Tag Archive | "manantiales"

El shopping en La Barra

Tags: , , , , ,

El shopping en La Barra

Posted on 22 enero 2015 by monica

Las 12 cuadras de La Barra es una de las zonas más codiciadas por los turistas en Maldonado. Motivos sobran: playas oceánicas y un ambiente que combina rusticidad y modernidad. Hasta no hace tanto, una aldea de pescadores, ahora La Barra tiene su primer shopping. Quién iba a decirlo.

“Creemos que va a generar un movimiento importante de gente”, dice Edison Pallas, bisnieto del fundador de La Barra y actual directivo de la Liga de Fomento. “Somos un balneario que vive del turismo. Esperemos que ayude”.

El shopping, de 12.000 metros cuadrados y con una inversión de 22 millones de dólares, es un lugar para recorrer solo en verano. Sus pasillos son al aire libre y sirven como terrazas para sentarse y, por ejemplo, tomar un café. “En invierno va a hacer mucho frío como para estar acá”, explicó Pallas.

Al recorrer todas las cuadras del balneario, se comprueba que es un sitio que atrae mucha gente. El sábado a la tarde, por ejemplo, decenas de personas se acercaron al lugar, en donde había un evento en el que tocaba un dj y vendían licuados y tragos.

Se transforma.

La mutación de Punta del Este contagia a La Barra. Pero fue a fines del siglo pasado cuando comenzó la verdadera transformación de este pueblo. A eso ayudó la construcción del puente, una atracción y única vía para ingresar al balneario.

Eber Corbo fue uno de los inspectores de la Intendencia que trabajó en cambiar la cara y mejorar la calidad de vida de los turistas. Lo logró (en cierta medida)

“Lo que hicimos fue equiparar a La Barra con Punta del Este”, dice Corbo.

A partir de allí, surgió una exigencia de la Intendencia de Maldonado: no construir edificios altos. Eso se ha cumplido y el nuevo shoppping, por ejemplo, solo se eleva dos pisos.

Además, en este pedazo de ruta que compone La Barra, muchos locales y casas son de madera. “Están muy insertas en la naturaleza”, dice Carolina Pedroni, operadora inmobiliaria de la zona. Hay que ver que esa línea se mantenga más allá de lo seductor de algunas inversiones.

La estética les preocupa a los lugareños y con razón. Hay que ver cómo se adaptan todos estos cambios al balneario y como desarrollarse sin perder identidad. A Punta del Este le pasó lo mismo.

Si bien las autoridades aspiran que haya más comercios, por ejemplo, el año pasado el Municipio de San Carlos retiró más de 100 carteles de marcas de bebidas de las columnas de alumbrado

Ruidos y tránsito.

Si bien se produjo una transformación edilicia de los locales bailables, los jóvenes transformaron el lugar eligiéndolo para divertirse.

Siempre tan ocurrentes, desde hace dos veranos, muchos jóvenes no van a un boliche, sino que arman sus propias fiestas privadas en las llamadas “las casitas” de La Barra.

Los encargados de estos boliches domésticos (que alquilan hasta guardias privados) han sido denunciados por los ruidos y escándalos por los vecinos del balneario. Siempre son noticia.

Para atender el tema, el Municipio de San Carlos decidió cambiar sus operativos tradicionales y montó un equipo especial de tres inspectores que desde la medianoche hasta las seis de la mañana, recorren el balneario, esperan la denuncia que algún vecino hace a un número de celular y multan a los que exceden los límites reglamentarios. Los denunciados tienen un plazo de 20 minutos para bajar el volumen si no se empieza con una multa de dos unidades reajustables, unos 1.500 pesos que es más barato que la entrada a un boliche tradicional, si se persiste con el ruido. El año pasado hubo multas de hasta 126 unidades reajustables (unos 96.000 pesos).

Igual, “estas leyes no amparan al que se ve perjudicado por los ruidos”, opina Pallas.

Aunque las casitas aún no empezaron a ser un problema como en los últimos años, varios vecinos creen que los jóvenes revoltosos están al caer.

A medio camino de Punta del Este y José Ignacio, La Barra que supo ser un pueblo de ranchitos, ya alberga a varios hoteles cinco estrellas (Mantra, Fasano), tiendas de marca y restoranes de los caros. Su vecina Manantiales parece ir hacia el mismo destino de balneario internacional y atiborrado de comercios, gente y vehículos, en su mayoría argentinos, que desde hace años se han adueñado del lugar.

