Tag Archive | "artrosis"

¿Qué me dicen mis rodillas?

Tags: , , , ,

¿Qué me dicen mis rodillas?

Posted on 31 marzo 2015 by monica

¿Qué conflicto emocional vivo?
Si presento cualquier síntoma en mis rodillas, estoy viviendo un conflicto emocional de desvalorización relacionado con la acción de arrodillarse, de doblegarse a los demás, de someterse a alguien o a algo (siempre que esta acción no implique un honor).
Son conflictos de obediencia, de sumisión a la autoridad real o simbólica. Situaciones de imposibilidad de actuar según los propios deseos, resistencia a someterse a la ley del padre.
“Me obligo a hacer” o “me obligan a hacer”. Es una muestra de mi “sometimiento”. De lo que me “pesa” hacer. Siento que debo entregar resultados obligadamente, y que si dejo de hacer algo le fallo a los demás y me fallo a mí mismo.
Me quejo y puedo contestar, reclamar, incluso puedo decir o gritar que ya no haré más tal cosa, pero la sigo haciendo.

Las rodillas en sí mismas, representan mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, y mi testarudez, por lo que cualquier síntoma en ellas, significa que no puedo ser flexible, me lastiman mi amor propio, me hieren en mi orgullo.
Indica problemas en la adolescencia, relacionados sobre todo con la sumisión al padre, la obligada obediencia y el deseo de no ceder.

¿Cuál es la emoción biológica?
Si hay inflamación, la situación se vive con rabia; si además aumenta el líquido sinovial, tendremos en cuenta los referentes de la persona; una distensión de ligamentos alude a una desvalorización que debilita en el futuro.
Cualquier síntoma que perjudique la función de mis rodillas, es una señal de que no soy flexible a la hora de planear mi futuro. Si a mí me duelen las rodillas quiere decir que soy una persona necia, testaruda y que prefiero el dolor a doblegarme ante ideas o consejos de los demás. Este dolor me dice que debo ser más flexible y me impide doblegarme/arrodillarme ante quien no deseo hacerlo, me ayuda a estar en COHERENCIA (Sentir, pensar y hacer lo mismo).
No tengo por qué tener miedo de perder el control si acepto ideas nuevas de los demás y si me permito enfocar mi futuro. Debo dejar de pensar que doblegarme ante nuevas ideas, significa arrodillarme ante nada o nadie o bien aparecer como persona sumisa.

Siempre iremos a buscar la historia que hay detrás de la historia de cada cliente, de cada caso. Mi dolor en las rodillas:
– Puede ser mi miedo a ser como mis padres.
– Puede ser mi negativa a cuidar a mi madre o padre.
– Puede ser mi negativa a abandonar el hogar.
– Puede ser mi falsa idea de que no puedo hacer mi vida por cuidar a mis padres.
– Puede ser por obligarme a cuidar mis hijos aunque ellos ya tengan 30 años.
– Puede ser por obligarme a cuidar a mis nietos cuando no son mi responsabilidad.

¿Cómo libero esa emoción?:
Dejar de ser obstinado y orgulloso, comprendiendo que me estoy haciendo daño por no cambiar mis creencias. Primero hago las cosas por gusto, luego me obligo a hacerlas, luego me obligan a hacerlas y mientras tanto, yo me hago más daño cada día.

“Puedo cocinar por gusto cuando me caso. Después, puedo cocinar hasta que mis hijos se casen y hagan su vida, pero luego me descubro cocinando para mis hijos, yernos y nueras todos los días, porque a eso los acostumbré, y luego, llega el día en que si yo no cocino, me reclaman. Debo ser flexible pero muy determinante, para dejar en claro que cuando yo hago una cosa por gusto lo disfrutaré, pero que dejaré de hacer eso que me pidan o yo decida, cuando ya no sea algo que disfrute”. “Puedo ser un hijo cariñoso, hacer mi vida con quién me parezca, visitar a mi madre con gusto los fines de semana, pero que mi madre me obligue a visitarla todos los fines de semana porque “es costumbre familiar” (su costumbre, claro) e impedirme con eso hacer lo que realmente quiero con mi esposa e hijos, no se vale y no lo permito”.

