Tag Archive | "amor"

Tags: ,

Autoestima, el secreto de tu bienestar

Posted on 17 febrero 2014 by monica

Sé amigo de ti mismo”, recomienda el maestro a su discípulo en un antiguo relato hindú transmitido por Tony de Mello en uno de sus libros: “y tu yo te dejará …

Ser amigo de uno mismo, amándose cada día más y sin miedo a ser uno mismo constituye la base para potenciar la autoestima y la seguridad.

Ese sentimiento de aceptación y aprecio hacia uno mismo definido como autoestima es considerada un factor fundamental para una buena salud mental y bienestar emocional.

Diversos psicólogos como W James, M. Mead o K. Horney han coincidido al describirla en función de la atribución aprendida de la valía propia. Rogers (1961) la concibe como una “internalización” de las actitudes que el sujeto percibe hacia él tanto si son propias como si proceden de los otros y considera que la autoestima es una actitud, es la forma habitual de percibirnos, de pensar, de amar, de sentir, y de comportarnos con nosotros mismos.

¿ Es posible tener todos una autoestima elevada?

Una buena autoestima se logra cuando tenemos una imagen mental adecuada, coherente y no crítica y cuando la persona aprende a valorarse a sí mismo y a tener autoconfianza.

Todos los individuos necesitan tener una autoestima saludable, independientemente del sexo, edad, cultura, trabajo y objetivos en la vida.

Las personas que se encuentran bien consigo mismas suelen sentirse a gusto en la vida, son capaces de afrontar y resolver con seguridad los retos y las responsabilidades que ésta les plantea. Por el contrario, la baja autoestima es una fuente permanente de inseguridad e insatisfacción personal y se considera como un importante factor de riesgo para el desarrollo de numerosos problemas psicológicos tales como trastornos de la alimentación, depresión, ansiedad, entre otros.

Pero, ¿cuál es nuestra verdadera imagen?

Todos tenemos una imagen de nosotros mismos. Una imagen formada durante nuestra infancia, basada en la visión del ambiente que nos rodea, en nuestras relaciones y en las experiencias y pensamientos que incorporamos como referentes.

Para José Vicente Bonet, del Centro Arrupe (Valencia), Director del Aula de Psicología del Centro Arrupe en Valencia “la persona que se autoestima suficientemente posee, en mayor o menor grado, las siguientes características:

• – Aprecio: De sí mismo / a como persona, independientemente de lo que pueda hacer o poseer, y de todo lo positivo que hay en ella: talento, habilidades, cualidades…corporales o mentales.

• – Aceptación: Tolerante y esperanzada de sus propias limitaciones, debilidades, errores, fracasos, y deseo, sin angustia, de crecer y mejorar.

• – Afecto: Hacia sí misma, en paz con sus pensamientos y con su cuerpo.

• – Atención: y cuidado de sus necesidades reales físicas, psicológicas, intelectuales, emocionales, etc.

• – Autoconsciencia de sus procesos de cambio interior”.

En el ámbito laboral una persona con baja autoestima no será productiva mientras que una autoestima saludable favorece la comunicación interpersonal y facilita la aceptación de los procesos de cambio. El trabajo es un camino de superación personal y se pueden elevar los niveles de autoestima desechando ideas o conceptos erróneos sobre cada uno y reemplazarlos por otras ideas o pensamientos que ayuden a adquirir seguridad.

Lo que pensamos de nosotros constituye nuestra verdadera identidad y es reconociendo nuestras virtudes y valorándonos cada día más lo que ayuda a construir una imagen sana y segura de nosotros mismos.

“Debemos formar modelos perfectos en el pensamiento y mirarlos continuamente, o nunca los tallaremos en vidas grandes y nobles”, escribió la pensadora espiritual Mary Baker Eddy.

Lo que impulsa nuestro sentido de identidad es nuestra manera de pensar y actuar.

Una clave importante para nuestra libertad mental radica en el hecho de aceptar y comprender que todo lo que realmente somos lo constituye el Amor. Es nuestra esencia, nuestra experiencia. El Amor es la sustancia de lo que somos y define cada aspecto de nuestro ser y de nuestra vida.

Mejorar la autoestima depende de nosotros mismos y de la posibilidad de estar bien consigo mismo y con los demás.

