Adicción a la tecnología

Para algunos expertos, la televisión, los celulares y los videojuegos son ‘cocaína electrónica’, por es vale la pena estar atento a la relación que los niños tienen con estos dispositivos.
Los expertos advierten que es necesario distinguir entre un uso irresponsable de la tecnología y una ‘adicción comportamental’, que responde a los mismos parámetros que las adicciones a las sustancias: necesidad creciente de consumo para obtener satisfacción, agresividad ante la abstinencia, alteración de los hábitos del sueño y de la alimentación, aislamiento y pérdida de la vida familiar y educativa.

Así lo advierte Óscar González, profesor de primaria, premio Magisterio 2013 y asesor educativo en Tus hijos y las nuevas tecnologías (Amat Editorial). González también menciona un estudio de Echeburúa y Corral del 2009, que explica que los síntomas que podrían indicar posibles problemas de adicción son: el alivio que genera el uso de determinados dispositivos tecnológicos, el malestar que produce no poder acceder a ellos, la dificultad que conlleva intentar desconectarse y el exceso de tiempo dedicado a ellos.

Igualmente, menciona que los estudios científicos han constatado que el uso de videojuegos hace que el cerebro libere dopamina, una de las ‘hormonas del placer’, que estimula el sistema de recompensa del cerebro. De hecho, indica que el doctor Peter Whybrow, director del departamento de Neurociencia de la Universidad de California, define los dispositivos de pantalla como ‘cocaína electrónica’.

A su vez, rescata un estudio de la Universidad de Michigan, publicado por la Asociación Americana de Psicología, que destaca que es más importante saber cómo emplean los menores estos dispositivos, que el tiempo que pasan frente a ellos. «Esto es determinante a la hora de establecer los problemas emocionales y sociales relacionados con su uso», aclara el trabajo.

El especialista apunta a las 9 conductas que te pueden ayudar a saber si tu hijo es adicto a la tecnología:

1. No tiene control. Para el niño es muy difícil parar de usar los dispositivos.

2. Ha perdido el interés por todo lo demás. 

3. Solo piensa en una cosa: sus dispositivos y en qué hacer con ellos.

4. Su exposición a las pantallas interfiere con las actividades cotidianas con su familia.

5. Produce conflicto y peleas. Las relaciones entre los miembros de la familia y él pueden ser muy difíciles.

6. No usar su tableta le provoca frustración. Si no usa sus dispositivos, la pasa mal.

7. Pasa cada vez más tiempo delante de una pantalla.

8. Miente para usar los dispositivos

Si descubres que tu hijo hace un uso excesivo de las nuevas tecnologías, González recomienda:

1. Gestionar de manera adecuada el tiempo, tanto de conexión como de otras actividades.

2. Respetar los horarios (sobre todo de sueño y descanso).

3. No utilizar los dispositivos mientras están realizando las tareas escolares (nada de redes sociales ni de WhatsApp).

4. Fomentar las relaciones sociales ‘cara a cara’ más allá del mundo virtual.

5. Lo más importante: «Educar con nuestro ejemplo. Si quieres que tus hijos aprendan, debemos trabajar nosotros mismos y ser coherentes entre lo que les pedimos a ellos y hacemos nosotros. ¿Quieres que se desconecten? ¡Desconéctate tú también!».

fuente.elespectador.com

FacebookTwitterGoogle+Compartir
Acerca de monica 690 Articles
La mejor revista Punta del Este

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.