Las personas que sufren de las rodillas, SIEMPRE hacen cosas obligadas por alguien más u obligadas por sí mismos:
– Debo obedecer a mi jefe, me someto ante lo que quiera.
– Tengo que llevar a mi madre al doctor, cuidarla, llamarla…
– Tengo que limpiar rápido, antes de que llegue mi marido.
– Debo llevar a mi nieta a la escuela porque mi hija no puede.
– Tengo que “agacharme” para pedir dinero a mis padres.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?
Sumisión. Problemas ligados a la adolescencia (donde se concentra la autoridad), “Estoy en sumisión y no quiero ceder, ¡no! y ¡no!”. Están los cuatro puntos de desvalorización: Evaluación, Resultado obligatorio Falta de respeto, La dirección.  Hay que buscar gestos habituales de las personas, como por ejemplo, subir escaleras, saltar vallas…

RESENTIR
“No puedo hacer lo que quiero”.
“No quiero someterme a la ley del padre (real o simbólico)”.
“Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión”.
“Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

CONFLICTOS
1. La desvalorización, que es el resultado que quiero.
2. La sumisión.
3. La adolescencia.
4. La dirección: Conflictos de elección (profesional, sentimental, sexual, pero a nivel de emociones)

LA LATERALIDAD
Rodilla derecha en una persona diestra: “Yo he querido irme, he deseado irme pero no he podido”. Acción contrariada “¿A qué me obligan?”.
Rodilla izquierda en una persona diestra: “Me he ido pero siento haberme marchado”. Deseo contrariado ¿A qué me obligo?”.

En una persona zurda se invierte en ambos casos. Para un zurdo, la rodilla derecha nos da una información de deseo contrariado y la izquierda de acción contrariada.

Problemas en las Articulaciones, representan cambios en la orientación de la vida, y la dificultad con que se llevan a cabo. Resistencia al cambio. Los cambios producen miedo.

Artrosis de rodilla o Gonartrosis: No me respeto lo suficiente. Conflicto: Sumisión. Resentir: “Por favor, un poco mas de humalidad, flexibilidad…”, “Estoy de acuerdo en someterme, pero va demasiado rápido…”, “Por favor pare”.

Enfermedad de Osgood Schalatter: Esta enfermedad específica es una tendinopatía de inserción, y que afecta a pacientes de entre 10 y 16 años; (La lesión se produce en la zona de inserción del tendón rotuliano en la tuberosidad tibial). El tendón tira y arranca el Periostio. El dolor, en este caso, se manifiesta durante y después del ejercicio. Conflicto: Desvalorización en lo que hago en el presente + sumisión durante varios meses. Resentir: “No quiere pasar por la ley del padre, no quiere doblegarse, no quiere someterse”, “soy nulo”, “no he consigo resultados”, “me he sentido impotente”… y además “me ha faltado al respeto”.

Cápsula articular:
Su función es la protección, “no tengo protección”.

Sinovitis. Derrame sinovial en la rodilla: Me mostré sumiso y me arrodillé ante algo o alguien.
Conflicto de sumisión con una tonalidad de querer que todo se calme, que se arregle suavemente. Fabrico más lubricante (aceite, agua, referentes…). Añadimos conflicto de falta de protección. Resentir: “Quiero ser más aceptable”. “Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión, por favor”. “Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

Las Mesetas Tibiales:
Tiene forma de balanza: Simbólicamente es la justicia, la falta de equilibrio (obligada a aceptar una situación injusta, quiere ser madre pero no cree en la familia… Conflicto: Sumisión. Resentir: “No puedo hacer lo que quiero”, “No quiero someterme a la ley del padre”
También podemos valorar la asociación de la tibia con la “madre”.

Los meniscos:
Los conflictos se relación con su función de “adaptar” el movimiento y “amortiguar” el impacto del peso. Son situaciones de imposibilidad de adaptarse a las órdenes o amortiguar el exceso de presión.

La rótula o patela:
Se relaciona con un aspecto de futuro, con proyectos, con no poder o no tener derecho a organizar el futuro, “romper” los proyectos de futuro (en caso de fractura).

