Cuáles son las diferencias entre la cosmética orgánica, la vegana y la natural

El no testeo en animales es el principal sello de los productos de belleza veganos; los naturales no deben tener silicona, y los orgánicos son libres de agrotóxicos. Una experta en química e innovación y una maquilladora explicaron los detalles

Poco a poco, el mundo de la cosmética también se está sumergiendo en el universo orgánico, natural y vegano, en línea con la popularidad de los movimientos ambientalistas y de protección animal alrededor del mundo.

Pero hay muchas cuestiones que hay que tener en cuenta. Por ejemplo, la marca de cosméticos italiana Kiko es sustentable pero no cuenta con la totalidad de sus productos veganos. Otra marca worldwide es NYX -la favorita por todas las influencers y celebridades-, que es cruelty free y cuenta con certificados de PETA (People for the Ethical Treatment of Animals).

Silvina Quintana Lazópulos, experta en innovación en cuidado personal de BASF Argentina, diferenció los cosméticos naturales de los orgánicos y los veganos.

«Los consumidores están cada vez más atentos a la composición y el desarrollo de sus productos para el cuidado de la piel y el cabello. La química y la investigación científica nos permiten desarrollar soluciones sustentables y al mismo tiempo eficaces para sus nuevas necesidades».

Los cosméticos naturales no deben tener siliconas, conservantes, colorantes artificiales, parabenos, ingredientes de origen animal ni óleos minerales y deben contener una mayor proporción de materias primas naturales, sin la necesidad de que sean orgánicas.

«Las tendencias nos señalan que los activos derivados de los aceites de argán y de coco, el árbol de cassia o la semilla de moringa pisan fuerte», dijo la doctora sobre los ingredientes naturales que son tendencia en los productos de belleza.

Las personas con pieles más sensibles y delicadas buscan productos naturales con fórmulas más sustentables. Por ejemplo, una loción hidratante vegetal suele contener un emoliente con un índice de vegetalización del 90% y biodegradable que reemplaza a un óleo mineral y un ingrediente que genera un shock de hidratación derivado de hojas como alternativa al acido hialuronico.

Los productos orgánicos para el cuidado de la piel o el cabello deben contar con un 95% de materias primas orgánicas en relación a la cantidad total de materias primas naturales utilizadas en la formulación. La cosmética orgánica procede de materias primas que pasaron por un proceso de producción libre de agrotóxicos o fertilizantes.

Los consumidores que buscan productos orgánicos tienen interés en entender el origen de los ingredientes y si la producción de los cosméticos es realmente social y económicamente sustentable.

Los cosméticos y productos veganos no tienen ingredientes de origen animal ni pueden ser probados en animales. Suelen pertenecer a marcas  que apoyan al sello cruelty free y que no testean en animales ni utilizan derivados de animales, como la leche, la cera de abeja, el colágeno o la gelatina.

Por ejemplo, un shampoo o acondicionador vegano para tratar el cuero cabelludo y fortalecer las fibras capilares suele contener ácido salicílico que genera menor irritación y un extracto vegetal derivado de arbustos que revitaliza el cabello.


Las soluciones naturales y sustentables son, sin duda, valoradas por una gran parte de consumidores de la industria del cuidado de la piel y el cabello. Por lo tanto, las marcas de higiene y belleza necesitan materias primas básicas, como surfactantes y emolientes, aditivos e ingredientes activos que provienen de recursos renovables, son biodegradables y ecológicos y evitan un impacto ambiental y social negativo.

«Las fórmulas, la naturalidad de los ingredientes y el origen de las materias primas son algunas de las características que marcan las diferencias entre un producto vegano, orgánico o natural», concluyó la experta.


Por su parte, la maquilladora Mar Castelli, elegida por Guillermina Valdés y Agustina Casanova, entre otras famosas de Argentina, piensa que «la sustentabilidad esta tomando un protagonismo indudable en nuestra sociedad». A su vez la experta agrega que «falta mucha concientización en cuanto al cuidado del medio ambiente y optimización de recursos».

En cuanto a las tendencias que se ven para este invierno, la famosa make up artist dijo que predominan los cat eyes dramáticos, y los protagonistas son los azules y verdes, también los smokeys cobres y naranjas, las pieles traslúcida y los labios nude con contorno y en los labios los gloss y full color, rojos y fucsias.

Fuente: Infobae

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.