Con el progreso, se creó otro clásico esteño: atravesar La Barra en auto. Antes los embotellamientos eran a la noche y la salida de la playa, pero hoy es común quedar atorado en la subida que llega al pueblo a cualquier hora del día. Es un lugar atiborrado de gente, la mayoría jóvenes.

Dos móviles de la policía de tránsito por día, según el subsecretario de Tránsito de la comuna, Víctor Madeiro, intentan ordenar el caos. Lo cierto es que no han evitado los atascos.

La ruta 10 es el principal polo comercial y gastronómico de La Barra y la mayoría de los turistas se moviliza en auto. Hay un camino alternativo, “el atajo”, desconocido por los turistas y que sortea el congestionamiento.

Proyectos de cambio.

El Municipio de San Carlos, en cuya jurisdicción está La Barra y la Intendencia de Maldonado realizaron un concurso de ideas de diseño y planificación territorial para la ruta que atraviesa el balneario.

La comuna departamental aseguró que el objetivo es “recalificar” y “urbanizar” para adaptarse a los nuevos tiempos.

El estudio Leonardo Noguez, uno de los tres elegidos, propone “peatonales, ciclovías y una calle para autos y motos”.

El estudio BCP, otro de los ganadores. plantean un corredor comercial cubierto a un costado de la ruta.

Será, entonces, una nueva metamorfosis de este pequeño pueblo que, como sin quererlo, se volvió un balneario tan concurrido y tan chic

fuente-elpais

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Comments (0)

Tags: , , , , , , , , , ,

Armandinho en Punta del Este

Posted on 20 febrero 2014 by monica

El artista brasilero que se presentará por primera vez en Maldonado ( lo había hecho antes en Conrad ) llegó ayer al este.

Su primer parada fue en Casapueblo y el miércoles muy temprano recorrió la costa en busca de olas eligiendo Garzón para su encuentro con el Atlántico Uruguayo. Más tarde se lo vio junto a su familia de compras por el shopping.

Ayer a las 21 y 30 horas se realizó una conferencia de prensa en el hotel Awa donde el artista recibió a la prensa, seguidores de su música y autoridades de gobierno.

En una charla sincera y emotiva, Armando presentó su último trabajo discográfico “Sol Loiro”, disco que realizara en homenaje a su abuela. No escondió la emoción al contarle al público lo importante que es para él este disco y por tal motivo, las presentaciones van a ir de la mano de acciones sociales solidarias.

En el Campus de Maldonado mañana viernes, todas las personas que compren su entrada van a estar colaborando con el Plan Juntos .

El Plan Juntos se creó por Decreto del Poder Ejecutivo el 31 de mayo de 2010 y posteriormente la ley No. 18.829 . El “Plan Nacional de Integración Socio-Habitacional Juntos” declaró la emergencia socio habitacional por la situación de extrema precariedad en lo social y habitacional en la que se encuentran cerca de 15.000 hogares.

En virtud de ello, el Plan se creó como una herramienta necesaria para contribuir desde el Estado y con la mayor celeridad posible a hacer efectivo el derecho de la población más vulnerable, a una calidad de vida y hábitat dignos, imaginando y construyendo participativa y solidariamente un mejor futuro (juntos.gub.uy).

Como forma de reconocer el aporte de Armando, desde Presidencia y a través de las autoridades del Plan, se le hizo entrega de un reconocimiento.

También el alcalde de Punta del Este, Martín Laventure reconoció la presencia de Armandinho en el Este del país otorgándole una distinción, sabiendo el cariño que tiene Armando por el este, por nuestras playas y su gente.

Entrevistado por Olas y Vientos, Armando contó que adora nuestras playas, que su “ola favorita ” es la que se da en la desembocadura del arroyo Maldonado, en La Barra y que lo hace feliz compartir con ” la galera uruguaya”. Dijo que nunca se sintió un extranjero en este país, que siempre sintió mucho respeto por todos y así lo recibió también y que por eso esta pensando tal vez en poco tiempo, tener también por aquí su hogar.

En la conferencia de prensa y como siempre, estaban presentes su señora y su hijita que no dejaron de atender un segundo las conversaciones del artista con la prensa.

Al salir le consultamos si realmente estaba en sus planes el venirse a vivir a Uruguay y nos comentaron que si, a Manantiales.

Para terminar la nota conjunta con los amigos de Olas y Vientos, Armando describió la simbiosis entre la música y el surf explicando que es “igualito.. son ondas, frecuencias sonoras con períodos con segundos… asi es la onda en el mar y asi es el sonido en la música “.