María Damiani

noticiaspositivas

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Comments (0)

LOS CUATRO PASOS HACIA EL AMOR OSHO

Tags: , , , , , , ,

LOS CUATRO PASOS HACIA EL AMOR OSHO

Posted on 23 noviembre 2012 by monica

El amor es la unión, el encuentro orgásmico de la muerte y la vida. Si no has conocido el amor, te lo has perdido. Naciste, viviste y moriste, pero perdiste la oportunidad.
Te has equivocado tremendamente, totalmente, absolutamente, has perdido el intervalo entre las dos notas. Ese intervalo es el pináculo más alto, la experiencia suprema.
Para alcanzarlo, hay cuatro pasos que debes recordar.
El primero: estar aquí y ahora, porque el amor sólo es posible en el “aquí-ahora”. No puedes amar en el pasado. Muchas personas viven simplemente de recuerdos, amaron en el pasado. Y hay otros que aman en el futuro; eso tampoco se puede hacer. Estas son formas de evitar al amor. El pasado y el futuro son las formas de evitar al amor.
De modo que amas en el pasado o amas en el futuro y el amor es sólo posible en el presente porque sólo en este momento la vida y la muerte se encuentran… en el oscuro intervalo que está dentro de ti. Ese intervalo oscuro está siempre en el presente, siempre en el presente, siempre en el presente. Nunca es pasado y nunca es futuro. Si piensas demasiado—y pensar es siempre o del pasado, o del futuro—tus energías se separarán de tus sentimientos. Sentir es estar aquí-ahora. Si tus energías se mueven en función del pensar, entonces no tendrás suficientes energías para adentrarte en los sentimientos y el amor no será posible.
Así que el primer paso es estar aquí-ahora. El futuro y el pasado traen pensamientos y el pensar destruye el sentir. Y una persona obsesionada con el pensar, poco a poco se olvida completamente de que también tiene un corazón.
Un hombre que piensa demasiado, avanza de tal manera que, poco a poco, deja de expresar lo que siente. No prestándole atención al sentir, empieza a alejarse de él. Hay millones de personas en este estado sin saber qué significa el corazón. Creen que es sólo un mecanismo. Se concentran exclusivamente en la mente. La mente es un extremo, es necesaria, es un buen instrumento, pero debe usarse como un esclavo. No debe ser el amo. Una vez que la mente se convierta en el amo y dejes en segundo término al corazón, vivirás, morirás, pero no sabrás qué es Dios, porque no sabrás qué es el amor.
Al contactar con él por primera vez ,ese intervalo oscuro parece ser amor y cuando te pierdes en él, se convierte en Dios. Dios comienza con el amor, o Dios es la última cúspide del amor.
El segundo paso hacia el amor es: aprende a transformar tus venenos en miel…
Mucha gente ama, pero su amor está muy contaminado con venenos, con odio, celos, furia, posesividad. Mil y un venenos asedian tu amor. El amor es algo delicado. Detente a pensar en la ira, en el odio, en la posesividad, en los celos. ¿Cómo puede el amor sobrevivir?
En primer lugar las personas utilizan demasiado la cabeza y olvidan el corazón. Son la mayoría. Una minoría, todavía vive un poco en el corazón, pero esa minoría también está equivocada, su pequeña luz de amor está rodeada por celos, odio, ira y mil y un venenos. Así, todo el viaje se vuelve amargo. El amor es la escalera entre el cielo y el infierno, pero la escalera siempre tiene dos caminos: puedes subir o bajar. Si existen venenos, la escalera te llevará hacia abajo. Entrarás en el infierno y no en el cielo. Y en vez de alcanzar una melodía tu vida será un estruendo nauseabundo, contradictorio, como el ruido del tráfico. Un ruido enloquecedor, una multitud ruidosa, sin armonía. Permanecerás al borde de la locura.
Por lo tanto lo segundo a recordar es: aprende a transformar tus venenos en miel.
¿Cómo serán transformados? Hay un proceso simple. De hecho no es correcto llamarlo transformación porque no tienes que hacer nada, sólo necesitas paciencia. Te estoy revelando uno de los mayores secretos. Inténtalo: cuando sientas rabia, no hagas nada, sólo siéntate en silencio y observa. No estés ni a favor, ni en contra. No cooperes con ella, no la reprimas. Sólo obsérvala, ten paciencia, mira lo que sucede… déjala surgir.
Recuerda una cosa: nunca hagas nada cuando el veneno se apodere de tu estado de ánimo, simplemente espera. Cuando el veneno empiece a cambiar…
Esta es una de las leyes básicas de la vida: todo cambia continuamente. Como te había dicho, el hombre se vuelve mujer y la mujer se vuelve hombre, porque periódicamente ocurren cambios en ti. El hombre bueno se vuelve malo y el malo bueno; el santo tiene momentos de pecador y el pecador, de santo… uno sólo tiene que esperar.
