Tag Archive | "isla de lobos"

La virgen que sobrevivió al naufragio

Tags: , , , , , , , , ,

La virgen que sobrevivió al naufragio

Posted on 08 enero 2015 by monica

Pocos saben que la historia de la construcción de la Catedral de Maldonado encierra una sucesión de misterios que algunos pueden calificar de coincidencias y otros de milagros. Lo cierto es que en 1795, Carlos IV a través de un real decreto, autorizó el envío del dinero para la construcción de una gran iglesia en la villa San Fernando de Maldonado. La resolución del rey de España también establecía el envío de una imagen milagrosa de la Virgen, para que presidiera el altar mayor.

Cinco años más tarde, en 1800, comenzaron las obras con la colocación de pilares de tres metros de ancho y paredes de dos metros de grosor que sostienen las dos torres, la nave central y la cúpula. Cuentan que desde una de sus torres a medio terminar, en 1806, los obreros avistaron a la flota inglesa que días más tarde invadiría Buenos Aires, por entonces capital del Virreinato del Río de la Plata. A las pretensiones fallidas de los británicos de apropiarse de las colonias españolas en estas latitudes (1806-1807), le siguió el proceso independentista, por lo que los habitantes de Maldonado y las autoridades religiosas tuvieron que olvidarse del apoyo económico de España para la Catedral. Ni hablar de la Virgen milagrosa.

La declaración de la independencia y la posterior Jura de la Constitución, se prolongaron luego en revoluciones y revueltas que escribieron las primeras páginas de la historia de la flamante República Oriental del Uruguay. Debieron transcurrir 85 años hasta que el sacerdote fernandino Pedro Podestá, se pospusiera terminar con la Catedral. Para ello hubo que reconstruir buena parte de lo hecho ocho décadas antes. Los trabajos le insumieron exactamente diez años.

El 25 de mayo de 1895, el entonces obispo de Montevideo Mariano Soler y el presidente de la República Juan Idiarte Borda, inauguraron oficialmente la Catedral de Maldonado.

El barco.

¿Coincidencia, misterio o milagro? La misma tarde del 25 de mayo de 1895 y terminada la ceremonia en Maldonado, media docena de barcos de la empresa de salvatajes de Antonio Lussich llegaba hasta las inmediaciones de la isla de Lobos, donde el lujoso vapor postal español Ciudad de Santander (foto superior) había encallado la noche antes envuelto en un espeso banco de niebla. El Santander era el buque mercante insignia de la Compañía Transatlántica, perteneciente a Claudio López Bru, segundo Marqués de Comillas y uno de los hombres más ricos de la España de aquellos tiempos. Al encallar, su popa de hierro fue cortada como con un abrelatas por las rocas y el agua comenzó a inundar las bodegas y la sala de máquinas. Transportaba 309 pasajeros y 116 tripulantes. Las escenas de pánico que se vivieron a bordo luego del cimbronazo pudieron ser dominadas, en parte, por su capitán Antonio García y la tripulación, quienes comprobaron y —así se lo trasmitieron a los pasajeros— que si bien el barco había sufrido daños, se mantendría a flote por varios días.

El Santander había sido botado en 1884 y era el barco preferido del Marqués de Comillas, un ferviente católico amigo del Papa León XIII. Entre las características del transatlántico se encontraba no solo su moderno diseño y maquinaria (tenía luz eléctrica y telégrafo), sino el lujo de su decoración, que incluía una pinacoteca excepcional de los mejores marinistas españoles de la época. Contaba además con una capilla importante, presidida por una imagen de la Virgen del Carmen, protectora de los navegantes. Cuentan que cuando Lussich y sus hombres llegaron se encontraron con que muchos de los pasajeros y algunos tripulantes estaban rezando ante la santa de manto celeste.

“He prometido a la Virgen que si nos salvamos, si nadie muere, entregaré su imagen a la iglesia más cercana”, le dijo García a Lussich. “Tendrá que cumplir con su promesa”, expresó Lussich conmovido y convencido por la escena.