Sonriente y muy tranquilo, disfrutando del encuentro con la gente Armando compartió una noche que se extendió mas alla de la conferencia, entre charlas y acuerdos para disfrutar de las playas uruguayas con sus amigos, ” con la galera”.

Maldonado podrá deleitarse mañana viernes con la buena onda y los mejores temas de sus discos y conocer ” Sol Loiro” el nuevo álbum que estará presentando para Uruguay y donde “Armando comparte el alma “.

Las entradas están a la venta en Red Uts y estaciones ANCAP.

fuente- solnoticias

Comments (0)

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Dónde comer al paso en Punta

Posted on 10 febrero 2014 by monica

Aquí van seis opciones de nivel para disfrutar una buena comida en el este sin desembarcar en un restaurante

Existen formas inteligentes de comer en cualquier momento del día en en el Este, en sitios que no pretenden ser restaurantes formales, con mantel de rigor y mozos uniformados.

El Observador recorrió algunos lugares para comer al paso, están en diferentes lugares del mapa de esa masa urbana que se alarga en la costa de Maldonado llamada de forma genérica como Punta del Este.

Pueden estar en la propia península, en La Barra pasando el puente ondulado o en Manantiales, sobre la serpiente de asfalto derretido que se la ruta 10 en temporada de verano.

Los recomendados aquí son rincones gastronómicos para comer al paso, para aprovechar de sus virtudes sin que el ritual de la comida se haga eterno.

Las rutinas del verano exigen aprovechar el tiempo al máximo y la comida se vuelve muchas veces una obligación del cuerpo que puede cortar otras actividades propias de las vacaciones. En medio de un día o una noche de febrero, estas opciones solucionan con gran altura y buenos precios un momento clave como una almuerzo o una cena.

A pesar de la distancia y de las características particulares de cada uno, comparten algunas similitudes. Son sobre todo descontracturados, tienen sillas afuera para estar al aire libre, disfrutar de los días y de las noches veraniegas. Tienen una onda entre naturista y chic, donde el diseño exterior como interior no es casual, a pesar de que algunos hagan valer la mano de la cocina y otros se definan como “ecofriendly” por el uso particular de energía eléctrica.

Además, hablando estrictamente de lo gastronómico, ofrecen cartas completas y serias a pesar de lo “liviano” de la propuesta.

Desde crêpes francesas mixturadas con sabores de mariscos locales, chivitos clásicos o “foráneos” como los canadienses, milanesas uruguayísimas, ensaladas del mundo, licuados con frutas tropicales, pescado y papas fritas a la inglesa, o pizzas que se animan a colocar queso de cabra encima de la muzzarella, por nombrar algunos ejemplos.

La lista no es para nada restrictiva y hay otros restaurantes en la zona que merecen una visita del paladar. Los aquí elegidos son un conjunto balanceado entre lugar geográfico, propuestas de menú, ondas y estilos, precios razonables para la temporada y para los balnearios fernandinos, y ante todo calidad de los productos.

La mesa está servida. La palabra la tiene ahora el lector.

SEIS OPCIONES SABROSAS

Rex – Best Chivito in Town

Dirección: Ruta 10, kilómetro 161 (centro de La Barra)
Teléfono: 42771504
Precio por persona aproximado: $400

Descripción:
El ambiente tiene un diseño con mucha onda, que sigue una estética de maltería yanqui, que perfectamente podría ser parte de una escenografía de Quentin Tarantino. El “best chivito in town” se refiere a este nomble sandwich de origen puntaesteño que sale muy bien en Rex. Además, en las mesas exteriores o en los privados interiores, un amplio menú versátil permite pedir desde malteadas, langostinos y paillard de pollo, a hamburguesas, pastas y pescado, así como tragos, licuados y postres.

No me olvides

Dirección: Ruta 10, Manantiales
Teléfono: 42775531
Precio por persona aproximado: $ 300

Descripción: Si bien Manantiales es muy similar a La Barra, tiene un aire de más soltura que su hermana cercana. Ese mismo aire se nota en un lugar como No Me Olvides, un local que desde hace años define un poco esas pocas cuadras sobre la Ruta 10 que atraviesa el balneario. Sus pizzas y pizzetas son legendarias y algunos de sus gustos hacen estragos entre los comensales. Por poner un ejemplo, la pizza que presenta sobre la muzzarella derretida una salsa de cebolla y queso de cabra esparcido sobre esta es absolutamente deliciosa. El lugar tiene mesas afuera, casi sobre la calle, y también un segundo piso de madera con amplios ventanales desde donde se ve el oceáno Atlántico.

