Tag Archive | "Aquabarra"

Punta del Este, el lugar…

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Punta del Este, el lugar…

Posted on 27 noviembre 2014 by monica

Encajonada justo en el límite entre el Río de la Plata y el océano Atlántico, la urbe uruguaya es uno de los destinos clave de la jet set latina al estilo de Shakira, Ricky Martin o Enrique Iglesias. Playas surferas, clubs para dejarse ver, firmas de lujo y hasta lobos marinos marcan la ruta.

Es uno de los destinos top donde la jet set latina se deja caer al otro lado del charco, con permiso de Miami o la argentina Mar del Plata. Casinos, boliches (bares) para lucir las lentejuelas y el bronceado, ruta de tiendas a lo Beverly Hills… Así es la uruguaya y playera Punta del Este, ubicada en el departamento de Maldonado, justo donde confluyen el Río de la Plata y el océano Atlántico.

La ciudad por la que se pasean Shakira, Enrique Iglesias o Zidane comenzó siendo un asentamiento indígena primero(Villa Ituzaingó se llamaba) y un pueblito de pescadores después. Pero llegó un español, Francisco Aguilar, al que le dio por explotar (muy ventajosamente) los saladeros del lugar y a situar a Punta del Este en el mapa. Pero a sus habitantes les sabía a poco: querían una estación balnearia del tipo Biarritz, así que a principios del siglo XX, la Sociedad Balneario Punta del Este invitó a un grupo de veraneantes a visitar la ciudad a bordo del vapor Golondrina,  alli comenzaba el turismo.

Ese turismo se ha mantenido hasta hoy, convertida la urbe ya en coto de famosos con sello latino con aviones privados, Ferraris y su Chanel a cuestas. Se congregan en los  restaurantes y bares que jalonan las dos playas principales, la Mansa y la Brava (el carácter del agua hace entender los nombres, así que los surferos ya saben dónde tienen que ir), a lo largo de las ramblas de Lorenzo Batlle y Claudio Willmen. Pero también llegan hasta La Barra y el exclusivo barrio de Jose Ignacio.  He aquí algunos nombres Guappa, Boca Chica, La Huella, Isidora, Aquabarra, El Diablito…

De día, las celebrities se hacen fuertes en la avenida principal, la Gorlero, repleta de boutiques, peluquerías, gimnasios, cafés, pizzerías o centros comerciales. La feria de artesanías de la Plaza Artigas es un clásico para comprar artículos locales, desde figuras talladas en madera a collares o cuadros. Las antigüedades, en Crisol (Gorlero 641). Para paladares más refinados está la calle 20, donde han plantado su pica las firmas de lujo internacionales al estilo de Louis Vuitton, Gucci y compañía. Por algo la llaman la Rodeo Drive de Punta del Este.

El famoso barrio de Beverly Hills también tiene su homónimo residencial aquí, sembrado de impresionantes chalets, piscinas y zonas verdes estilo pradera que parecen no tener fin. En él se encuentra el Museo Ralli, primo hermano del de Santiago de Chile, Israel o Marbella. Creados bajo el paraguas de una entidad privada sin ánimo de lucro, su finalidad es promover a artistas latinoamericanos contemporáneos, con obras, por ejemplo, de Dalí y Botero. También se encuentra aquí el Museo del Mar, donde dicen que está el mejillón más grande del mundo.

El capítulo cultural en Punta del Este sigue con Pablo Atchugarry, uno de los escultores más reputados del país, caracterizado por sus imponentes trabajos en mármol de Carrara. Su obra Luz y energía se levantó para conmemorar los 100 años de la ciudad (cumplidos en 2007) y ya se la considera un emblema de la misma. Para convertirla en realidad, Atchugarry empleó un bloque de mármol de cinco metros de altura y de 24 toneladas de peso. Está situada en la parada 1 de la Playa Mansa. En el mismo punto pero de la Brava se encuentra la otra escultura estrella de la urbe, La Mano  o Los dedos, expuesta desde 1982 y que representa a un hombre medio sepultado emergiendo a la vida.

Punta del Este acoge un buen puñado más de rincones míticos como el puente ondulante que comunica con la zona de la Barra o el exclusivo puerto, donde amarran unas 400 embarcaciones, a cada cual más selecta. También hay hueco para el día a día de los pescadores, que allí mismo subastan sus mejores ejemplares. Siguiendo por la Rambla Portuaria a la altura de la calle 5 se llega al faro, en pie desde 1860 e hilado con 125 escalones. La venerada imagen de Nuestra Señora de la Candelaria está al lado. Tampoco hay que perderse la Plazoleta Gran Bretaña, donde se ubica el límite entre el Río de la Plata y el Atlántico.

Se llama Isla de Lobos y es por algo: es una de las reservas de lobos marinos más importantes del mundo, con cerca de 300.000 animales entre sus filas. Ubicada a ocho kilómetros de Punta del Este, se dice que las pieles de 66 de estos ejemplares con los que se toparon los conquistadores españoles acabaron siendo vendidas en Sevilla. Otra excursión interesante desde Punta del Este es a la Isla de Gorriti, en plena Bahía de Maldonado y antiguo refugio bucanero a comienzos del siglo XVI. Todavía conserva fortificaciones de aquella época que pueden visitarse.

A 30 kilómetros de Punta del Este surge Piriápolis, el sueño de un visionario llamado Francisco Piria (de ahí su nombre), que la levantó de la nada en 1893. Él solo, tras varios viajes por Europa y muchos blocs de notas atestados. No en vano, se fijó en el estilo arquitectónico de la Costa Azul francesa (y en Biarritz en concreto) y lo copió. Al paseo marítimo lo llamó la Rambla de los Argentinos porque con el dinero de estos turistas comenzó a construir su ciudad ideal. Eso sí, todo gira en torno a las ideas masónicas y alquimistas, por lo que hasta el mínimo detalle de una fuente tiene un significado. Nada de improvisaciones fortuitas. Al lugar no le falta ni un pantagruélico castillo en el que moró don Piria un año.

fuente-ocholeguas

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Comments (0)