José Ignacio “no es una zona intocable”

Posted on 28 noviembre 2012 by monica

José Ignacio “no es una zona intocable” fue la respuesta de Gustavo Salaberry, secretario general de la Intendencia de Maldonado, a los vecinos de la zona que se oponen al plan de ordenamiento territorial que prevé construcciones en altura y varios hoteles en la parte antigua del balneario.

La comuna fernandina entiende que la densificación urbana de este balneario en particular es una contribución al desarrollo de todo el departamento; “Si Punta del Este hubiese conservado la identidad de hace 50 años, como plantean los vecinos de José Ignacio, sería un montoncito de chalets y algún pequeño hotel y no sería lo que significa hoy para el PBI”, manifestó el jerarca a El Observador.

Los habitantes del lugar están convencidos que se terminará con el perfil natural y residencial que caracteriza al lugar, frente a otros que consideran esta, una postura egoísta.

La intendencia impulsa un Plan Local de Ordenamiento y Desarrollo Sostenible, que abarca el área entre las lagunas José Ignacio y Garzón; también incluye una estrategia económica que busca asegurarle a Maldonado no perder las ganancias generadas en ocho años de crecimiento.

“Obedece a una estrategia para resolver los próximos 10, 15, 20 años y la residencia de trabajadores y profesionales, no solo de turistas”, afirmó Salaberry. Maldonado pasó de una población de 60.000 en el año 1980 a 170.000 personas, a un ritmo 2% anual fruto de la migración interna.

Pero tanto los vecinos como el municipio local no están de acuerdo con esta planificación; en la audiencia pública la Liga de Fomento de José Ignacio, la comisión de vecinos de la Juanita, y de Arenas de José Ignacio, dieron a conocer su desacuerdo con tres puntos del  plan: la construcción de edificios de hasta nueve metros de altura, la habilitación para hoteles en el casco antiguo, y la construcción de bloques de viviendas de interés social en La Juanita.

El municipio local ya se había manifestado contrario a modificar la altura de construcción  permitida de siete a nueve metros; pero acordaba en la instalación de hoteles no más de cinco habitaciones en terrenos de 800 metros, siempre y cuanto fuera en la zona comercial. El único miembro que estaba en contra de esta moción era el concejal  Clever Riera, del Partido Nacional.

Pero en la última reunión del concejo, Riera opinó que era necesario conocer la opinión de los vecinos: “Exigí que se pudiera considerar (la intención) caprichosa (para la calle) Los Cisnes y de más hoteles para el casco como algunos han insistido para beneficio propio”, señaló a El Observador. Al igual que los vecinos, Riera entiende que las nuevas normas terminarán con el pueblo que, para ellos, encarna al Uruguay Natural.

El alcalde y tres concejales votaron, entonces, por la negativa, dejando solo a Martín Pittaluga, concejal por el Frente Amplio, a favor de la hotelería.

De todos modos esta moción volverá a ser examinada mañana.  “Acá hubo un poquito de apresuramiento de hacer público algo que todavía no se ha refrendado como corresponde en la sesión siguiente del municipio”, apuntó el alcalde, aunque reconoció que cuatro votos contra uno es un resultado difícil de revertir.

Salaberry entiende que la hotelería tal y como se propone en esta zona, no perjudica las características patrimoniales de José Ignacio, y que es “indispensable” para el desarrollo del balneario. “La realidad ha demostrado que el turista necesita hoteles”, expresó.

Lo que se entiende por casco viejo, abarca 30 manzanas que  fuera de temporada no llegan a tener 100 habitantes, pero que en varano congregan a más de 5.000 visitantes.

Salaberry agregó: “Diferentes actores defienden la identidad, ¿pero cuál es la identidad? ¿La actual, la de los próximos años, o la anterior? Porque José Ignacio era un pueblito de pescadores de San Carlos y tenía 12 casas. Ésa podría haber sido su identidad, podría haber quedado congelada, y hoy tendríamos 12 casas en José Ignacio”.

fuente eldiario.com.uy

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Leave a Reply