Mar de Verdes

Dirección: Ruta 10, km 163, Manantiales (frente a bajada de Bikini)
Teléfono: 42774709
Precio por persona aproximado: $ 400

Descripción: Este es el lugar ideal para hacer una parada después de un día de playa. La principal virtud es que aquí todo es sano, incluso el chivito. El secreto pasa por utilizar productos frescos y por tener una cocina esmerada ajena a la mentalidad fast food. De cualquier forma lo que destaca al lugar es la calidad de las ensaladas, donde salta a la vista la de salmón ahumado y para los más arriesgados la de queso de cabra y quinoa (prestar atención al aderezo de miel). Pero en este lugar sobran los bocados así que se puede optar por la tarta del día (nunca defrauda), por el wrap de pollo o los sandwiches. Lo mejor es que en el mismo lugar todos estos alimentos se pueden acompañar con una excelente variedad de jugos y licuados.

Fish & Chips

Dirección: Calle 27, casi Gorlero
Teléfono: 094 703 954
Precio por persona aproximado: $ 400

Descripción:
Autodefinido como un sitio “ecofriendly”, Fish & Chips abrió esta temporada 2014 en la península (a media cuadra de Gorlero) como un restaurante que presenta una carta para comensales que comen carne como para vegetarianos. Por supuesto que la porciones de fish and chips a la inglesa son el emblema de la casa. Pero aparte de esto, tiene una serie de ensaladas más que correctas, miniaturas de pescado y picadas de mar, con acompañamientos que sustiyen las benditas pero muy aceitosas papas fritas con verduras saltadas (por ejemplo, bróccoli, exquisito). Entre la carta de postres, se destacan los waffles de dulce de leche. Algunos días de la semana hay música en vivo y otros días se organizan sorteos entre los asistentes de cenas y tragos.

Dos Hermanas

Dirección: Calle 18 de Julio casi Ruta 10, Manantiales
Teléfono: 42774743
Precio por persona aproximada: $ 450

Descripción:
Por fuera del consabido camino de la Ruta 10, en Manantiales hay un sitio más humilde, más familiar y especializado en comida casera, donde el plato clásico es la milanesa. La usual se pide con una porción de papas fritas, pero está presente en el menú de Dos Hermanas al pan o con acompañamiento de ensaldas. Son muy ricas también las tartas de verduras. Otro plato rápido típico que ha ganado fama en el lugar son los chivitos, sobre todo los “canadienses”. En la sección postres, los panqueques de dulce de leche son de los más pedidos. Dos Hermanas tiene un par de mesas afuera con sombrillas que sirven tanto para salvar el mediodía como el rocío de estas noches.

Crepas

Dirección: Calle 27 casi Gorlero y sobre Ruta 10, en La Barra
Teléfono: 42449164
Precio por persona aproximado: $ 250-300

Descripción: Centrada en ofrecer “las mejores crêpes dulces y saladas”, para los fanáticos este plato sale al desayuno, al almuerzo, en la cena o incluso para acompañar el café como postre. Con una prepración a la vista en unas panquequeras especiales, las crêpes son las auténticas vedettes del lugar. Se destacan las de langostino, salmón, pollo oriental (muy condimentado) y manzana caramelizada con un toque de canela, entre muchas otras. Pero no hay solo crêpes, porque a esto se suma una carta que incluye pastas, gran variedad de jugos naturales (como limonadas frescas), licuados y tragos.

fuente elobservador

Comments (0)

Tags: , , , , , , ,

VENDO ALQUILO a pocos metros de Manantiales

Posted on 15 enero 2014 by monica

LA MORA, UNA CASA DE PUEBLO COSTERO

 

A 15 minutos de José Ignacio y 5 de La Barra.
Con todos los rubros para las compras del año entero.
Inversión con proyección a futuro.
Se construyó en 1980.
Venta: UDS 105.000
Alquiler:1a. quincena: UDS 1.100
             2a. quincena: UDS 800
Si llegan por 7 días: UDS 800

 

En brio. B.A. calle 25 a 100 metros del Océano.
Tiene mucho sol el día entero.
450 metros y 69 edificados en una sola planta.
Sala, cocina-comedor, dos dormitorios y un baño.
El principal mide 4×5.
Todo con rejas.
Aguas de la Costa ( SE PAGA $ 480 POR MES )
Bomba para riego
Alarma.