El transbordo de los pasajeros a los buques Temerario, Huracán y Stefanía insumió toda la jornada. Al día siguiente, el 26 de mayo, el pasaje completo del Ciudad de Santander desembarcaba a salvo en Montevideo. En el barco quedó su capitán, la tripulación y Lussich y sus hombres que, durante varios días, hicieron el alije de la carga y mercaderías. El capitán García, mantuvo hasta sus últimos momentos la esperanza de poder recuperar al Ciudad de Santander de su varadura; pero los daños eran muy importantes y el barco se hundía lentamente. Lo último que sacaron fue la imagen de la Virgen del Carmen, la llevaron envuelta en el mantel que cubría la mesa del altar. Tres días más tarde y desde Montevideo, García le escribía un largo informe al Marqués de Comillas en el que además le comunicaba su decisión de cumplir con su promesa.

El padre Podestá, le envió también una carta al Marqués de Comillas en la que decía: “¿No será que la Virgen quiere cumplir los deseos y promesas de sus hijos los Reyes y presentándose a las puertas del Templo recién terminado, se hace aquí milagrosa salvando a los náufragos diciéndonos: Habéis terminado mi casa, abridme las puertas, dejadme entrar…”.

Meses más tarde, el Huracán, el Emperor y el Cacique, de la compañía Lussich, con don Antonio y el capitán García a la cabeza y el barco de Guerra Artigas de la Marina uruguaya, integraron la flota que transportó la imagen de la Virgen de Montevideo a Maldonado junto a unos 500 feligreses. Casi todo el pueblo participó en la ceremonia. Desde entonces, la Virgen del Carmen preside el altar mayor de la Catedral.

Las obras de la catedral insumieron casi 100 años

La Catedral de Maldonado comenzó a construirse en 1800. Cinco años antes, en 1795, Carlos IV había autorizado el envío del dinero para la edificación de una gran Iglesia. También se había comprometido a mandar la imagen de una Virgen para su altar mayor.

El edificio fue pensado y diseñado para durar toda la vida. No se tienen noticias de quién o quiénes lo diseñaron, pero lo cierto es que las obras insumieron casi cien años. Empezaron al inaugurarse el siglo XIX y fueron terminadas al cerrarse el mismo. Entre una fecha y otra (1800-1895) sucedieron las invasiones inglesas (1806-1807), la Declaratoria de Independencia (1825) y el consecuente retiro del apoyo económico por parte de la corona española, el surgimiento de Uruguay como Estado independiente y las decenas de revueltas, revoluciones y guerras civiles que azotaron el país.

Fue el presbítero Pedro Podestá, el primer sacerdote nacido en Maldonado, quien se propuso, en 1885, terminar la construcción. La tarea le insumió una década y su inauguración tuvo lugar el 25 de mayo de 1895, horas más tarde que encallara en las proximidades a la isla de Lobos el lujoso Ciudad de Santander.

fuente-elpais

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Comments (0)

Tags: , , , , , , ,

Playa Mansa y Playa Brava

Posted on 30 septiembre 2013 by monica

Las más conocidas son Playa Mansa y Playa Brava y ambas hacen honor a sus nombres. “La Mansa”, como suele denominársele, es ideal para niños y para quienes desean tomar un placentero baño de mar. Sus aguas bañan la Bahía de Maldonado y la Isla Gorriti. “La Brava”, desde la cual se divisa la Isla de Lobos, es para quienes gustan de las aguas más picadas del océano Atlántico. En invierno, sus olas son el paraíso de aquellos que practican tabla vela.

En estas playas se congregan familias enteras con sus niños, amigos que se juntan para tomar sol y bañarse y aquellos que gustan de practicar deportes acuáticos de todo tipo. Contemplar el amanecer o atardecer es un espectáculo imperdible e inolvidable.

