Turistas piden marihuana legal en farmacias de Punta

Posted on 26 enero 2014 by monica

En las playas se fuma cannabis sin pruritos y los farmacéuticos se la pasan explicando que aún no pueden vender

“¿Você tem maconha?”. Preguntó un turista brasileño en la farmacia San Roque, ubicada en la esquina de las calles 20 y 28 de Punta del Este (Maldonado), en el corazón de la península. “¿Cómo dice?”, respondió sorprendida Elena, una de las empleadas. “Maconha”, insistió el visitante, que entró seguro al local con intenciones de llevarse una dosis de la marihuana uruguaya, tan promocionada en el mundo desde la aprobación de la ley que regula el mercado de la marihuana.

Elena miró a Lorner, su compañera de trabajo, y ambas explicaron al brasileño que si bien el Parlamento había dado sanción a la ley, el Poder Ejecutivo debe reglamentarla para que se ponga en marcha el expendio, lo que ocurrirá dentro de algunos meses. Del mismo modo, todas las farmacias del balneario top del Este tuvieron que dar razones a los turistas extranjeros de por qué todavía no tenían en vitrina la marihuana estatal.

El verano 2014 parece ser el del destape para los consumidores de marihuana. Al menos en Punta del Este, ya no hay pudor que inhiba a quienes fuman. En la playa es habitual oler el aroma vegetal penetrante del cannabis.

En Gorlero y calle 31, a pocas cuadras de allí, hay un local de Farmashop. Hace unos días entró al local un argentino cuarentón, y con su documento de identidad en mano pidió una dosis de marihuana. “Le pido me inscriba en el registro para comprar”, le dijo convencido a Estela, una de las empleadas de la sucursal de esa cadena de farmacias. El argentino no entraba en razones. “Se fue desinflado porque creyó que en Uruguay se podía comprar marihuana como si fueran caramelos”, comentó Claudia, otra de las empleadas que presenció la visita del turista.

El Observador recorrió las cinco farmacias de la península. En todas, sin excepción, han entrado a consultar clientes interesados en la droga. Veteranos, parejas de 30, 40 años, jóvenes, adolescentes. El público objetivo de la marihuana parece no distinguir edades.

“Tampoco hay diferencias en la clase social”, apuntó Isabel, encargada de la farmacia Campus, ubicada en Gorlero y Las Gaviotas, la zona caliente de Punta del Este adonde los turistas van y vienen a toda hora.

A diferencia de otros locales pertenecientes a cadenas instaladas a nivel nacional, esta farmacia espera de brazos abiertos marihuana para poder venderla a su clientela. “Bienvenida sea”, dijo Isabel. “¿Sabes qué pasa? Esta es una sociedad hipócrita. Yo veo gurises de 25 años que para estar bien toman no sé cuántas pastillas por día. Yo les digo: ‘muchacho, fúmate un porro y sé feliz’”, relató la encargada.

Teresa, otra de las empleadas de esa farmacia, señaló que en los últimos días entraron brasileños, argentinos, americanos, holandeses y canadienses en busca de marihuana legal. “Vino gente que no sabía adónde quedaba Uruguay, pero que ahora, por la marihuana, sabe mucho de nosotros”, explicó.

Según la ley aprobada en diciembre con votos del Frente Amplio, el Poder Ejecutivo dará licencias a las farmacias que quieran vender marihuana pero no será obligatorio.

La avidez de visitantes por acceder a la sustancia los lleva a preguntar incluso a comercios de otros rubros, vendedores ambulantes o cualquier persona con aspecto de uruguayo que camine por la calle. Juan vende desde hace cuatro años vestidos y pareos en la parada 1 de la Brava, junto al monumento a los dedos. Afirmó a El Observador que alguna vez, años atrás, lo abordaron extranjeros para preguntarle por alguna boca de expendio de marihuana. “Pero este verano es una cosa de locos”, dijo a las risas. “Vienen y te preguntan adónde pueden comprar, o si tenes para vender”, agregó.

A Rodrigo, el encargado de alquilar sombrilla en la parada 1 de la Brava también le pasó. “El otro día vino una pareja de argentinos. Eran grandes, como de 40 años. Estaban encantados con (José) Mujica y con Uruguay. Decían que se iban a venir a vivir acá, porque así pueden fumar marihuana tranquilos. Amamos Uruguay, dijeron”, recordó.

En esa playa, como en otras, el porro es moneda común este verano.

En la sucursal de San Roque del Punta Shopping tampoco faltaron visitantes extranjeros interesados en marihuana. “Eran cuatro. Tres se quedaron afuera, esperando. Entró una chica joven, y preguntó cuánto costaba la marihuana”, relató Lucía, una de sus vendedoras.

En la única farmacia adonde ningún turista había entrado hasta el momento para comprar marihuana era en Ibiza. Su propietaria relató a El Observador que sabe de la gran demanda que hay a pesar de no estar en marcha la venta en farmacias. “Por lo menos en nuestro caso han tenido un poco de pudor”, comentó la propietaria. Su local queda por la avenida Roosevelt, frente al sanatorio Cantegril.

elobservador

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Leave a Reply