 

T.V. Cable.
Tanque de resguardo de agua.
Parrillero sin techar.

Contribución Inmobiliaria: $ 3.700.

INFORMES Tel  099803 787

Comments (0)

Tags: , , , , , , , ,

El stand up paddle, furor en el Este

Posted on 30 enero 2013 by monica

PUNTA DEL ESTE.- Bajaba el sol sobre un mar planchado en Manantiales. Flotando como boyas, un puñado de surfistas esperaba a que llegase esa ola que los pusiera en movimiento. Más cerca de las rocas, a la misma altura que ellos, un muchacho en traje de neoprene llamaba la atención: parado sobre la tabla, remo en mano, se adentraba en el agua para correr, así de pie, esas olas que los surfistas dejaban pasar. ¿Un improvisado que a falta de olas se había hecho de un remo y subido a la tabla? No. El muchacho disfrutaba del deporte acuático que es novedad esta temporada en Punta del Este: el stand up paddle.

Un deporte para practicar en aguas abiertas, pero también en lagos, lagunas y hasta incluso ríos, que consiste en desplazarse de pie sobre una tabla específica, más larga que una típica de surf, con el impulso de un remo. “Es un deporte que depende mucho del clima. Lo ideal es practicarlo sin viento, porque es más pausado y más pensado que otros. Y hay tres cosas básicas a tener en cuenta: remar con agua plana, tener algunas nociones de surf para entrar en el mar y una tabla [paddle board, de ahí el nombre] de entre 200 y 170 litros como mínimo, dependiendo del peso del tripulante”, aconseja Laura Moñino, subcampeona sudamericana de windsurf, que tiene una escuela de kitesurf y windsurf en la Laguna Garzón y que desde esta temporada alquila también tablas y remos para practicar este deporte.

Hasta hace dos años, ella y Carlos Vignolo, su pareja, repartían sus días entre Maui, en Hawai, y Punta del Este. Y fue en la isla donde lo vieron por primera vez: allá es furor hace unos seis o siete años, a partir de reconocidos surfistas como Robby Naish y Laird Hamilton, que comenzaron a practicarlo. En Punta del Este, Carlos y Laura resultaron pioneros: el año pasado, además de ellos, sólo lo practicaban un par de amigos suyos y algunos brasileños. “Acá llegó hace tres o cuatro años, pero esta temporada comenzó a hacerse más masivo”, coinciden.

Para Laura, este deporte suele ser una alternativa: si hay viento, prefiere navegar con el kite o la tabla de windsurf. Y cuando no hay viento, pero sí olas, surfear. Ahora, si no hay viento ni olas se hace stand up paddle. Para Carlos es ideal para el invierno, cuando le da más fiaca salir a surfear. Sin embargo, para aquellos sin experiencia en deportes acuáticos puede surgir como una alternativa para adentrarse en ese mundo. “Tranquilamente se puede arrancar de cero. Y tampoco hay edad: puede salir un padre con el hijo sentado en la tabla y con el salvavidas puesto”, asegura Laura.

El escultor montevideano Daniel Escardó da fe de ello: sin mucha experiencia en deportes acuáticos, arrancó este año y en dos semanas se metió unas ocho o nueve veces con la tabla y el remo en la Laguna Garzón, donde ya aprendió a remar, virar e impulsarse. “Particularmente me gustó mucho por lo tranquilo que es. Un día estaba en la playa y vi cómo algunos entraban en el mar elegantemente parados. Me pareció genial porque siempre me gustó el remo por el ejercicio, pero nunca me convenció eso de remar sentado. Con la postura siempre tenés alguna molestia. Y esto es completamente diferente. Te sentís un semidiós que camina sobre el agua”, cuenta entre risas.

Ahora su idea es comprarse un buen remo de fibra de carbono y arreglarse con cualquier tabla de windsurf que encuentre a mano. Una específica para este deporte -la recomendada por los entendidos- puede costar entre 1000 y 2000 dólares mientras que el remo puede variar entre los 400 y 100 dólares dependiendo del material; si es plástico, será más barato; si es de fibra de vidrio o de carbono, más caro. Eso sí: también se puede alquilar el equipo completo por 20 dólares la hora en la escuela de la Laguna Garzón.