Ligamentos cruzados: Cruce de caminos, cruce de especies, cruce de hierro (espadas), cruce de miradas. Ejemplo de un caso del Dr. Slomon Sellam: Una mujer que trabaja en la seguridad social y viene a verme porque ha sido operada dos veces de los ligamentos cruzados porque se han roto las dos veces. Tiene una rodilla muy hinchada, le duele mucho y se cuestiona que si la cirugía no ha funcionado debe haber algo psicosomático. Lo pruebo todo y me queda un último recurso. Cojo un diccionario sobre la lengua francesa, tres tomos sobre el origen y significado de las palabras. A veces la clave está en ello. Busco “cruzados”, el problema no está en el ligamento y le leo el texto. Habla de un cruce de caminos, del cruce de especies, del cruce de hierro (combate de espadas), cruce de miradas, y en ese momento, con la palabra “cruce de miradas” veo que empieza a cambiar, es la palabra que abrió el expediente. Le preguntó qué pasa y empieza a temblar, a sudar… Me cuenta una historia emocional muy fuerte. Ahora tiene 45 años, pero cuando era adolescente estaba enamorada de Pedro. Era guapísimo, inteligente, agradable y todas las chicas le admiraban. Ella estaba muy enamorada, pero nunca se atrevió a decirle nada porque otras le pasaban delante y siempre guardó el amor platónico en su interior. Ella se casa, tiene hijos y una familia. Un día saliendo del trabajo reconoce a Pedro en la calle, pero Pedro ha cambiado mucho, es un vagabundo, sucio, con barba y pelo largo… y ella está en la misma acera y no sabe si va a reconocerla. Ella está desamparada de reconocer a su amor de juventud y tiene miedo de cruzar la mirada y de que la reconozca. Cuanto más avanza más aumenta su estrés porque van a cruzarse, y ella teme que la reconozca y no sabe qué va a sentir. El momento crítico será cuando se crucen. Una vez se cruzaron su miedo había pasado. En ese momento en su cerebro hay dos estructuras que se cruzan, la mirada y los ligamentos cruzados de la rodilla que determinan dirección. Por esto la palabra es muy importante y cada persona reaccionara a uno diferente. Para el cerebro es lo mismo. En el cerebro hay dos lugares que se cruzan: el nervio óptico, a nivel del quiasma óptico y los ligamentos cruzados de la rodilla. El cerebro elige la rodilla, creo que se porque es más fácil de gestionar, no es rentable perder la vista por un conflicto así, los ojos son más importantes. Además en el estrés del momento, el cerebro ha registrado marchar en la dirección y es en la adolescencia que ella estaba enamorada.

Genu valgo: Memorias de incesto o violación. Resentir: “Intentan evitar una violación”. Son pistas bastante delicadas, y son conflictos transgeneracionales. El problema es de cadera, no de rodilla, pero se expresa en la rodilla. Hay que descodificar la cadera (conflictos de oposición).

Genu varo: Conflicto: Tener hijos. Resentir:”Me hubiera gustado tener un hijo”. Al igual que en el genu valgo, se trabaja con la cadera.

Hiperlaxitud: Hablamos del Síndrome de Hiperlaxitud cuando existen una serie de síntomas que acompañan a la hiperlaxitud articular. Estos síntomas son muy diversos y se localizan tanto en el aparato locomotor (dolor articular, esguinces, luxaciones y subluxaciones frecuentes, dolor de espalda, lesiones de tejidos blandos como bursitis, epicondilitis…) Resentir: “Como soy yo el que está en el interior, quiero salir de esta situación”, “Quiero más libertad”.

Bursitis: Inflamación de la bursa (estructura en forma de bolsa que se sitúa entre huesos, tendones y músculos, con una función facilitadora del movimiento de estas estructuras entre sí. Añadir el significado de la articulación en que se encuentra + Cólera reprimida, deseos de golpear a alguien.

LOCALIZACIÓN
La cara interna de la rodilla tiene un matiz de oposición con ira.
La cara externa, sobre la cabeza del peroné, rencor ante una situación a la cual no quiero someterme.
La zona posterior (hueco poplíteo) es sumisión con relación al territorio.
La cara anterior de la rodilla, significa no querer rendirse.

mireyalarruskain.com

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Comments (0)

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

MAGNETOTERAPIA

Posted on 29 septiembre 2013 by monica

Se define a  la magnetoterapia  a  la aplicación con fines terapéuticos de un campo prevalentemente magnético originado por frecuencias bajas y altas. La Magnetoterapia regenera las células perjudicadas mejorando la cinética enzimática y repolariza las membranas celulares, por otro lado produce una acción antistress y promueve una aceleración de todos los fenómenos reparadores con una acción directa bio-regenerante, antiinflamatoria, antiedemática, antálgica y sin efectos colaterales.

La Magnetoterapia es una forma de fisioterapia que utiliza la energía electromagnética y es un tratamiento eficaz, seguro y no invasivo. Los campos magnéticos interactúan con las células favoreciendo la recuperación de las condiciones fisiológicas de equilibrio. Se indica en los casos en los que es necesario estimular la regeneración de los tejidos después de eventos lesivos de distinta naturaleza.

Los campos electromagnéticos generados favorecen resultados seguros sin utilizar fármacos.