No actúes cuando la furia está en su punto más álgido, si no te arrepentirás y entrarás en una reacción en cadena y crearás karma. Es así como entras en el karma. Haz algo cuando estés en un momento negativo y formarás parte de una cadena interminable. Cuando estás negativo y actúas, el otro se vuelve negativo, el otro está dispuesto a hacer algo. La negatividad genera más negatividad. La negatividad provoca más negatividad, la furia crea más furia, la hostilidad crea más hostilidad y las cosas siguen y siguen y siguen. La gente ha estado luchando entre sí, durante vidas enteras. ¡Y aún continúan!
Espera. Cuando estás furioso, éste es el momento de meditar; no desperdicies ese momento. La ira está creando tanta energía en ti… que puede destruirlo todo. Pero la energía es neutral; la misma energía que puede destruir, puede ser creativa. Detente. La misma energía que puede destrozarlo todo, puede ser una lluvia de vida.
Sólo espera. Si esperas y haces las cosas sin prisa, un día te sorprenderás al ver el cambio interno. Estabas lleno de ira y la ira iba aumentando y aumentando hasta que llegaste a un clímax… y entonces el curso de las cosas empezó a cambiar. Y puedes ver que está cambiando y la furia va desapareciendo y la energía liberándose. Entonces estarás en un estado de ánimo positivo: el ánimo creativo. Ahora puedes hacer algo. Hazlo ahora. Espera siempre el momento positivo.
Y no estoy hablando de represión, no estoy diciendo que suprimas lo negativo. Lo que digo es que observes lo negativo. Recuerda la diferencia, existe una tremenda diferencia. No digo que te estanques en lo negativo, que te olvides de lo negativo, que hagas algo en contra de ello, no. No estoy diciendo eso. No digo que sonrías cuando estás furioso, no. Esa sonrisa será falsa, fea, fingida. No sonrías cuando estés furioso. Enciérrate en tu cuarto, coloca un espejo frente a ti y mira tu rostro lleno de rabia. No hay necesidad de mostrárselo a nadie. Es cosa tuya, es tu energía, tu vida y debes esperar el momento oportuno. Sigue mirándote al espejo, mira tu cara enrojecida, los ojos rojos, al asesino en ti. ¿Has pensado alguna vez que cada uno lleva un homicida en su interior? Tú también llevas uno. No creas que el asesino está en otra parte, ni creas que el que comete el asesinato es otro. No, todos tienen la posibilidad de asesinar. Llevas el instinto suicida en ti.
Mírate en el espejo; esos son tus diferentes estados, debes familiarizarte con ellos. Conocerse a uno mismo forma parte del crecimiento.
Desde Sócrates hasta nuestras días se ha oído: “Conócete a ti mismo”. Pero ésta es la manera de conocerse a uno mismo. “Conocerte a ti mismo”, no significa sentarse silenciosamente y repetir: “Soy Brahma, soy una alma, soy Dios, soy esto…” no tiene sentido. Conocerse a uno mismo quiere decir conocer todos los estados, todas las posibilidades: el asesino, el pecador, el criminal, el santo, lo sagrado dentro de ti, la virtud, el Dios, el Diablo. Conoce todos los estados, toda su gama; conociéndolos descubrirás secretos, llaves.
Verás que la ira no permanecerá para siempre, o ¿sí podrá? No lo has intentado; ¡Inténtalo! No puede permanecer para siempre. Si no haces nada, ¿qué sucederá? ¿Podría la ira quedar suspendida por siempre y para siempre? Nada permanece para siempre. La felicidad viene y se va, la infelicidad viene y se va. ¿Entiendes esta simple ley? Todo cambia, nada permanece. Así que, ¿por qué tener prisa? La rabia ha llegado. Se irá. Sólo espera, ten un poco de paciencia. Mira en el espejo y espera. Déjala correr, deja que tu rostro se vuelva feo y homicida, pero espera y observa.
No reprimas la rabia y no actúes bajo su influencia y pronto verás que tu rostro se suavizará, tus ojos se calmarán; la energía cambia, lo masculino se convierte en femenino… y pronto estarás radiante. La misma rojez que era rabia ahora ha adquirido un cierto resplandor, una belleza en tu rostro, en tus ojos. Ahora puedes salir, el momento de actuar ha llegado. Actúa cuando estés positivo. No fuerces a la positividad, deja que llegue a su tiempo. Este es el secreto. Cuando digo: “Aprende a transformar tus venenos en miel” , eso es lo que quiero decir.
Y tercero: comparte. Cuando tengas algo negativo, guárdalo para ti. Cuando tengas algo positivo, compártelo. La gente, comúnmente, comparte sus negatividades, no comparte sus experiencias positivas. La Humanidad es simplemente estúpida. Cuando están contentos no comparten, son avaros. Cuando se sienten infelices, son muy pródigos. Entonces están mucho más dispuestos a compartir. Cuando la gente sonríe, sonríe muy moderadamente, sin llegar muy lejos, pero cuando están furiosos, lo están totalmente. El tercer paso es compartir la positividad. Esto hará que tu amor fluya como un río y hará que surja de tu corazón. El dilema de tu corazón empezará a cambiar cuando compartas.
He oído un dicho muy extraño de Jorge Luis Borges. Escúchalo:

“Dale aquello que es sagrado a los perros.
Arroja las perlas a los puercos
porque lo que importa es dar”.

Has oído lo contrario que dice así: “No arrojes nada a los perros y no des perlas a los puercos, porque no entenderán”.
Lo que importa no es lo que estás dando: perlas, santidad y amor, ni a quién se lo estás dando. Eso no es importante. Lo importante es que estés dando. Da cuanto tengas. Gurdjieff solía decir: “Todo lo que acumulé, lo perdí y todo lo que di, es mío. Todo aquello que di aún lo tengo, y todo lo que acumulé se perdió, se fue.” Cierto; tienes sólo aquello que has compartido. El amor no es una propiedad para ser guardada; es un resplandor, es una fragancia para ser compartida. Cuanto más compartas, más tendrás; cuanto menos compartas, menos tendrás.
Cuanto más compartas, más surgirá de tu interior. Es infinito; más brotará. Saca agua del pozo y más agua fresca fluirá hacia él. Deja de sacar agua, cierra el pozo, sé un miserable y cesará de manar. Poco a poco las fuentes morirán, se bloquearán y el agua que está en el pozo se corromperá, se volverá rancia y sucia. El agua que corre es fresca… el amor que fluye es fresco.
Así que el tercer paso hacia el amor es compartir tus cosas positivas, compartir tu vida, compartir todo lo que tengas. Todo lo bello que tengas, no lo escondas.
Comparte tu sabiduría, comparte tu oración, tu amor, tu felicidad, tu gozo; comparte. Sí, si no encuentras a nadie, comparte con los perros, pero comparte. Con las rocas, pero comparte. Cuando tengas perlas, espárcelas. No te preocupes si las das a los puercos o a los santos. Lo que importa es dar.
El almacenamiento envenena el corazón. Toda acumulación es venenosa. Si compartes, tu sistema estará libre de venenos. Y cuando des, no te preocupes por si serás correspondido o no, no esperes ni tan siquiera las gracias. Siéntete agradecido a la persona que te permitió compartir algo con ella. No esperes en el fondo de tu corazón que él tenga que sentirse agradecido porque compartiste algo con él. No, siéntete agradecido porque él estuvo dispuesto a escucharte, a compartir un poco de energía contigo, porque estuvo dispuesto a escuchar tu canción, dispuesto a ver tu danza, porque cuando fuiste hacia él a darle no te rechazó… pudo haberlo hecho.
El compartir es una de las virtudes más espirituales, una de las más grandes.
Y la cuarta: no seas “alguien”. Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas. Entonces el amor no fluye. El amor sólo fluye de alguien que no es nadie. El amor mora sólo en la nada.
Cuando estás vacío, hay amor.
Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece.
El amor y el ego no pueden converger.
El amor puede existir con Dios y no con el ego, porque el amor y Dios son sinónimos. Es imposible que el amor y el ego estén juntos. Así que, sé la nada. El “no ser” es la fuente de todo, el “no ser” no ser es la fuente del infinito… “no ser” es Dios. Ser “la nada” significa nirvana.
Sé “la nada” y al serlo, habrás alcanzado el Todo. Siendo “algo” te perderás; al ser “la nada”, llegarás a casa.