“En Europa los que están a full con esto son los hoteles con laguna. Y en lugares como Colorado o Bariloche lo practican con tablas más chicas y trajes térmicos para bajar rápidos, incluso con tablas inflables. Aunque en aguas planas, lo que es muy lindo es que permite excursiones de larga distancia y un mayor contacto con la naturaleza. Acá, en Punta del Este, por ejemplo, se puede remar corriente y viento a favor por el arroyo Maldonado y desembocar en el mar en La Barra”, dice Carlos.

Los que todavía no se acostumbraron a compartir las olas con ellos son algunos surfistas que los ven como intrusos. Más de uno que entró al agua parado sobre la tabla y con el remo en la mano los ha escuchado decir: “Uy, rajemos que ahí vienen los de la manija”; o “uh, otra vez los escoberos”; o “llegaron los gondolieri”. Todos apodos para este nuevo deporte que ya empezó a prender..

lanacion.com.ar

Comments (1)

Tags: , , , , ,

Nuevo saneamiento de Maldonado dará cobertura a 500 mil personas

Posted on 11 octubre 2012 by monica

El director de la Unidad de Gestión Desconcentrada de Maldonado, Ricardo Alcorta, informó que ‘es la obra más importante de la historia del departamento’ y que garantiza la continuidad del desarrollo económico, social, local y nacional.
Alcorta detalló las obras de saneamiento y la nueva planta de tratamiento de aguas servidas ubicada en la zona del Jagüel, con cobertura para 500 mil personas. Actualmente el departamento tiene 100 mil pobladores permanentes y unos 280 mil turistas. El funcionamiento de la planta se prevé inicialmente hasta 2035.

La planta permite eliminar los vertidos de líquidos residuales al mar que hoy se realizan en Punta de Las Salinas y Puntas del Chileno, y va a tratar las aguas servidas de todo Maldonado y Punta del Este.

Se está previendo incorporar al sistema en un futuro La Barra, ,, El Tesoro y para el otro lado llegar hasta La Capuera, Laguna del Sauce y venir desde La Capuera con un sistema de bombeo de impulsión hasta el sistema central.

El proyecto tiene un sistema de ocho pozos de bombeo ubicados en las cuencas de las distintas zonas de Maldonado-Punta del Este y a través de 32 kilómetros de redes de interconexión, lleva todas las aguas servidas que se generan al tratamiento central en la planta y luego al volcado del líquido residual resultante.

En la planta se realiza un tratamiento físico-químico de las aguas residuales con un procedimiento ultravioleta que elimina todas las bacterias. Las aguas se depositan mil metros mar adentro, a 18 metros de profundidad, con un colector que se vuelve la garantía medioambiental de la obra, cumpliendo con el objetivo principal que es ‘contaminación cero’ para las playas.

‘Esta obra fue requerida por décadas. Comenzó su solicitud en 1978 con el primer ‘boom’ de la construcción de Punta del Este. Es sin dudas una obra esperada por décadas y que hoy, en siete años de vida de la Unidad se convirtió en una realidad tras dos intentos fallidos en el pasado’ comento Alcorta.

www.uypress.net/uc_33347_1.htm

Comments (0)

La cocina de la cocina de los chefs

Tags: , , , , ,

La cocina de la cocina de los chefs

Posted on 06 octubre 2012 by monica

Los responsables de algunas de las mesas más exclusivas de Punta del Este cuentan sus secretos La preparación de un plato comienza mucho antes de entrar al santuario: la cocina
El chef elige en persona cada uno de los ingredientes y recurre a proveedores de su total confianza Planifican su trabajo hasta en el itinerario que deben hacer para las compras
Tienen un lugar o un nombre a donde conseguir cada producto. Ellos mismos palpan el pescado, seleccionan las frutas y verduras y se quejan cuando no encuentran lo que buscan. De eso, dicen, depende el éxito de su plato. Es la cocina de la cocina.

La fruta y la verdura provienen de San Carlos. Willy es el que trae la carne. Gloria es la que tiene el mejor cangrejo. Michel el que consigue lenguado de forma artesanal. Y no hay rúcula como la que se produce en Don Albahaca. Ese es el circuito que, con orgullo, enumera el chef uruguayo Federico Gasparri sobre sus proveedores, sentado en una de las mesas de su restaurante, El Abrazo, en Manantiales (ruta 104, a pocas cuadras de ruta 10).

Es que para Gasparri, que hace 20 años trabaja en el rubro, el éxito o el fracaso de un emprendimiento gastronómico empieza en la compra.

“Es el comienzo de todo, desde el punto de vista de la calidad y del precio. Ahí está toda la verdad”, resume. Justamente eso hace que el esmero comience mucho antes de la hora de echar mano a los platos.