Los beneficios de la Magnetoterapia:

  • Alivia el dolor: actúa como un potente analgésico
  • Acelera los procesos de curación
  • Estimula el intercambio celular
  • Mejora la oxigenación y nutrición de los tejidos
  • Reduce las inflamaciones
  • Estimula la reabsorción de los edemas
  • Mejora el flujo capilar
  • Regenera las células que carecen de energía
  • Desacelera el proceso de disminución de la densidad ósea

Las ventajas de la Magnetoterapia:

  • Ayuda en la atenuación de los dolores y la inflamación sin el uso de fármacos
  • Es una terapia no invasiva y segura
  • No genera dolor
  • Tiene acción antálgica
  • Puede aplicarse sin contraindicaciones a la mayor parte de las patologías
  • Reduce el tiempo de curación de una fractura.

Donde actúa la Magnetoterapia:

  • Sistema óseo
  • Sistema muscular
  • Sistema articular
  • Sistema nervioso
  • Sistema circulatorio

Los efectos de la Magnetoterapia se pueden clasificar del siguiente modo:

  • Acción antiinflamatoria
  • Acción estimulante del sistema endócrino
  • Acción antiedemática
  • Acción antálgica
  • Reparación de los tejidos
  • Acción anti-stress

La Magnetoterapia puede producir

  • Un efecto curativo
  • Un efecto analgésico
  • Un efecto estético

La Magnetoterapia es simple

Nuestros aparatos son muy fáciles de usar y pueden ser utilizados por cualquier persona en su propio domicilio.

Nuestras máquinas disponen de muchos programas para diferentes tipos de tratamiento: pueden ser empleados por toda la familia ya que la selección de los programas, la duración y la frecuencia están ya programadas.

Además nuestros dispositivos son fiables y son el resultado de más de 30 años de investigación en el sector: por esta razón ofrecemos 6 años de garantía.

Accesorios para la magnetoterapia

Nuestros dispositivos tienen una dotación de uno o dos difusores magnéticos que deben posicionarse sobre la zona del cuerpo a tratar, utilizando la baja frecuencia como un remedio inmediato contra el dolor.

Quien desea aprovechar de la mejor manera las potencialidades de nuestros aparatos, tratando zonas del cuerpo más amplias, puede utilizar los bio-accesorios usando en este caso la alta frecuencia como remedio duradero, para lograr mejores resultados, se aconseja preferir el uso de bio-accesorios a los difusores magnéticos, allí donde sea posible.

Algunas notas históricas relativas a la magnetoterapia

La más antigua cita del imán como medio de curación aparece en el Atharvaveda que contiene el tratado sobre la medicina y el arte de curar.

De Cleopatra, mujer de legendaria belleza (69-30 a.C.), se dice que llevaba un pequeño imán sobre la frente para conservar su belleza.

Las fuerzas magnéticas de la naturaleza no fueron objeto de investigación hasta principios del siglo XVI, cuando el alquimista y médico suizo P.A. Paracelso comenzó a estudiar y llevar a la luz las potencialidades curativas del imán, consideraba que cualquier parte del cuerpo que se expusiera a la fuerza magnética sería curada mejor y con mayor rapidez que con cualquier otra medicina.

El doctor Samuel Hanemann (1755-1843), padre de la homeopatía, estaba absolutamente convencido de los poderes de los imanes y recomendó su uso terapéutico con las siguientes palabras: “un bastón imantado puede curar rápidamente y para siempre enfermedades más graves para la cuales es la medicina adecuada si se coloca cerca del cuerpo por un tiempo incluso breve”.

Michael Faraday (1791-1867), que realizó investigaciones fundamentales sobre la electricidad, fue el primero en Europa que estudió la fuerza del imán, llamó el área de su influencia “campo magnético” y sentó las bases de la bio-magnética y la magneto-química estableciendo que cada cosa es magnética en un sentido o en otro y que es atraída o rechazada por un campo magnético.

Hacia la mitad del siglo XX el interés para la curación magnética aumentó con rapidez en países como India, Rusia y Japón.

Sólo desde hace algunas décadas los campos magnéticos se emplean con fines terapéuticos tanto en estructuras públicas como privadas.

Magnetoterapia energizante

Las ondas magnéticas emitidas por un campo magnético positivo refuerzan el cuerpo, aceleran los procesos biológicos y suministran una energía dinámica a las células, por lo tanto se adapta especialmente a los casos de debilidad muscular y de laceraciones, fracturas de hueso y de ligamientos, esguinces, en terapias de rehabilitación, en la cicatrización de tejidos, etc.

Magnetoterapia como analgésico y antiinflamatorio

El polo norte o polo magnético negativo del imán es relajante, detiene los procesos nocivos para el cuerpo y por lo tanto se aconseja para reducir o eliminar el dolor y las inflamaciones.