La mayoría de estos lugares ofrece pequeños restaurantes que proveen servicio de playa para satisfacer los antojos costeros de los visitantes. Si bien es cierto que las playas cercanas a la ciudad pueden estar un poco concurridas, sólo se necesita viajar una corta distancia para encontrar una franja costera casi virgen. A menos de 30 kilómetros al este de Punta del Este, José Ignacio muestra a aquellos van en busca de una breve pausa del destello de los casinos y las discotecas un marco natural encantador.

fuente wikipedia

Comments (0)

Tags: ,

Isla de Lobos

Posted on 11 octubre 2012 by monica

Ubicada en el Océano Atlántico a 8,5 Km. de la costa, es una superficie rocosa de 41 hectáreas, está habitada por la colonia más grande de lobos marinos de América del Sur. Descubierta por Juan Díaz de Solís en 1516, cuenta la historia que algunos

tripulantes desembarcaron en su playa para abastecer de agua dulce y cazar 66 lobos marinos, único alimento que tuvieron en el viaje de regreso, llevando las pieles para ser vendidas en el mercado de Sevilla.

Actualmente la Isla cuenta con algo más de 180.000 lobos marinos. En la mayoría de los acuarios marinos y zoológicos del mundo “las focas amaestradas” son ejemplares de leones marinos de esta isla. Los Lobos y Leones marinos son mamíferos, Pinnípedos Otáridos, que se diferencian de las focas por poseer pabellón auditivo y caminar sobre sus cuatro miembros transformados en aletas. Tienen el cuerpo morfología y fisiológicamente adaptado para nadar, alcanzan 100 metros de profundidad y pueden sumergirse durante varios minutos. Su olfato y oído están bien desarrollados y ven muy bien bajo el agua. Su reproducción es polígama: forman harenes de 1 macho con un promedio de 6 hembras. Las hembras tienen un solo cachorro por año ( todos los años de su vida fértil) con una gestación que dura once meses y medio. Los cachorros dependen de la leche materna, que es muy rica en grasa (30 a 50%) y proteínas, maman hasta los 10 meses y viven unos 28 años.

Las dos especies que conviven en la isla son:
El Lobo Fino: Con una población de alrededor de 180.000 ejemplares. Este se alimenta lejos de la costa, de anchoíta, calamar, camarón y merluza joven. Posee dos capas de pelo y los machos llegan a pesar 140 Kg. y medir 180 cm.

El León Marino: Con una población cercana a los 12.500 ejemplares, normalmente se alimenta de los peces que habitan en la franja costera como: brótola, corvina, pescadilla, cazón y otros. Podemos observar algunos individuos en el Puerto de Punta del Este, otros nadando alrededor de las embarcaciones deportivas y de pesca artesanal, al acecho. Los machos llegan a medir hasta 230 cm y pesar 340 kg.

Otras especies es posible observar en la playa de desembarque, elefantes marinos, asiduos visitantes de la isla. También entre la gran variedad de aves, a la gaviota cocinera, la flora autóctona está representada por dos especies de cactus y una especie de helecho llamado calaguala, encontrándose además otras plantas introducidas por el hombre tales como: transparentes, tamarises, cañas, etc.

La Isla de Lobos, Reserva de Fauna integrantes del “Parque Nacional de Islas Costeras”, administrado por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de sus dependencias, la Dirección General de Recursos Naturales Renovables y el Instituto Nacional de Pesca, con el apoyo del Ministerio de Turismo, y del Ministerio de Defensa Nacional, por intermedio de la Armada Nacional.

Fuente:Turismo Uruguay

Comments (0)

Tags: , , ,

Punta del Este: un lugar donde caben todos los estilos de vida

Posted on 08 octubre 2012 by monica

En la ciudad uruguaya se encuentran desde playas tranquilas hasta un intenso movimiento comercial y una movida nocturna incomparable.
Punta del Este es un destino que no cansa nunca. Muchos son los tucumanos que eligen esta ciudad para veranear, y razones no les faltan. En Punta del Este hay todo tipo de entretenimiento que puede ser disfrutado por turistas de diferentes estilos de vida. Todos encuentran el lugar adecuado a sus gustos e intereses. Los mayores de 35 años, por ejemplo, encuentran en Punta del Este (la Península) y Maldonado un ambiente tranquilo, mucha naturaleza y bellos paisajes.