“En verano trabajás las 24 horas. Y cuando descansás… estás pensando también. No hay tiempo para otra cosa. La temporada implica mucha tensión, mucha concentración y es muy difícil desenchufarte de lo que hacés. Por suerte, uno ama esto. Un restaurante requiere de muchos detalles para que toda la noche salga bien”, comenta Hernán Taiana, chef argentino que tiene un restaurante en Montoya, además de su reciente emprendimiento en el barrio privado Pueblo Mío.

Y gran parte de esos deta-lles arrancan temprano en la mañana o sobre el medio- día, dependiendo de cómo estuvo la jornada la noche an- terior. Empiezan con las compras. El ritual es variado según cada chef.

Gasparri ve llegar a Michel y se le clava una sonrisa de oreja a oreja. “No hay nadie como él”, dice. Michel es un joven de 25 años, oriundo de Maldonado, que alterna la pesca y la construcción, como medio de vida.

El viernes a la tarde Michel llegó en su motito hasta el restaurante de Gasparri con varios lenguados. “Me provee hace tres años. Él me manda un mensaje de texto y me dice: ´pesque cuatro lenguados, ¿los querés?´ Su pesca es artesanal, los caza. No hay nadie como él”, cuenta con orgullo Gasparri, mientras Michel escucha cómo hablan de él, con timidez.

Conseguir pescado no es tan sencillo en verano. “Acá en Punta del Este hay pescado. Lo que pasa es que en verano se pesca mucho menos que en invierno. Naturalmente. Pero el consumo está en verano, entonces muchas veces no hay pescado disponible, hay más consumo que oferta. Y eso es un problema. No está muy organizada tampoco la pesca. Tenés La Paloma, donde he ido a veces, y sino el Puerto. Pero muchas veces voy y no encuentro lo que yo quiero”, se queja Gasparri.

Haciendo catarsis, el chef uruguayo afirma que le es difícil también conseguir cochinillo, como lo quiere. “Me cuesta conseguir cochinillos de cinco kilos como yo quiero, porque el productor no lo quiere vender ahí porque conceptualmente para él es un crimen. Yo te lo pago como si pesara diez, le digo, no tengo problema, pero al tipo le cuesta entenderlo”, cuenta Gasparri.

Desde la papa hasta la lima se la compra, en Las Muchachas, una verdulería de San Carlos. “Es muy bueno. Tiene muy buenos precios y es de muy buena calidad. Acá hay que ver donde comprás no solo por la calidad sino también por el precio, porque un kilo de limones te puede salir desde $ 30 hasta $ 150. El 31 de diciembre tuve que comprar unas limas de apuro y me cobraron $ 200”, dice el chef.

A muchos de sus proveedores los menciona de tal forma que parece que hablara de amigos. Germán es uno de ellos, y el que le consigue las hojas verdes orgánicas. Está en San Carlos también. “No hay rúcula como la de Germán”, afirma Gasparri, al tiempo que se jacta de comprar todo en la zona.

“Yo compro pulpo español porque acá no hay pulpo. Pero si hay buenos productos y hay muchas cosas por descubrir todavía. Por ejemplo hace un tiempo estuve con un señor que estaba cultivando pitangas. El cangrejo de Gloria, la rúcula de Don Albahaca, el pescado de Michel y la carne de Willy, no las cambio por nada”, remata.

ELECCIÓN. Para elegir la materia prima con la que elabora sus platos gourmet, el sentido que no le falla nunca es el tacto. Dice que si el pescado no es fresco lo detecta en segundos. Las verduras uruguayas no las cambia por nada porque “no tienen competencia”. Él es el encargado de hacer las compras, aunque también tiene proveedores que hacen entregas. Hernán Taiana (45) es chef desde hace 25 años. Trabajó en importantes restaurantes de Buenos Aires y en 1998 instaló su propio restaurante: Bistro de Mar, en Montoya. Hace 21 días abrió las puertas Pueblo Mio, su segundo proyecto gastronómico, que lleva el nombre del barrio privado dentro del cual está instalado.

Aunque está rodeado de chacras privadas, Pueblo Mio (ruta 104, kilómetro 4,5) está abierto a todo público. Sus platos clásicos son el pescado y el cordero. La brótola, el atún y el pez espada son los preferidos de los comensales. “Se lo compro a mi amigo Gonzalo”, dice en referencia a un proveedor de confianza y con quien trabaja hace muchos años.