Vida, amor, risa

Comments (1)

LA COMPASIÓN

Tags: , , ,

LA COMPASIÓN

Posted on 23 noviembre 2012 by monica

LA COMPASIÓN. CUANDO UNO COMPRENDE, AMA

EI Orden empieza en tí; si quieres ordenar, ordénate primero tú. Cuando ordenas hay Luz; lo otro es producto de tu deseo personal. Si deseas ayudar a otros, ayúdate primero tú porque los otros te traerán tu reflejo interno.
La necesidad del Ser, no es la necesidad del cuerpo o del ego. Su necesidad es de Orden, Luz y Amor. El cuerpo y el ego buscan satisfacer sus deseos.
Cuando quieras hacer algo por los demás, entrega tu energía al Ser. El sabrá cómo hacerlo, porque de lo contrario estarás forzando al otro a que acepte tu energía egóica en su vida.
La violación a la Ley Divina no es sólo cuando se mata, se roba o se falta a las leyes de los hombres. También surge cuando alguien se impone con el pretexto de ayudar a otro.
La Luz es Amor, y el Amor no daña. Cuando quieras servir, hazlo con Amor, sin pedir nada a cambio, porque la correspondencia es de acuerdo al intercambio Rítmico Balanceado.
En el silencio hay Paz, cuando es la Paz quien produce el silencio, porque mientras escuches las voces airadas de tus elementos, llamándote a hacer justicia entonces no hay Paz.
Lo que haces por el otro, lo haces por tí. Por eso, cuando amas a su Ser, te liberas y a la vez le Liberas en la Conciencia de Unidad que es la Vida.
Súmate al acto consciente de dar Vida a tus semejantes. Para ello sólo necesitas la disposición de ser un canal de la Luz.

“PODEMOS DISOLVERNOS EN EL TODO Y COMPRENDER QUE EL TODO SOLO PUEDE EXPRESARSE A TRAVÉS DE MI”.

El pecado es una ilusión, una fijación neurótica del pasado.
Es pecado lo que un día permitió tu evolución hacia la libertad
y hoy, una vez atravesada esa etapa del camino,
ha dejado de cumplir su función transformadora.
Se trate de la violencia, el orgullo, el miedo o el sentimentalismo,
su tiempo, el de los primeros pasos de la evolución, se ha consumado.
Si te abandonas una vez mas a todos esos hábitos y dependencias
levantarás un muro infranqueable entre tí y la Totalidad.

Has vivido el odio, la duda, la ambición, el temor y la mentira,
y cada una de estas emociones egóticas te ha permitido crecer en comprensión.
Pero su tiempo ha pasado. Deja de arrastrarlas sobre los hombros como un pesado fardo.
Los fantasmas no pueden ser vencidos.
Contempla cara a cara su naturaleza ilusoria y en un instante se van.
La oscuridad no desaparece nunca del mundo dualista.
Alegría y dolor, calma y agitación; salud y enfermedad; creatividad o copia…son parejas exclusivas de opuestos
pero mientras que los primeros nos abren al compartir,
los segundos nos bloquean y nos encierran en el circuito del ego.
Si deseas lo que te expande, primero has de ser capaz de amar
y comprender lo que te contrae.
Y recuerda ¿conoces un camino mas directo que la noche
para alcanzar conscientemente el nuevo día?

Avanzando por el sendero de la luz conocerás el sufrimiento.
Y la vía es tan estrecha que solo puedes recorrerla desnudo,
sin soportes externos, deseos, miedos ni esperanzas,
dejando a un lado los conceptos, la historia personal y los gustos y disgustos.
Sufres cuando algo que consideras tuyo se aleja de tí,
cuando una cualidad que creías poseer se manifiesta ausente,
o cuando no logras materializar la realización de algún deseo.
De esta manera las experiencias de la vida te enseñan el desapego.
Es decir, solo posees lo que hayas conquistado mas allá del cuerpo y de la mente.
Sólo es verdaderamente tuyo lo que puedas llevar contigo
cuando emprendas el misterioso e incierto viaje de la muerte.

La desesperación, la angustia, la duda… son signos de debilidad
que solo permiten avanzar en las primeras etapas del camino.
Signos de contradicción y de falta de unidad,
pero sobre todo signos de pérdida de fé en la Totalidad que nos rodea.
La incapacidad para estar atento, para ser flexible, para aventurarse en la noche,
para correr riesgos, para estar sin hacer nada o para enfrentar un conflicto,
son síntomas de declinación de la conciencia.