Magnetoterapia como terapia específica para los órganos internos

Es sabido que todo organismo genera su propio campo magnético y que está expuesto a continuos estadios de actividad y de reposo, influenciados por estímulos externos que llegan a través de alimentos, bebidas, emociones, contaminación ambiental y electromagnetismo. Para el mantenimiento de un excelente estado de salud es necesario que estos campos magnéticos estén en equilibrio, sobre todo porque cualquier distorsión en el campo magnético constante de un órgano por un período de tiempo puede incidir negativamente sobre la funcionalidad del mismo.

El primer campo magnético con el cual nuestro cuerpo debe estar en perfecto equilibrio es el campo magnético terrestre.

En el campo fisiológico la magnetoterapia actúa a nivel celular repolarizando las células y reequilibrando la permeabilidad de la membrana celular, es decir las funciones de la célula son mejoradas después de un aumento en el uso de oxígeno. Si se acercan las partes del cuerpo a la esfera de acción del campo, las líneas magnéticas de influjo atraviesan completamente las partes en profundidad. De este modo los iones dentro de la célula son influenciados por las ondas y la alteración del flujo potencial eléctrico de las células consecuente mejora la transformación del oxígeno.

Como consecuencia del aumento de la vascularización la actividad biológica aumenta.

Eficacia de la magnetoterapia

La Magnetoterapia es eficaz porque los campos magnéticos de baja frecuencia interactúan con las células, favorecen la recuperación de las condiciones fisiológicas de equilibrio.

Actúan sobre las membranas celulares haciéndolas más receptoras. Esto lleva a restablecer el potencial correcto de membrana que es fundamental para asegurar el aporte de nutrientes dentro de la célula.

A nivel de órganos y estructuras anatómicas, estos efectos se traducen en analgesia, reducción de la inflamación, estimulación de la absorción de los edemas.

Además los campos magnéticos de baja frecuencia tienen un efecto especial en la migración de los iones de calcio dentro de los tejidos óseos, que es capaz de inducir a la consolidación de la masa ósea y a favorecer la reparación de las fracturas.

Con la magnetoterapia se alcanzan resultados sorprendentes en:

– Afecciones de tipo inflamatorio (artrosis, neuritis, flebitis, estiramientos musculares, etc.).

– Enfermedades reumáticas, en las patologías articulares como artrosis, tendinitis, epicondilitis, bursitis, periartritis, cervicalgias, lumbagos, mialgias, tratamiento de las fracturas tanto durante como después del escayolado.

– Molestias articulares y traumas recientes

– Curación de úlceras de cualquier tipo: traumáticas, de decúbito, de quemaduras, refractarias y otras terapias.

– En todas las patologías en la cuales se requiera una mayor micro vascularización y regeneración de los tejidos, como en el caso de autotransplantes, consolidación de callos óseos, etc.

– Cicatrización

– Infecciones

– Osteoporosis

Sabemos que los biopolímeros y las membranas celulares son minúsculas bacterias de las cuales ha sido posible medir la tensión consumida. Para más precisión, en las células nerviosas sanas, se mide entre el núcleo interno y la membrana externa una diferencia de potencial de 90 milivoltios, en las otras células esta tensión se cuenta alrededor de los 70 milivoltios. Cuando estas minúsculas baterías presentes en nuestro cuerpo se descargan, el organismo siente las consecuencias bajo forma de dolores en la espalda, los huesos, las articulaciones, procesos inflamatorios heridas que no se curan. Cuando estas células se enferman, por una infección o un trauma, o cualquier otra razón, pierden su reserva de energía, es decir se descargan, por lo tanto una célula que de sana debería tener una tensión de 70 milivoltios, cuando está enferma baja a 50-55. Si esta tensión desciende por debajo de los 30 milivoltios aparece la necrosis y la muerte de la célula.  El objetivo de la magnetoterapia es recargar y regenerar las células que carecen de fuerza vital.

Para explicar cómo actúa en la práctica la magnetoterapia, podemos analizar como ejemplo una de las patologías más comunes, la osteoporosis. Se trata de una enfermedad caracterizada por la progresiva reducción de la densidad ósea (que se vuelven más porosos) donde los huesos se hacen más finos por debajo del límite necesario para el desenvolvimiento de la función de sostén que ejercen.

Se estima que esta enfermedad afecta al 25-40% de las mujeres por encima de los 50 años y al 70% de las mujeres pasados los 70 años. En cualquier caso existe un aumento progresivo.

Se ha demostrado científicamente como el uso de la magnetoterapia desacelera el proceso de disminución de la densidad ósea. Reactivando las células destinadas a la absorción de calcio, esta terapia bloquea el proceso degenerativo y amplifica los efectos de posibles cuidados a base de integradores de calcio.

Fuente y mas informacion en platiumed.

Comments (0)