El chef se jacta que tocando la textura del pescado detecta si es fresco. Mirar el brillo de la carne también ayuda, dice. “A mí nadie me puede engañar si un pescado es fresco o no porque trabajo en esto hace 25 años y lo detecto inmediatamente. Ya han intentado pasarme pero no pudieron”, dice entre risas. La cadena de supermercados Tienda Inglesa es el lugar que elige para comprar el cordero y la carne vacuna. Asegura que “manejan unos novillos y terneros fantásticos”.

Las mejores frutas y verduras, en tanto, las encontró en la verdulería Alemán, en Maldonado. Allí venden por mayor y menor y, según Taiana, la calidad de los productos de la verdulería no tiene competencia.

El chef no tiene dificultades para conseguir los ingredientes que necesitan sus platos, pero dice que sería bueno incorporar en Uruguay “productos orientales”, especialmente, condimentos. “Hay que traer del exterior porque directamente no hay. Sería bueno que alguien se dedique a traer condimentos de China y Japón para sushi, por ejemplo”, indica.

No se define como un chef mañoso. De hecho, su maña no está en la cocina, sino antes de salir a hacer las compras. “Hago un plan tipo GPS con los puntos que tengo que tocar y en qué tiempo tengo que hacer todas las compras”, comenta.

La media mañana o el mediodía es el horario en el que Taiana se dedica a recolectar la materia prima. Reconoce que el tráfico esteño en verano suele ponerlo de mal humor. “Me altera el tiempo y los nervios”, dice y lleva las manos, con los dedos abiertos, a la cabeza.

El día de Taiana termina a las tres de la mañana, cuando se van los comensales, y también sus asistentes. Ese es el momento en el que él come. Sin embargo, no disfruta de sus creaciones. Panchos, pizza o a lo sumo un pescado con ensalada forman parte del menú que tiene a esa hora para sí.

“Estoy muy cansado y no me da para elaborarme un plato. Durante el resto del año sí me elaboro cosas, voy probando y experimentando”, confiesa.

MERCADO. “Aquí no hay un mercado, como en otros lados, donde uno puede proveerse en un mismo lugar y con variedad. Acá hay que hacerlo de a poquito y rebuscarse para encontrar a los proveedores”, cuenta Raúl, chef del restaurante Lincanto, de comida italiana ubicado en Pedragosa Sierra, una calle gourmet por excelencia.

“Hay productos que son típicos de la cocina italiana que se hacen con unos productos que son difíciles de conseguir. Lo consigues en un momento y después no lo consigues más. Es un problema cuando querés hacer una cocina diferente, de origen”, reflexiona. Lo que no cambia por nada, dice, son los huevos caseros que compran a una vecina de San Carlos.

(Producción: Viviana Ruggiero)

El ojo del pescado: “Gordo y brilloso”
Coco Weissmann está a cargo de la carta de sushi del restaurante La Huella, en José Ignacio. Trabaja allí desde hace diez años, pero además cuenta con el título de haber inaugurado la primera casa de sushi de Uruguay. “Ahora el sushi ha tenido una evolución importante. El uruguayo que comía carne ahora también come sushi”, comenta.

Para su trabajo es fundamental la calidad del pescado. “Me gusta mucho trabajar con pescado local, pescado blanco. Trabajamos con pescado entero y siempre de la mejor calidad”. Antes lo compraba ella misma en el puerto de José Ignacio, en Garzón o incluso en Punta del Este. Ahora los proveedores van directamente al restaurante y siguen los estándares de calidad.

Para comprobar la frescura del pescado Weissmann asegura que nada como que el ojo esté gordo y brilloso. “Si está ahuecado y sin brillo el pescado es viejo”. Otras señas que sirven son la branquia que tiene que estar roja y la textura tiene que ser firme. “Cuando lo tocás, no se tiene que hundir el dedo”. Tampoco le gusta comprar pescado en filet. “A veces limpian el filet y no sabés lo que estás comiendo. Esa es la importancia del pescado entero. Acá lo limpian y lo filetean los chicos que trabajan conmigo”, explica. De eta forma Weissmann se asegura de que el pescado no toque el agua. “Lo limpias cuando le sacás las vísceras, la carne del pescado no tiene que tocar el agua. Con el agua lo ablandás y le sacás la esencia”, dice. Esta obsesión por la frescura tiene consecuencias, como no contar con atún en plena temporada. “No trabajo con el congelado. Uso el mismo atún que se va en los barcos desde la Paloma a Japón, si no trabajo sin atún”.

El País Digital

Comments (0)