Vive desnudo, maravillado ante el Misterio.
Ábrete desde la dualidad mental al lenguaje del Amor.
Eleva la Materia hasta que vibre en el Espíritu.

El pasado te encierra a través de la repetición y el hábito.
Ansías la seguridad y pierdes la vida.
Las costumbres y dependencias no vienen de fuera. Tú los llamas.
Tú mismo has construido la prisión y temes abandonarla.
Sus barrotes están formados de moral y de normas que recubren lo Real,
en una total ausencia de luz y de alegría.
Derrumba las defensas que has levantado para aislarte de lo invisible,
porque lo Divino está a cada momento sobre la Tierra .

La Verdad no puede ser enfrentada de manera directa,
y nunca es “esta o aquella”, sino “ni uno ni dos”.
La práctica de técnicas espirituales ya no conduce a ningún lugar.
Lo que cuenta es el Propósito, el Intento o la Voluntad detrás de la acción.
Es el momento de conquistar, en el proceso de purificación, el estado de Ser
desde el cual cualquier cosa que hagas encarne elevadas vibraciones
y plante la semilla del despertar espiritual en la vida.

Un instante de total entrega a Su Voluntad
vale mas que un centenar de años de esfuerzo iniciático.
Es difícil atravesar conscientemente los obstáculos de la Materia
para que otros, a partir de tu ejemplo, emprendan su propio sendero.
Esa Vía del Corazón que lleva directamente al abismo del gozo
en el que todos los obstáculos han desaparecido.
âAhora para tí, si la lucha y la destrucción son todavía necesarias
es porque aún te sientes inválido para comprender el mensaje del amor.

Persigas lo que persigas es mentira, y la mentira te cierra y te contrae.
La fuerza que te empuja a conseguir alguna cosa es un enfermedad.
Ser simple es imprescindible en la meditación.
El pequeño yo del viejo hombre ansía acumular distintas formas de espiritualidad,
de transcendencia o religión, de saber o discriminación, y de todo tipo de experiencias.
Eres como una enorme biblioteca que no quiere vaciarse de su fichero caduco,
que no quiere abandonarse en manos de la sabiduría innata que es la Gracia.

Es hora de vivir la totalidad.
Crea Espacio en tí, porque el espacio es femenino.
Haz sitio sin tregua para que lo Otro se manifieste.
Confía en tu propia inteligencia.
En cada situación se encuentra la justa respuesta.
Deja de aparentar santidad o conocimiento y realiza lo que ya eres.
El maestro infalible no va delante, sino en tí.
Se simple, no observes ni persigas nada en la meditación.
Entonces sentirás la soledad y la locura de existir sin apoyos.
!Atrévete a descansar en el Vacío sin soportes mentales!
Pues el miedo al vacío se diluye cuando te abres a la Presencia
sin dependencias, mentiras, distracciones ni planes preconcebidos.
Riega con las flores perfumadas de la oración
el desierto silencioso y selvático de la atención meditativa.
Sé el místico y el sabio unidos.
Sé la mujer o el hombre de sentimiento,
el artista creador de objetos de poder, el ensoñador de lejanas auroras,
y el amante juguetón que levanta los velos de la Visión verdadera.

No insistas en reformar el mal o perderás la vida en ello.
Mas bien afirma lo positivo de cada persona y en cada situación.
Resalta de cada uno su mejor cualidad y deja a un lado los errores.
Si solo haces incapié en las debilidades, tu energía l es permite sobrevivir.
No exageres ni deformes jamás la medida de tu percepción.
Evita las palabras ofensivas, abandona las murmuraciones,
y muestra en tu acción, mas allá de las palabras,
la justa actitud de entrega al instante.
Olvida la enfermedad para que seas capaz de expandir
la salud y la alegría de Su Palabra.
Entonces serás testigo de un crecimiento insospechado y global.
Acepta el riesgo de vivir
y conocerás la única seguridad que puede existir en este mundo,
la nueva Luz, la voz del silencio que habla quedamente en tu oído.

Hay en tu interior un lugar inmutable, que nunca cambia.
Libre del tiempo que es mente y de la destrucción.
Un lugar eterno que no tiene nombre, ni forma,
y que nunca ha conocido ni conocerá la oscuridad.
www.carlosfiel.com

Comments (0)