdivisión racional. Hoy están divididos en terrenos de 300 y 500 metros cuadrados, lo cual no es admisible. De esos nueve balnearios, siete han regularizado la situación. Quienes los han usufructuado por años y han generado derechos de posesión, tomaron a su cargo los tributos y tienen que hacer un trámite judicial. Culminados esos juicios, tendrán que presentar un plan de refraccionamiento.

-En la Justicia hay varios expedientes contra estos ocupantes iniciados por dueños reales de esos terrenos.

-Será la Justicia la que determine si realmente tenían derechos sobre esas propiedades.

fuente,elpais

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Leave a Reply