La Barra, en tanto, es el lugar preferido por los jóvenes, tanto de día como de noche. Allí están las playas top, como Montoya y Bikini, y los mejores boliches.

José Ignacio y Punta Ballena ofrecen distintos paisajes, cada uno con sus propias características. Las playas, tanto del lado de La Mansa como de La Brava, son excelentes y permiten la práctica de la mayoría de los deportes acuáticos.

Por lo general conviene viajar en vehículo o alquilar uno allá, ya que Punta del Este es grande y cuenta con muchos lugares interesantes para conocer.

Además de tener los mejores casinos de Uruguay, en Punta del Este se encuentran muchas galerías comerciales, shoppings, cines, heladerías. Un lugar imperdible es la plaza de artesanos, donde el Municipio de Maldonado mejoró la infraestructura.

Si la intención es alquilar un departamento o una casa esta es la época para empezar a buscar. Los precios varían muchísimo: se puede conseguir un departamento de dos dormitorios por 680 dólares, en la Playa Brava, hasta uno de 10.000 dólares, para la quincena de enero, la más cara.

1- la mano o los dedos
Un paseo típico de Punta del Este. Está situado en la parada 1 de la playa Brava. La obra pertenece al escultor chileno Mario Irrarazábal, y fue hecha en 1982.

2- avenida gorlero
La emblemática calle corta por el medio la península. Concentra una gran actividad comercial, con negocios, restaurantes y oficinas. Es un paseo obligado.

3- casapueblo

Otro símbolo de Punta del Este: la obra del pintor y escultor uruguayo Carlos Páez Vilaró, que deslumbra con su arquitectura única y su toque inigualable de magia.

4- la isla de lobos
A ocho kilómetros de la costa. Es la colonia más grande de lobos marinos de América del Sur. Allí también está el faro, de 66 metros y una escalera caracol de 240 escalones.
http://www.lagaceta.com.ar

Comments (0)

Tags: , , ,

El primer “turista” en Punta del Este

Posted on 06 octubre 2012 by monica

Bitácora del famoso corsario en su viaje al Plata
En su paso por el Río de la Plata (1577), Francis Drake ancló dentro de la bahía de Montevideo frente al Cerro, en la Isla “Libertad”, o de “las Ratas”. También incursionó en las costas de Maldonado. Nada había en uno y otro lugar, salvo grandes campos al descubierto.

La expedición arribó en el mes de abril del citado año, dejando interesantes narraciones de algunos miembros de la tripulación, como las del capellán Francis Fletcher, el marinero Edward Cliffe y el prisionero portugués Nuño da Silva, quienes consignaron valiosas referencias geográficas. Avistaron la “Isla de las Focas” (Lobos) y divisaron una punta que llamaron “Cabo Alegría” (Punta del Este) por haber encontrado en ese lugar un barco que habían dado por perdido. Las leyendas dicen que en una isla de la desembocadura del río el corsario escondió un tesoro, con la idea de rescatarlo tiempo después.

Catorce días permaneció Drake en el Río de la Plata, que sin dudas conocía bastante, pues tenía en su poder varias copias de las notas de navegación de Fernando de Magallanes que le habían sido facilitadas por espías.

En el año 1580, Francis Drake, de 37 años de edad, arribó por fin a su país luego de haber culminado exitosamente su vuelta al mundo – la primera luego del viaje de Magallanes-, donde exhibió un extraordinario botín cercano a las 250 mil libras, suma superior al presupuesto anual del Parlamento británico. A raíz de esta hazaña, se transformó literalmente en héroe nacional y fue nombrado caballero a bordo de su embarcación por la reina Isabel I.

La pesadilla del nombre Drake siguió sin embargo resonando en el Plata tras la partida de aquella famosa flota corsaria que lo navegó en 1577. Tan solo cinco años después, arribó John Drake, sobrino de Francis, aunque sin la misma suerte que acompañó a su famoso tío: naufragó y fue tomado prisionero por los indios.

El País Digital

Comments (0)